Despliega el menú
Deportes

fútbol

La Federación Aragonesa de Fútbol comunica que "no autoriza" entrenamientos ni amistosos

La Territorial que preside Óscar Fle anuncia en su primera circular para la temporada 2020-2021 que toma esta decisión hasta que el Gobierno de Aragón no facilite instrucciones y se apruebe un protocolo de actuación.

Partido del Tarazona contra el Brea, en Zaragoza.
Partido del Tarazona contra el Brea, en Zaragoza.
José Miguel Marco

La Federación Aragonesa de Fútbol explicó este martes, en su primera circular para la temporada 2020-2021, que no autorizará "entrenamientos ni partidos amistosos de ningún tipo" hasta que el Gobierno de Aragón no facilite instrucciones y se apruebe un protocolo de actuación.

En este sentido, el organismo federativo destaca que la responsabilidad "será exclusiva" de los organizadores de la actividad "en el supuesto de que se celebren". En la circular, la FAF señala que está trabajando con la administración autonómica para "desarrollar un protocolo de prevención y actuación de medidas higiénicas" que aporten seguridad sanitaria y jurídica para comenzar "con las máximas garantías" las competiciones de la nueva temporada. La Federación Aragonesa de Fútbol se encarga de la organización de todas las ligas regionales, además del grupo XVII de la Tercera División nacional.

También subraya la FAF que son «conscientes de la importancia del fútbol» y el normal desarrollo de la competición, lo que aboca «a reanudar lo antes posible» la actividad deportiva, «siempre con las máximas garantías para la salud», insiste.

Además, hace especial hincapié en el deseo de "retomar cuanto antes" la actividad, aunque al mismo tiempo considera necesario "realizar un ejercicio de paciencia y comprensión". Por ello, los entrenamientos y las competiciones oficiales "comenzarán solamente cuando existan unas garantías mínimas que deben quedar claramente establecidas y sustentadas".

Asimismo, la FAF añade que tiene previsto «comunicar a los clubes, con al menos 30 días de antelación, el comienzo de las competiciones», aunque lo hará cuando cuente «con el visto bueno de las autoridades competentes» a través de un protocolo «que garantice el buen desarrollo de la actividad».

La salud, lo primero

El presidente de la Federación Aragonesa de Fútbol, Óscar Fle, dice "entender la incertidumbre" que azota actualmente a los equipos, pero subraya la necesidad de tener todos "la seguridad jurídica y sanitaria de que los entrenamientos y las competiciones sean seguras".

"Estamos desarrollando un protocolo de la mano con las autoridades sanitarias y del Gobierno de Aragón –añade Fle–. En cuanto se pueda volver a trabajar, lo ideal es dejar un tiempo añadido de cuatro o cinco semanas para el comienzo de la temporada".

El presidente, sobre todo, insiste en una idea: "No es que haya un consenso en la toma de esta decisión, sin que existe un denominador común: la salud. Entendemos la incertidumbre, pero es preferible defender la seguridad y la salud en el deporte. Es lo más importante y lo que vamos a tratar de hacer con una normativa que nos permita funcionar con cierta seguridad", reitera Fle.

"Los clubes modestos y de base dependen de sus aficionados y socios; los de base, también de las familias. Y creemos que en los campos se debe considerar la posibilidad de que entre público con un quórum a determinar. Se pueden guardar distancias razonables de cinco metros; y con mascarilla y un control de acceso, se podría hacer", sostiene el presidente de la FAF.

El deporte aficionado y de base quedó interrumpido el pasado mes de marzo, debido a la pandemia del coronavirus, y desde entonces sigue la incertidumbre sobre las posibles fechas de su reanudación. Los equipos se preparan ya para iniciar los entrenamientos de pretemporada, pero lo hacen en un escenario de momento imprevisible, con numerosos interrogantes todavía por despejar. «Todo está en el aire», confiesa el entrenador Víctor Bravo, quien ocupará ahora el banquillo del Teruel tras una amplia trayectoria como futbolista profesional. Bravo, que llegó a debutar en Primera División con la camiseta del Atlético de Madrid, era un centrocampista talentoso, distinguido por su inteligencia en el campo y sus acertadas lecturas del juego. Virtudes que intentará trasladar ahora a un Teruel que, según el propio técnico, se ha propuesto "colarse entre los cuatro primeros clasificados para intentar dar el salto a la Segunda División B".

Sin embargo, el cuadro turolense todavía no ha podido iniciar el trajo de pretemporada. "No empezaremos a entrenar hasta que no conozcamos las fechas del inicio de la competición. A partir de ahí, necesitaremos al menos cinco semanas para poder competir con las máximas garantías", explica Bravo, que se lamenta de una situación "que afecta a todos los ámbitos": "Esta incertidumbre dificulta la planificación, tanto táctica como física, al margen del contratiempo que supone no poder jugar partidos amistosos. Incluso nos está afectando a la hora de fichar", advierte Bravo.

El periodo de indefinición afecta también a todos los equipos aragoneses de cantera. Por ejemplo al Montecarlo, club que supera los 400 jugadores. "Pese a todo, nuestra intención es empezar la actividad en septiembre, con los entrenamientos, para poder competir ya en octubre. Esa es la idea inicial", confiesa el presidente de la entidad, Faustino Lorente. En las instalaciones del club ya se celebró un campus de fútbol el pasado mes de julio, que se desarrolló con normalidad.

En este sentido, el dirigente del Montecarlo aboga por el "sentido común" y la "responsabilidad" para cumplir "con todas las medidas sanitarias", y propone "controles de temperatura en los accesos, gel desinfectante o el uso de mascarillas de los asistentes" para que las competiciones se puedan celebrar con todas las garantías. "Si esto no sirve –añade–, me temo que sin vacuna no podremos empezar nunca la temporada".

Etiquetas
Comentarios