Despliega el menú
Deportes

Un jugador de baloncesto sobre silla de ruedas se plantea amputarse una pierna para poder seguir siendo paralímpico

 Un cambio en la normativa en el deporte adaptado, ha hecho que el jugador, George Bates, se encuentra ante una gran encrucijada.

George Bates
George Bates
Instagram

Un cambio en la normativa en el deporte adaptado, ha hecho que el jugador de baloncesto sobre silla de ruedas, George Bates, se encuentra ante una gran encrucijada. El Síndrome de dolor regional complejo que no permite a Bates caminar sin ayuda, ahora no es suficiente para poder competir en los Juegos Paralímpicos.

Bates es una estrella en esta modalidad, que con Gran Bretaña se ha alzado con el Mundial de 2018 y el Europeo de 2019. Lleva registrado como discapacitado desde hace 15 años, y compitiendo en el baloncesto sobre silla de ruedas desde hace 10. 

"El Comité Paralímpico Internacional (IPC) ha forzado al Comité Internacional de Baloncesto en silla de ruedas a adherirse a sus normas de 2015. Durante dos años, ese comité decidió no cambiar las reglas, creyendo que cualquiera con un impedimento físico de cadera para abajo puede disputar el deporte", cuenta Bates en declaraciones para The Telegraph.

El jugador reconoce que está considerando amputarse una pierna para poder competir en los Juegos. "He apelado la decisión y habrá cosas que puedo intentar antes de tomar esta decisión, pero tengo que empezar a pensar en ello ya que no es una decisión que puedas tomar rápido".

"Tuve la oportunidad de amputármela cuando tenía 14 o 15 años y decidí no hacerlo. Echando la vista atrás, ojalá me la hubiesen quitado. Hubiese hecho las cosas mucho más fáciles, pero nunca pensé que estaría en esta situación en la que mi discapacidad no es suficiente para un deporte adaptado", reconoce.

Etiquetas
Comentarios