Deportes
Suscríbete

CICLISMO

Formigal, dispuesto a volver a hacer historia en la Vuelta en un final inesperado

La pandemia del coronavirus y la prohibición de las autoridades francesas de cruzar la frontera para ascender a los puertos míticos del Aubisque y el Tourmalet, ha incluido el ahora habitual final Parking de Sarrios.

Foto de la quinta etapa de la Vuelta a España entre Huesca y Sabiñánigo
Foto de la quinta etapa de la Vuelta a España entre Huesca y Sabiñánigo
Kiko Huesca/EFE

La estación invernal de Formigal vuelve a unirse en su edición de diamantes a la historia de la Vuelta, con una llegada en alto en el ahora habitual final Parking de Sarrios y que no estaba incluida en el itinerario original de la carrera, en la que los aspirantes al triunfo final deberán ser los que marquen las diferencias.

La pandemia del coronavirus y la prohibición de las autoridades francesas de cruzar la frontera para ascender dos de los puertos míticos del Tour de Francia y del ciclismo mundial, el Aubisque y el Tourmalet, han propiciado que la primera cima de un puerto que albergó un final de etapa en la Vuelta a España esté presente en su 75 edición, aunque ahora mucho más lejos de donde se marcó en 1972 en la que se registró la victoria de José Manuel Fuente.

La sexta etapa de la Vuelta llevará al pelotón desde Biescas, la localidad natal del director técnico de la carrera, Fernando Escartín, hasta Formigal-Sallent de Gállego, con 146,4 kilómetros y tres puertos en la segunda mitad de la jornada.

El Plan B

La dureza de la etapa original entre Biescas y el Tourmalet, catalogada como una de las reinas de esta edición y la tercera con más desnivel acumulado, no tiene nada que ver con la que se encontrarán los ciclistas en el plan B activado por Unipublic para afrontar una etapa de montaña.

Los aspirantes a la 'roja' podrán intentar abrir diferencias con sus rivales y ver si alguno no tiene su mejor día para intentar distanciarlo en la general.

Hasta el momento, el solitario segundo que consiguió el líder Primoz Roglic (Jumbo Visma) en la primera etapa en Arrate, es la única diferencia que se ha registrado respecto a Dan Martin (Israel) y Richard Carapaz (Ineos Grenadiers). El resto de los segundos que les separan les han llegado por la vía de las bonificaciones.

No obstante, nadie en el pelotón olvida que en una etapa de similares características de dureza en la edición de 2016 el británico de origen keniano Chris Froome dijo adiós a sus aspiraciones de hacerse con la 'roja' tras un furibundo ataque de Alberto Contador que puso en bandeja la carrera a Nairo Quintana.

Froome está presente en la Vuelta, aunque esta vez trabajando en favor de Carapaz y dándole consejos para que no se repita lo que a él le pasó y que a buen seguro todavía no ha borrado de su cabeza lo acontecido por carreteras similares. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión