Despliega el menú
Deportes

olimpismo

Doce meses más de leyenda olímpica

Algunas figuras de los Juegos habían fijado en Tokio su adiós, que ahora tendrá que esperar a 2021, aunque no todos pueden permitírselo.

Federer tras el partido
Federer tras el partido
Geoff Burke

Para la mayoría de deportistas, la vida se organiza en ciclos olímpicos. Cuatro años trabajando para recoger los frutos en el 'día D': premios económicos, becas, y nuevos contratos con los que llegar a los siguientes Juegos. Y por supuesto, la mayor de las glorias. Por eso, avanzada la treintena y cuando el piloto de la gasolina se enciende irremediablemente, los atletas miran en el calendario la siguiente cita olímpica y marcan en rojo una despedida por todo lo alto. Este año la pandemia del coronavirus, en la menor de sus consecuencias, ha trastocado la agenda de muchas leyendas que ya enfilaban la retirada. Tokio tendrá que esperar hasta 2021 y con ello, el adiós competitivo de una generación.

El mejor maratoniano de la historia fijó para Tokio el que sería el broche perfecto a su carrera. Después de brillar en la pista y hacerse eterno en el asfalto, con 11 victorias y el récord mundial (2:01:39), revalidar su oro olímpico en la capital japonesa era la única cuenta pendiente de Eliud Kipchoge. Sin embargo, y aunque en 2021 tendrá ya 36 años, el keniano quiere seguir con el plan: "Al principio me quedé en shock, tuve que pensar en ello detenidamente, pero luego me dije que no era mala idea posponer los Juegos". Sobre su retirada, sigue deshojando la margarita: "Me veo corriendo en 2021. Vamos a dejar que llegue el próximo año y entonces tomaremos una gran decisión al respecto".

Allyson Felix, la atleta más laureada de la historia de los Mundiales y los Juegos Olímpicos (nueve medallas, seis oros), completó en Doha, el pasado mes de octubre, el más difícil todavía: regresar de una complicada maternidad y sumar dos oros más a sus 33 años. Ya ha cumplido los 34 y en Tokio 2021 tendrá 35, pero no parece importarle: "Me he despertado cada mañana desde que tenía 17 años buscando el oro olímpico. No estoy segura de lo que deparará el futuro, pero mi objetivo no ha cambiado. Todavía espero disfrutar de la sensación de subir al podio en 2021".

Cuando se ha mencionado la retirada, los Juegos Olímpicos siempre han aparecido en el horizonte de Roger Federer. El tenista suizo, ganador de 20 Grand Slam, apura los últimos golpes de su carrera con 38 años... Que se alargarán hasta los 40. Y es que con el aplazamiento de Tokio 2020, Federer se dará una temporada más antes de colgar la raqueta. El oro olímpico individual es el único título que le falta en su palmarés (lo tiene en dobles), aunque al helvético no le obsesiona: "No significa tanto para mí. Solo quiero dar lo mejor que tenga y ver si puedo ganar otra medalla, aunque obviamente si fuera de oro sería una locura". Serena Williams, que tendrá 39 años en 2021, también viajará a Japón con el oro en el punto de mira, aunque ya sabe lo que es ganarlo sola (en 2012) y acompañada de su hermana Venus (en 2000, 2008 y 2012). "Estábamos ansiosos por ganar en Tokio este año, pero posponerlo a 2021 nos da otra motivación: ¡Ser la primera tenista en ganar los Juegos en un año impar!", bromea su entrenador, Patrick Mouratoglou.

Lászlo Cseh tuvo la mala suerte de coincidir en el agua con Michael Phelps. Solo eso explica que un nadador de su calibre no tenga ningún oro olímpico, y que en el mejor momento de su carrera, en Pekín 2008, saldara con tres platas sus tres récords de Europa en 200m mariposa, 200m estilos y 400m estilos. Phelps arrasó con los oros y las plusmarcas mundiales. Ahora, con 34 años, el húngaro planeaba despedirse de la natación en Tokio: "Pensaba que 2020 sería mi último año. Ahora debo seguir entrenando y competir lo antes posible. Quiero dar lo mejor de mí en los Juegos, pero si al final me quedo como un eterno segundón, la vida sigue, ¿no?".

Dos de las mejores baloncestistas de la historia apuran sus carreras de la mano de los próximos Juegos. Sue Bird llegará a Tokio 2021 con 40 años y Diana Taurasi con 39, con el objetivo de sumar ambas un quinto oro consecutivo con Estados Unidos, y ya han confirmado que disputarán al menos esta otra temporada más en la WNBA, hasta los Juegos. "La realidad es que no creo que un año cambie mucho para nosotras porque hemos encontrado la forma de estar en la cima de nuestro juego", asegura Bird.

La gimnasta más laureada de todos los tiempos, sin embargo, no tiene claro que vaya a estar en Tokio el año que viene para revalidar sus cuatro oros de Río. Solo tiene 23 años, pero Simone Biles afronta el final de su carrera lidiando con barreras más psicológicas que físicas; y es que sufrió durante años los abusos del médico de la selección, Larry Nassar. "Mentalmente, no sé si voy a ser capaz de lidiar con esto un año más, va a ser duro. Tengo que escuchar a mi cabeza y a mi cuerpo, ir al gimnasio y ver cómo me siento»", señala.

Etiquetas
Comentarios