Despliega el menú
Deportes

carreras por montaña

La Canfranc-Canfranc se adapta a las nuevas circunstancias

La única carrera por montaña que va a celebrarse esta temporada en Aragón dispondrá este viernes de todas las medidas sanitarias.

Los organizadores de la prueba y el alcalde de Canfranc, Fernando Sánchez.
Los organizadores de la prueba y el alcalde de Canfranc, Fernando Sánchez.
Laura Zamboraín

Va a ser la única gran prueba que se va a celebrar en Aragón pese a la situación generada por la covid-19. La organización se ha adaptado a las nuevas circunstancias y ha decidido seguir adelante con el desarrollo de las cuatro carreras que forman la Canfranc-Canfranc: las ultras de 100 y 75 kilómetros, la maratón de 45 y la carrera de 16 kilómetros. Todo está ya listo para que comience el espectáculo deportivo este viernes a las 23.00. Y finalizará el domingo. Al final, alrededor de 800 deportistas tomarán parte de las pruebas, otros 200 han decidido no participar, y se les guardará el dorsal para la próxima edición.

Toma de temperatura a todos los participantes, salidas escalonadas, avituallamientos individuales, no habrá público en la zona de salida y meta… estas son las principales medidas que se han tomado para garantizar la seguridad, tanto de los participantes como de los cerca de 200 voluntarios que harán posible un nuevo éxito de la Canfranc-Canfranc. La carrera de 100 kilómetros tendrá la salida este viernes a las 23.00, la de 75 a las 5.00 de la madrugada, el maratón a las 7.00 y la de 16 kilómetros el domingo a las 8.00. Todo con el fin de espaciar al máximo las salidas y aplicar los protocolos de seguridad establecidos por el Gobierno de Aragón.

En cuanto a los recorridos, no hay grandes novedades. En las dos Ultras se ha decidido quitar las zonas de pistas, de manera que todo el recorrido discurrirá por zonas montañosas. “Así aseguramos ese espíritu de carrera de montaña”, subraya el director de la prueba, Alex Varela. Se elimina la zona de pista de Formigal, entre Anayet e Izas. Las salidas serán escalonadas, y en las dos Ultras, cada corredor saldrá de manera individual cronometrado cada 30 segundos y el resto de cuatro en cuatro, cada minuto. Este año, además las pruebas no afectarán al tráfico rodado y no se permitirá la entrada de público en las zonas de salida y meta, donde se van a colocar vallas. Sí que se podrá ver la carrera a lo largo de todo el recorrido, e incluso Astún abrirá la telesilla de Truchas para que los espectadores puedan subir a seguir a los deportistas.

Lo más peligroso de este tipo de carreras es la meteorología, debido a que el 70% del recorrido de la 100 km se encuentra por encima de los 2.000 metros. “Pero parece que este año la meteorología nos va a respetar y tanto los corredores como los voluntarios no van a pasar tanto frío en cotas tan altas”, indica el director de la prueba.

Fernando Sánchez, alcalde de Canfranc, ha querido poner en valor esta prueba deportiva, un referente a nivel nacional “y una carrera no masificada” que se ha adaptado a la situación actual. Para ello, además del permiso de Medio Ambiente, han necesitado el de Salud Pública y el del Director de Deportes del Gobierno de Aragón. Se ha cancelado la andada, “ya que sobrepasábamos los 1.000 participantes permitidos, y porque además en este tipo de pruebas la gente va más junta”, explica Alex Varela.

Al ser la carrera más importante que se va a celebrar en este año tan complicado, contará con un alto nivel de participantes, “así que estoy casi seguro de que se batirán récords de tiempos”, añade Varela. En la Ultra de 100 km destacan, entre otros, Jonathan Tejada, Beñat Marmisolle y Jaione Sasieta en la categoría femenina. El atleta Raúl Criado no faltará en el maratón de 45 km. Y en la de 16 kilómetros estarán corredores como Luis Alberto Hernando o Daniel Osanz, entre otros.

Este año “va a ser una carrera nueva, es como si fuera la primera edición porque ha habido que organizar de cero cuestiones como los avituallamientos, las salidas, y todo este trabajo se ha hecho no sólo para un año, para el tiempo que sea necesario”, reconoce el director de la carrera. En este sentido, habrá ciertas cuestiones que se mantendrán, “para mejorar la carrera”.

La Canfranc-Canfranc de este año iba a ser Copa del Mundo, pero al suspenderse este título internacional, La localidad del Valle del Aragón deberá optar de nuevo el próximo año, si se retoma. El alcalde ha explicado que se volverán a presentar y confían en que les vuelvan a seleccionar. El Club de Montaña los Arañones, y el Ayuntamiento de Canfranc, organizadores de las pruebas piden responsabilidad a participantes y público, “para que se mentalicen en cumplir las normativa y esperamos que vaya todo bien y la gente disfrute”, concluyen.

Etiquetas
Comentarios