Despliega el menú
Deportes

deportes

De un campus de fútbol en Castiello de Jaca a unas colonias urbanas en Zaragoza

El 8º año de actividades deportivas y de ocio estival del Campus de Ángel Lafita, exfutbolista del Real Zaragoza, cambia de formato y ubicación como consecuencia inevitable de la normativa sanitaria.

Programa de actividades del campus urbano de Ángel Lafita.
Programa de actividades del campus urbano de Ángel Lafita.
HA

El ocio y el deporte infantil en esta época de verano que acaba de ponerse en marcha a la conclusión oficial de los cursos escolares se ve afectado de lleno, como todo en la vida cotidiana de los ciudadanos, por las normativas sanitarias derivadas de la pandemia de covid-19. Los campus de fútbol que vienen llevándose a cabo desde hace décadas, cada vez con más proliferación y éxito, son uno de los ámbitos más alterados en este año 2020. 

El ejemplo más claro de la adaptación a los nuevos tiempos y las inevitables restricciones y cambios de costumbres en las relaciones humanas, dentro de este sector, lo manifiesta el Campus de Fútbol Pirineos, que desde hace 8 años tutela Ángel Lafita, el exfutbolista del Real Zaragoza, junto con Miki Álvarez, técnico del club blanquillo. Sobre la marcha, después de estar programada y prácticamente cerrada la VIII edición de este evento que ha tenido como sede la localidad pirenaica de Castiello de Jaca, el equipo de Lafita se vio obligado en las últimas fechas a modificar los planes y convertir ese clinic específico de fútbol en la Jacetania en unas colonias urbanas a desarrollar en Zaragoza, también con el fútbol como leitmotiv, pero con sensibles cambios en el guión del día a día.

Las normas del Gobierno de Aragón, las limitaciones de edad para permitir acudir a campamentos y colonias durante periodos de varios días, aconsejaron a muchos organizadores a buscar salidas diferentes. Al principio, la DGA anunció que solo se iba a permitir este verano la estancia y pernocta de mayores de 14 años, cota que se rebajó de inmediato hasta los 12 años. Esto excluye a infinidad de pequeños, a todos los que no alcanzan esa edad.

Así, de un campus futbolítico al uso, con inscripciones para jugadores de campo y porteros, con entrenamientos específicos de tecnificación; con actividades anejas de barranquismo, tirolinas y demás ofertas al aire libre en un espacio de montaña; con un régimen de pensión completa y alojamiento... Ángel Lafita ha pasado a desarrollar la 1ª edición de un Campus Multideporte y Aventura que tendrá lugar en la Ciudad Deportiva del Real Zaragoza como punto referencial. 

El Campus Pirineos de Castiello de Jaca que iba a ocupar la franja del 1 al 22 de julio en tres turnos (50, 50 y 30 plazas para niños y niñas de 8 a 16 años) ha quedado minimizado en un solo turno, con la mitad del aforo (45 inscritos), con todos los participantes de 12 años en adelante. Con ellos trabajarán 5 monitores y un sanitario durante las 24 horas. 

¿Qué hacer con el resto de muchachos y muchachas, los de 7, 8, 9, 10 u 11 años? Pues los promotores han movido rápidamente fichas para acometer el novedoso Campus Multideporte en Zaragoza, que abarcará del 6 al 31de julio, también en tres tandas -en este caso de no más de 20 componentes por grupo- y en el que se admiten niños y niñas de 5 a 15 años (la edad mínima se rebaja ostensiblemente).

Aquí, obviamente, ya no hay pernocta ni alojamiento. Cada chico estará en su casa y acudirá a la Ciudad Deportiva del Real Zaragoza a diario, con tres opciones de horarios: bien de 9.00 a 14.00, o bien de 9.00 a 16.00 e, incluso, de 9.00 a 18.00. Para los dos últimos turnos se contempla la comida. Para todos ellos, el almuerzo a mitad de mañana. Es, pues, un concepto claro de colonia urbana

También el fútbol tendrá su espacio preferencial, con cursos de tecnificación, habilidad, puntería y velocidad. Asimismo, habrá una competición diaria. Las actividades de aventura se adecuarán al nuevo entorno: bicicleta, gimkanas, juegos acuáticos en las piscinas de la instalación...

La vida tras el confinamiento, la desescalada y el regreso reciente a la nueva normalidad provoca estos inexorables cambios de hábitos y empuja a soluciones imaginativas para acercarse a las rutinas anteriores a la crisis sanitaria que ahora no son posibles. En especial con los más pequeños, la población infantil que empieza a afrontar de manera atípica una fase del año, las vacaciones de verano, de enorme importancia en sus vidas. Y, de su mano, con enorme incidencia en el día a día de los adultos.

Etiquetas
Comentarios