Despliega el menú
Deportes

La marcha de Messi supondrá un agujero de 50 millones para Hacienda

El Barça también sufriría las consecuencias económicas de la salida del astro argentino, especialmente por las pérdidas en materia de 'merchandising' y de venta de entradas, dos conceptos por los que ingresa más de 150 millones anuales.

Messi y Bartomeu, en la firma de su nuevo contrato renovado
Messi y Bartomeu, en la firma de su último contrato de renovación
FCB

La intención de Leo Messi de abandonar el Barça ha supuesto un auténtico terremoto deportivo para el club azulgrana, que vive inmerso en un verdadero estado de 'shock' desde que el burofax con la intención del astro argentino de probar fortuna en otro destino llegó a las oficinas del Camp Nou. El Barça pierde al mejor futbolista de su historia y se encuentra ante un cráter imposible de reparar en su plantilla, en pleno proceso de reconstrucción y con un horizonte a corto plazo lleno de nubes negras.

Sin embargo, más allá de lo puramente futbolístico, lo cierto es que si alguien va a notar inmediatamente las consecuencias económicas de la salida del jugador de Rosario a otro fútbol es Hacienda, pues el '10' azulgrana cobra 50 millones de euros netos anuales, lo que deja un montante similar en las arcas de la Agencia Tributaria cada año, ya que en Cataluña los futbolistas de élite están sujetos a un tipo impositivo de IRPF ligeramente superior al 50 %, en su tramo más alto.

Esta sería pues la primera consecuencia económica del adiós de Messi al fútbol español, donde ha estado 16 temporadas en la máxima categoría, tras formarse en la cantera del Barça. Precisamente el club catalán sería también víctima del impacto financiero de la drástica decisión del argentino. Pese al importante ahorro de su ficha, pues es de largo el jugador mejor pagado de la plantilla, las pérdidas en materia de 'merchandising' y de venta de entradas, dos conceptos por los que la entidad catalana ingresa más de 150 millones anuales, se prevén también considerables.

Todo ello además en un momento en el que el Barça está inmerso en la negociación para la prolongación del patrocinio de la empresa japonesa de comercio digital y contenidos audiovisuales en 'streaming' Rakuten, que proporciona al club 55 millones fijos más otros 6,5 en variables anuales y que expira en 2021, al igual que el acuerdo con la multinacional de electrodomésticos turca Beko, que supone 19 millones más al año.

Más allá de Hacienda y el Barça, la tercera pata del banco afectada por la decisión de Messi sería LaLiga, pues el campeonato se vería privado de la que es su mayor estrella apenas un par de veranos después del adiós de Cristiano Ronaldo, con el que el argentino protagonizó un duelo histórico semana tras semana. Sin los que fueron sus dos grandes reclamos durante una década que supuso la explosión económica definitiva de la competición, será complicado mantener las suculentas cifras actuales en concepto de comercialización de los derechos televisivos.

Etiquetas
Comentarios