Despliega el menú
Deportes

deportes

El deporte base aragonés se prepara para un regreso incierto

La situación sanitaria impide hacer planes fiables de cara a la próxima temporada, pero las distintas federaciones trabajan en protocolos que deberá autorizar la DGA

Vistas de las instalaciones deportivas del Colegio Santa María del Pilar de Zaragoza, que permanece cerrado durante el verano.
Vistas de las instalaciones deportivas del Colegio Santa María del Pilar de Zaragoza, que permanece cerrado durante el verano.
José Miguel Marco

El deporte aficionado y base, interrumpido desde el pasado mes de marzo a causa del coronavirus, se prepara para un regreso cargado de interrogantes. La situación sanitaria impide hacer planes fiables, pero el tiempo apremia y las distintas federaciones trabajan en la elaboración de los protocolos que regirán las competiciones. Algunos de estos documentos ya han sido entregados al Gobierno de Aragón, a la espera de que se les de luz verde. Solo entonces se podrán fijar los calendarios de las competiciones que, si la evolución de la pandemia lo permite, deberían arrancar en octubre. 

Recientemente se celebró una reunión entre representantes de la Dirección General del Deporte y coordinadores de deporte en edad escolar de las tres provincias en la que no llegó a concretar nada. Por el momento, prima la incertidumbre porque ni siquiera se sabe de qué forma se retomarán las clases de los colegios el próximo curso. No se descarta la opción de que haya entrenamientos entre semana pero no se organicen torneos los sábados. Tampoco que haya algunos deportes que sí se puedan organizar y otros no. 

"Todo está en el aire. No se puede hacer una previsión clara porque estamos condicionados por la situación sanitaria. Ahora mismo no hay una perspectiva clara; veremos cómo evoluciona la pandemia en las próximas semanas. El 1 de septiembre se celebrará una asamblea para cerrar la presente temporada y plantear la próxima, pero de momento no se pueden hacer planes concretos", explica Óscar Fle, presidente de la Federación Aragonesa de Fútbol (FAF), y adelanta que en las categorías base, al igual que en las senior, habrá que hacer subgrupos. 

El hecho de que en esta singular temporada haya habido ascensos y no descensos conlleva que algunas categorías sean supernumerarias. De ahí que la FAF, que aglutina 19.000 licencias de edad escolar (cadete, infantil, alevín, benjamín y prebenjamín), vaya a apostar por confeccionar competiciones cortas (grupos de un máximo de 14 equipos), con un calendario de 26 fechas entre octubre de 2020 y mayo de 2021. 

Los clubes recibieron la semana pasada una carta en la que se les informó de que el inicio de los torneos "nunca podrá ser anterior" a primeros o mediados del próximo mes de octubre. "Hasta que no se clarifique el panorama nacional y regional del covid-19, resulta imposible plantear una fecha exacta de comienzo, siendo esta opción la más optimista que barajamos", dice el escrito.

Por su parte, la Federación Aragonesa de Baloncesto (FAB), que entre deporte aficionado y de base reúne más de 15.500 fichas, ya presentó hace 15 días su particular protocolo al Gobierno de Aragón. Los entrenamientos de equipos deberían empezar pronto (a mediados de agosto aproximadamente) y las ligas después de la festividad del Pilar, pero todo está supeditado a los criterios que marque la DGA. 

"La idea es empezar con cierta normalidad, aunque siempre con las correspondientes precauciones. Las instalaciones cumplirán estrictas medidas de seguridad y se recomendará que los jugadores se duchen en casa para disminuir riesgos. En el tema de aforos no creemos que haya problemas porque a este tipo de partidos suelen acudir familiares y amigos de los jugadores, fundamentalmente. No hay grandes aglomeraciones", explica José Miguel Sierra, presidente de la FAB que, a la espera de que la DGA apruebe el protocolo ideado, prevé que las competiciones escolares se reinicien el último fin de semana de octubre. 

"Son las fechas que manejamos, pero estamos en un momento tan delicado que tampoco se puede afirmar nada con certeza", completa Sierra, al tiempo que desde la Federación Aragonesa de Balonmano, su presidente, Juan Caamaño, adelanta que ya han lanzado un protocolo para empezar la pretemporada que se puede ver en la página web de la institución. 

El documento especifica las medidas a seguir en los entrenamientos (número máximo de personas, imposibilidad de compartir botellas de agua…); las competiciones (será responsabilidad de cada equipo que ninguno de sus miembros que haya tenido una temperatura corporal de 37’5 grados o superior en los 14 días anteriores a la celebración del partido participe); el acceso del público (en terrenos de juego o espacios al aire libre no se superará el 75% del aforo total) y el desarrollo del partido. 

"Hemos mandado el protocolo a los clubes, pero, en lo que se refiera al balonmano de escolares, estamos esperando a ver qué establece el Gobierno de Aragón. Dependemos de las líneas de actuación que nos marquen", comenta Caamaño, coincidiendo con las sensaciones que transmite Juanma Giménez, presidente del Club Balonmano Maristas de Zaragoza.

Los colegios, a la espera

"Estamos preparando los equipos, los entrenadores… pero todavía no sabemos nada concreto. Aunque a estas alturas de verano deberíamos tenerlo todo listo, las circunstancias son las que son y todo está paralizado. Ni si quiera se sabe si habrá colegio presencial", indica Giménez.

Del mismo modo, en el colegio Santa María del Pilar (Marianistas), el director de actividades extracurriculares, Javier Casorrán, asegura que se mantienen a la espera de las directrices que establezca la DGA. "Poco o nada sabemos de cómo va a empezar la próxima temporada deportiva. Nuestros deportistas están deseosos de volver a retomar la actividad, nuestros entrenadores más todavía, pero la prudencia y la responsabilidad nos exigen ser muy rigurosos y precavidos. Lo más importante en este momento es la salud de todos nosotros", sostiene Casorrán. 

"Desde nuestro colegio hemos preparado todo para que el 1 de septiembre iniciemos los entrenamientos cumpliendo las medidas sanitarias recomendadas a fecha de hoy y que estas medidas sean una prolongación de las que, como centro de enseñanza, nos ha solicitado la administración educativa, pero nos invade la incertidumbre", concluye, sobre una estructura de más de 900 deportistas. 

Etiquetas
Comentarios