Despliega el menú
Deportes

voleibol

El CV Teruel, rey de la Supercopa, busca ante el Almería su noveno título

El CV Teruel persigue este sábado 26 de septiembre (18.30) ante su eterno rival, el Unicaja Costa de Almería, el primer título en juego de la temporada 2020-21 en el remodelado parqué del pabellón Los Planos y ante 300 aficionados por las extrictas medidas de seguridad sanitaria.

La plantilla y cuerpo técnico del CV Teruel, en el pabellón Los Planos
La plantilla y cuerpo técnico del CV Teruel, en el pabellón Los Planos
CV Teruel

Seis meses después de la llegada del coronavirus, que frenó de forma abrupta el desarrollo y broche del campeonato nacional de voleibol, el balón vuelve a volar para alegría de los amantes de este deporte, especialmente del equipo estrella de esta disciplina en el país. El Club Voleibol Teruel vio privada la posibilidad de pelear por un segundo triplete histórico (con Supercopa y Copa en su poder, faltaba la Superliga) cuando la Federación Española de Voleibol decidió echar el telón a la competición doméstica por la pandemia. Y esta tarde (18.30/Aragón TV) tiene la oportunidad de iniciar el curso y su sueño de volver a reeditar los tres títulos. El primero en juego es la Supercopa, trofeo que ya ha levantado en ocho ocasiones (2009, 2012, 2013, 2014, 2016, 2017, 2018 y 2019) y le ha convertido en rey de la estadística de este torneo.

Enfrente tendrá a su eterno rival de grandes finales, el Unicaja Costa de Almería, con el que se ha encontrado en esta cita en doce ocasiones y que aspira a igualar la cifra histórica en poder de la escuadra aragonesa. "Ese dato no es más que una bonita estadística que habla de que las cosas se han hecho bien, pero no aporta información sobre lo que ocurrirá en el partido, totalmente nuevo tras seis meses sin competir y en una temporada que arranca ahora", expresa el técnico del CV Teruel, Miguel Rivera.

El pabellón Los Planos vuelve a ser sede por tercer año consecutivo del primer duelo de la máxima categoría del voley nacional. Estrena coqueta pista –"el pabellón ha quedado espectacular, tras la sustitución del anterior suelo de la cancha por otro más innovador y de mucha menor dureza", piropea Rivera–. y refuerza la seguridad para que 300 aficionados puedan disfrutar de este apasionante duelo –pese a que se barajó la posibilidad de ampliar el número de asistentes hasta 500–, después de que se haya preparado para la ocasión cumpliendo las restricciones marcadas por la crisis sanitaria. "Esos 300 aficionados se dejarán el alma y la voz y parecerá que suman 2.000. A los jugadores y a mí nos hubiera gustado ver las gradas a reventar, pero su presencia es muy positiva", apunta el entrenador madrileño.

El CV Teruel se presenta ante su afición tras haber disputado tres amistosos que han trasladado buenas vibraciones. El equipo de Rivera mantiene una fachada reconocible del curso pasado, fruto del buen trabajo de la dirección deportiva de la entidad que preside Carlos Ranera. El club renovó a sus principales puntales y reforzó roles. Así llegaron el central estonio Mart Naaber –el techo del plantel con 212 centímetros de altura–, el receptor argentino Mariano Vildosola y el retorno de Milan Jovanovic a la distribución. Mimbres nuevos para mantener la solidez y el rendimiento mostrado en la pasada campaña.

Sensaciones positivas

"Tenemos buen ánimo porque las sensaciones en los entrenamientos están siendo positivas. Queríamos volver a competir y jugar por un título, que es lo que más nos gusta, y eso se ha notado en el ritmo de entrenamiento, porque llevábamos mucho tiempo de parón y por fin nos vamos a quitar esa espina. Solamente el hecho de poder jugar este sábado es ya una buena noticia", señala el técnico madrileño.

Su rival, el Unicaja Costa de Almería, sí muestra un dibujo algo diferente. La escuadra que vuelve a gestionar otra campaña más Manolo Berenguel ha apostado por buenos conocedores de la competición y que han vestido la camiseta de la selección en los últimos años: así, lucen de verde la pareja de centrales Miki Fornés y Alejandro Vigil, que regresan a la Superliga; el opuesto Augusto Renato Colito y el receptor Carlos Jiménez –los cuatro con pasado en el CV Teruel–, el líbero canterano Curro Sáez, el director de la orquesta ahorradora Esteban Villarreal y el fichaje de relumbrón que más brilla, el receptor internacional cubano Javier Ernesto Jiménez. Pese a estos cambios, Miguel Rivera reconoce que "al final, somos dos equipos que nos conocemos muy bien por todas las veces que nos hemos enfrentado".

Una opinión que comparte su colega Manolo Berenguel, sabedor que el factor cancha favorece al anfitrión. "Es el mismo escenario, su casa, con su público –o casi–; en otras ocasiones se han llevado ellos el gato al agua. El año pasado íbamos bien preparados y no supimos afrontar la final, pero cada partido es un mundo". El preparador del Unicaja viaja con "más confianza". "Estoy convencido de que tengo jugadores expertos, de ellos algunos jóvenes, pero expertos también, y de que el equipo va a reaccionar y va a aplicar lo necesario, porque sabe lo que necesita. Los días de esta semana se ha notado el cambio de actitud, sabiendo la posibilidad de levantar un título que hay al final", completa el almeriense.

Etiquetas
Comentarios