Despliega el menú
Deportes

fórmula 1

Bottas cambia el guión en Rusia 

El piloto finlandés se llevó el Gran Premio de Rusia, marcado por la doble sanción impuesta a Hamilton por hacer ensayo de salida donde no debía.

Formula One Grand Prix of Russia
Formula One Grand Prix of Russia
Kirill Kudryavtsev / Pool

Lo avisaba Toto Wolff antes del fin de semana: la última vez que Netflix estuvo grabando con ellos, en 2019, protagonizaron la peor carrera del año. Sin llegar a este extremo, no se puede decir que las cámaras de la plataforma hayan grabado lo que esperaban. Mercedes ganó en Rusia, como siempre que ha corrido allí la Fórmula 1, pero no fue el que estaba en el guión: Valtteri Bottas se impuso a Max Verstappen y a un Lewis Hamilton que aplaza, al menos, dos semanas igualar el récord de 91 victorias de Michael Schumacher.

Al británico se le puso la carrera cuesta arriba antes de la salida. Cuando estaba tomando la arrancada para ponerse en parrilla, su ingeniero Peter Bonington cometió un grave error a la hora de explicarle una especificación en la norma. Hamilton preguntó que si podía hacer los ensayos de carrera fuera del lugar designado para ello, pensando que solo le podía caer una multa o un mero aviso. El ingeniero dijo que sí. Y le costó muy caro. Inmediatamente en ese momento, la FIA anunció una investigación cuyo veredicto dio cuando ya se había tomado la salida.

Hamilton se encontró con un castigo doble de 5 segundos, para un total de 10 que le dejó sin opciones. Su enfado, tanto con la FIA como con su ingeniero, era notable. «Ya no saben qué hacer para ralentizarnos», se lamentaba. El gran beneficiado de esta acción fue Bottas, que tuvo una salida aceptable pese a que, como confesó después, una abeja se le había metido en el 'cockpit' y le estaba molestando durante los primeros compases de la carrera.

A estas alturas ya se habían producido los dos primeros abandonos de la prueba, ambos por accidente. Casi de manera simultánea, pero en distintas zonas, Lance Stroll se iba contra el muro con su Racing Point y Carlos Sainz se topaba con el pico de la salida de la segunda curva del circuito y destrozaba el McLaren y sus opciones.

El error de pilotaje del madrileño fue grosero, y su enfado por ello lo mismo. Sainz se equivocó al medir la velocidad por la que debía pasar para hacer el 'slalom' entre los paneles de poliestireno expandido y se tragó, figuradamente, el vértice del muro. Segundo cero consecutivo por accidente y quinto de la temporada, lo que supone un botín muy pobre para el piloto español, especialmente después de haber logrado el podio en Monza dos carreras atrás.

Una vez cumplida la sanción, Hamilton se vio de manera totalmente inesperada en un undécimo puesto y obligado a remontar. Las siete primeras posiciones fueron relativamente fáciles, pero cuando se pudo colocar en tercera plaza el muro fue infranqueable.

La libertad con la que rodaron Bottas y Verstappen en el anodino trazado de Sochi propició que las distancias no se movieran mucho en ningún momento. Con el finlandés rondando los 10 segundos sobre el neerlandés y este otros 10 sobre Hamilton, pronto el 'statu quo' de la carrera quedó completamente estabilizado, al menos entre los seis primeros.

Las peleas por el sexto, por el décimo y por el decimotercero empezaron a cobrar protagonismo, incluso con sanción a Daniel Ricciardo o al habitual Romain Grosjean por pasarse de los límites de pista donde no debían, si bien esto supuso una pequeña nota al pie de la evolución de la carrera.

Así, en un Gran Premio donde todas las miradas iban a estar en Lewis Hamilton y su récord de 91 victorias, igualando la marca de Michael Schumacher. Pero quien logró el único hito estadístico de esta prueba fue Kimi Räikkönen. El veterano finlandés alcanzó las 322 carreras que disputó el brasileño Rubens Barrichello, otro expiloto de Ferrari. Desde Argentina, donde compite aún a sus 48 años en el campeonato TC2000 al volante de un Toyota GR, felicitó al finlandés por igualar su cifra y le advirtió: «Viene Alonso, así que sigue corriendo, ¿eh?». El asturiano no ha aterrizado. pero ya está.

La Fórmula 1 deja Rusia, donde ha habido público en las gradas por primera vez esta temporada (más allá de los pocos sanitarios a los que homenajearon en Monza), y en dos semanas visitará el legendario circuito de Nürburgring para el Gran Premio de Eifel, como le han bautizado. Será interesante ver a los Fórmula 1 en el 'infierno verde', donde este fin de semana se han disputado la tradicional prueba de 24 horas bajo una intensísima lluvia que obligó a cancelar la sesión nocturna.

Etiquetas
Comentarios