Despliega el menú
Deportes

hockey hielo

Iván Royo: "En Estados Unidos les costó tomarse en serio la pandemia"

Iván Royo (Jaca, 1999) vio interrumpida su aventura en Estados Unidos como jugador de hockey sobre hielo por el estallido de la covid-19.

Iván Royo, jugador del Club Hielo Jaca
Iván Royo, jugador del Club Hielo Jaca
Oliver Duch

Su experiencia en Estados Unidos se vio abruptamente interrumpida por la irrupción de la covid-19.

Tuve que regresar de allí dos meses antes de lo que tenía previsto. Las noticias que llegaban desde Europa eran cada vez peores y desde el propio equipo se me dijo que hiciese las maletas. 

¿Qué estaba haciendo allí?

Estaba jugando al hockey hielo en Great Falls Americans, en Montana. Llevaba ya seis meses y la experiencia no pudo ser más positiva hasta que llegó el coronavirus. Fue todo un susto.

¿Cuál era la actitud que tenía la gente allí respecto al virus?

Era algo que se veía lejano. En Estados Unidos les costó tomarse en serio la pandemia, pero poco a poco los casos fueron llegando y empezó a haber más conciencia. Apareció un positivo en el equipo contra el que nos tocaba jugar, el partido se aplazó y a continuación se suspendió la liga. Yo estaba viviendo con mi entrenador y su familia y fue él mismo quién me recomendó que me marchase.

¿Resultó sencillo su regreso?

En ese sentido tuve bastante suerte. No se me puso ningún problema para cambiar los billetes de avión y una vez en España no tuve que guardar ninguna cuarentena.

Hasta que la pandemia lo trastocó todo, su vida allí como jugador de hockey hielo debió de ser muy distinta a lo que estaba acostumbrado en España.

En Estados Unidos el hockey hielo es un deporte espectacular. Los jugadores son profesionales, mientras que aquí somos amateur. Aunque en España también hay calidad porque hay partidos muy intensos, aquello es otro nivel desde los entrenamientos hasta la competición. A la semana practicábamos en pista hora y media de lunes a jueves, más una hora de gimnasio, y jugábamos dos encuentros.

El ambiente en esos partidos tiene que ser espectacular.

El público lo vive mucho, es como el fútbol en España. Además, las pistas son magníficas.

¿Y en España?

Existe mucha diferencia. He vuelto a jugar con mi equipo de siempre, el Club Hielo Jaca, y como estudio en Zaragoza solo puedo entrenar sobre hielo una vez a la semana.

¿Qué sería necesario para que el hockey hielo ganase popularidad?

En la liga solo somos cinco clubes. Si hubiera más sitios en los que poder jugar sería más fácil que más gente practicase este deporte. En Estados Unidos, en cada pueblo, incluso en los pequeños, hay una pista de hielo y chavales que van a jugar. Hay muchos equipos y competiciones y existe mucha competitividad.

Las imágenes que nos llegan por televisión básicamente son las de las peleas entre jugadores.

Están bien vistas, se considera que dan espectáculo y los árbitros no intervienen hasta que alguien cae al suelo. Aquí, si ocurre eso, se para enseguida para que no vaya a más.

¿Qué tal le ha sentado volver a vestirse con la camiseta del CH Jaca?

Bastante bien. Tenía ganas de jugar con la gente de Jaca como llevo haciendo desde que tenía seis años, además creo que he mejorado y que puedo aportar bastante al equipo. Considero que tenemos bastantes posibilidades de ganar la liga y la Copa. Somos un grupo joven y con ganas de ir a por todas.

¿Repetiría la experiencia americana?

Sí, fue algo muy enriquecedor. Me fui con muy poco manejo del inglés, pero a los tres o cuatro meses ya cogí soltura, me hacía entender y los comprendía todo. Los compañeros me acogieron muy bien y el vestuario fue una piña. Sin embargo, no creo que vuelva a tener una oportunidad así. Ahora quiero centrarme en los estudios y mientras esté cerca de Jaca seguiré jugando.

Etiquetas
Comentarios