Despliega el menú
Deportes

fútbol

La covid condiciona el regreso del fútbol no profesional

Dos de los tres clubes aragoneses de Segunda B (Tarazona y Ebro) no dispustarán la jornada inicial por los positivos de los equipos rivales. La visita del Ejea a Tudela, única cita confirmada

Deportes
Celebración del ascenso del Tarazona de David Navarro a Segunda B, el pasado 25 de julio en el estadio Pedro Sancho.
José Miguel Marco

Solo el Ejea arrancará la temporada el próximo domingo. De los otros dos clubes aragoneses censados en la Segunda División B, al Tarazona le fue comunicado ayer el aplazamiento de su encuentro ante el Osasuna Promesas, mientras que al Ebro también le fue confirmada la postergación del partido programado para el domingo ante la SD Logroñés. Los positivos por covic que sufren navarros y riojanos han causado las suspensiones. Así se tomará la salida, con un solo equipo aragonés compitiendo en la primera jornada, a la temporada en un fútbol no profesional que continúa subyugado a la maldita pandemia.

Las solicitudes de aplazamiento fueron cursadas días atrás por el filial de Osasuna y por la SD Logroñés. Osasuna, que significa la salud en euskera, paradójicamente tiene mala salud. Después de sufrir tres positivos en su segundo equipo, fue confinada la totalidad de la segunda plantilla navarra, medida adoptada según las directrices del Servicio Navarro de Salud (Osasunbidea, en euskera). De esta forma, el histórico estreno como local del club turiasonense en la categoría de bronce del fútbol español se demorará, Dios y covid mediante, hasta el 1 de noviembre, cuando recibirá al Tudelano en el Municipal.

En el Ebro tampoco la primera jornada liguera, en la que estaba señalada la visita al estadio Pedro Sancho (12.00) de la SD Logroñés. Tras la detección de ocho positivos por coronavirus, el club riojano tuvo que suspender sus entrenamientos, mantenerse en cuarentena y realizar pruebas PCR para determinar el alcance del brote. Los logroñeses regresaron a los entrenamientos el pasado martes con los jugadores que dieron negativo, pero la entidad considera que el número de futbolistas es insuficiente para competir.

El único club aragonés de Segunda División B que tiene confirmado el inicio el próximo domingo es el Ejea, que iniciará la travesía a esta temporada a las 12.00 visitando al Tudelano en el estadio Ciudad de Tudela, antiguo José Antonio Elola-Olaso. La covid, en principio, no influirá en el arranque cincovillés. Sin embargo, el Ejea padecerá la baja de su jugador más determinante, el delantero exzaragocista Miguel Linares, que sufrió una escalofriante lesión anteayer en el encuentro de la Copa Federación que jugó en Llagostera. Cuando las habichuelas de verdad se juegan en la Liga, esto es, el domingo en la vecina Tudela, el Ejea alineó a un equipo aproximado al titular en una cita copera. Y sufrió la lesión del mejor delantero aragonés de la competición.

La covid, la maldita covid, también ha influido en la distribución de los clubes y en los calendarios de la Segunda B, dividida en subgrupos de 10 equipos para habilitar fechas en previsión de los aplazamientos que ya han acaecido en la primera fecha. Los clubes aragoneses han tenido suerte en esta distribución, al ser encuadrados con los clubes navarros y riojanos. Un subgrupo en el que no aparece ninguna sociedad anónima deportiva, en teoría, los clubes más poderosos. Competirán junto a Osasuna B, Tudelano, Izarra de Estella, Mutilvera, Calahorra, Logroñés y Haro. Desde luego, el subgrupo menos complicado de Segunda División B.

En un año de transición hacia la transformación de categorías del fútbol español, con la creación de la Primera, Segunda y Tercera División RFEF, categorías inferiores a la Primera y Segunda División gestionadas por La Liga, la configuración del subgrupo invita al salto de categoría. En cada subgrupo de 10 equipos se disputarán 18 jornadas, con una fase final posterior en la que los tres primeros tienen la presencia asegurada en la futura Primera RFEF, y la opción incluso de ascender al fútbol profesional. Hay mucho en juego, y en escaso margen temporal. El margen de error es mínimo. Se necesita un rendimiento inmediato. Ebro, Ejea y Tarazona saben que se encuentran ante su gran oportunidad. Si la covid lo permite...

Etiquetas
Comentarios