Despliega el menú
Deportes

coronavirus

Las grandes estrellas del deporte tampoco escapan del coronavirus

Los positivos por Covid-19 se cuentan por decenas en el fútbol, el ciclismo, el baloncesto o el balonmano. Durant, Pepe Reina, Maldini, Alfonso Reyes o McEnroe son los más mediáticos.

Garay, Reyes, Thompkins y Guardiola, deportistas con positivo en Covid-19.
Garay, Reyes, Thompkins y Guardiola, deportistas con positivo en Covid-19.
Heraldo.es

El coronavirus no entiende de clases ni de jerarquías. Tampoco atiende a profesiones o estatus sociales. En ese sentido, es un virus democrático, igualitario, que afecta de idéntica forma a anónimos que a políticos de primera fila. Se extiende por el mundo sin mirar el DNI o la cuenta bancaria. Tampoco en el deporte es diferente: el Covid-19 ya ha infectado a un buen puñado de grandes estrellas, de profesionales reconocidos de primer nivel. Futbolistas, entrenadores, jugadores de baloncesto, ciclistas, tenistas, directivos o exdirectivos… los casos de coronavirus vinculados con el deporte en las últimas semanas se cuentan ya por decenas.

Uno de los primeros en detectarse fue el de Luca Kilian, un prometedor defensa alemán de 20 años que juega en el Paderborn 07 de la Bundesliga y que es internacional con la sub-21 germana. "Tuve miedo. Soy un deportista y estoy en forma, pero he tenido que luchar duramente contra el virus. Tuve fiebre y fuertes temblores. En ese momento tuve miedo por primera vez. Necesité cuatro días para que la fiebre bajara y, a partir de ahí, ya he ido mejor día a día. Para la gente que sufre patologías esto puede poner su vida en peligro", relató después, una vez que su salud ya no corría peligro.

Sin embargo, fue el defensa de la Juventus de Turín Daniele Rugani el primer gran caso mediático en el fútbol europeo. Su positivo provocó el parón inmediato de la Serie A italiana y derivó también en el aplazamiento de la Champions League, la máxima competición de clubes en Europa. Su pareja, embarazada, también está contagiada. "Es aterrador. Espero que el virus no afecte al bebé. Los médicos me aseguraron que no debería haber ningún problema, pero ponte en mi lugar. Es infinitamente aterrador", relató hace unos días a través de las redes sociales. Blaise Matuidi y Paulo Dybala, ambos compañeros de Rugani en la Juventus, han dado también positivo. El Covid-19 se extendió así por diferentes vestuarios de la Serie A, lo que ha llevado a diferentes autoridades del fútbol italiano a solicitar la suspensión definitiva de la liga, una tesis que hoy por hoy todavía no está descartada.

"Si hablamos de fútbol, debemos cancelar todo hasta la próxima temporada. Realismo, caballeros. Esto es la peste",, aseguraba esta semana Massimo Cellino, el presidente del Brescia, colista de la Serie A. El máximo responsable del club italiano afirmó que ha tenido "fiebre durante tres días" y que ha estado "en cuarentena durante once", encerrado en su casa del municipio de Padenghe sul Garda, en la provincia de Brescia. "El campeonato no me importa... me da miedo salir de casa, tengo depresión", reconocía abiertamente. "En Brescia (uno de los principales focos del coronavirus en Italia) tenemos a los camiones llevándose a los muertos fuera de la ciudad. Estamos en el foco de la epidemia. Me da igual descender, hasta este momento lo merecimos. Para terminar la Serie A en junio nos esperan ritmos imposibles y peligrosos", subrayaba. El mítico Paolo Maldini, director deportivo del Milan, y su hijo Daniele, futbolista de la primera plantilla, también están infectados. En la Sampdoria contabilizaron ocho casos y en la Fiorentina tres.

Garay, primer caso en España

En el fútbol español, fue el valencianista Ezequiel Garay el primer caso confirmado de Covid-19. "Está claro que el 2020 lo empecé con mala pata. He dado positivo en el coronavirus, me encuentro muy bien y ahora solo queda hacer caso a las autoridades sanitarias, de momento estar aislado", explicó. Después, el propio club ché admitió que el 35% del vestuario está contagiado después de haber disputado sus últimos encuentros oficiales en Vitoria y Milán, dos focos de máxima infección del coronavirus, especialmente la ciudad lombarda. "El Atalanta-Valencia fue una bomba biológica", llegó a decir el alcalde de Bérgamo, Giorgio Gori. Después, el Alavés y el Espanyol también confirmaron casos en su plantilla. En Segunda, fue el Elche el primer club en comunicarlo. Como lo hicieron en Inglaterra el Arsenal, el Chelsea, el Everton o el Leicester. 

También lo pasó el exinternacional español Pepe Reina, hoy portero del Aston Villa de la Premier. "Estuve aislado desde que noté los primeros síntomas del virus. Tuve fiebre, tos, dolor de cabeza que no acababa... me sentía cansado", explicó Reina, campeón del Mundo y de Europa con España, sobre su salud. "Me asusté cuando me faltó aire durante 25 minutos, como si mi garganta se hubiera cerrado y el aire no pudiera pasar. Cuanto más estrictos seamos, antes pasará todo. Hay que ser severo con este confinamiento. Seguro que de esta situación vamos a salir más unidos y fortalecidos", asegura tras haber pasado una de las "peores semanas" que recuerda.

En la esfera directiva, perdió la vida hace diez días Lorenzo Sanz, expresidente del Real Madrid y máximo responsable del club durante su séptima y octava Liga de Campeones. "Murió solo, no pudimos despedirnos cuando estaba en su partido más difícil, ni velarlo... ni nada", lamentaba su hijo Fernando, también exjugador de fútbol. Días después, fue ingresado Fernando Martín, que estuvo mes y medio como presidente también del Madrid como sucesor en su primera etapa de Florentino Pérez. Víctima del coronavirus falleció otro exmadridista, en este caso el histórico defensa Goyo Benito, de 73 años. Como también lo hizo Benito Joanet, exportero del Real Zaragoza, el Espanyol, el Mallorca o Las Palmas.

En México, un país en el que las medidas gubernamentales frente al virus fueron a contracorriente hasta que la expansión de la pandemia llegó a límites inabordables, el español Alberto Marrero, presidente del Atlético San Luis –club del que el Atlético de Madrid es el máximo accionista–, también ha dado positivo.

De Thompkins a Gobert

El baloncesto tampoco ha escapado del coronavirus. En España, el primer caso fue el del ala-pívot del Real Madrid Trey Thompkins. El estadounidense fue uno de los jugadores que viajó a principios de marzo a Milan para disputar un encuentro –que ya se jugó a puerta cerrada– frente al Olimpia Milano en Milán, entonces el gran foco europeo de la epidemia. En ese momento, con los casos en España todavía muy reducidos, ya algún jugador del equipo blanco, como Eddy Tavares, se quejaron ante la decisión de la Euroliga de obligarles a viajar. A posteriori, un error a todas luces.

Otro caso mediático en el basket español es el de Alfonso Reyes, exjugador, hermano de Felipe, y actual presidente de la Asociación de Baloncestistas Profesionales. Estuvo ingresado durante hace varios días en el Hospital Puerta de Hierro y, con el mejor humor que se puede mantener en una situación así, relataba su experiencia a través de su Twitter personal. "Me temo que he pillado el ‘bicho’. Ayer 39°C de fiebre, escalofríos y tos seca. Esta mañana algo mejor. Estoy aislado. Estuve en contacto con mi hermano Felipe antes de que entrara en cuarentena. Él está asintomático", explicó el primer día. "Vamos allá anticuerpos (apelo a todos, que no quede ni uno en la reserva), a por el ‘bicho’. Como hijo de artillero, ya saben dónde tienen que concentrar toda la potencia de fuego", añadía con humor. Días después, recibió el alta y ya está en su residencia de Madrid. "Ya estoy en casa, pero aún tengo el ‘bicho’. Es rápido y traicionero. Cuidado".

Al otro lado del charco, en la NBA, el número de positivos se ha disparado en los últimos días. El primero fue el francés Rudy Gobert, jugador de los Utah Jazz. Su positivo, la noche del miércoles 11 de marzo, obligó al comisionado a detener por completo la NBA, que sigue parada y sin fecha de retorno. Horas después, su compañero –el también All Star Donovan Mitchell–, fue el segundo caso de la liga norteamericana. "Todos estamos aprendiendo más sobre la seriedad de esta situación y espero que la gente pueda continuar educándose a sí misma y dándose cuenta de que debe actuar con responsabilidad, por su propia salud y por el bien de los que les rodean", dijo, animando a la población a actuar con compromiso y seguir las instrucciones de las autoridades sanitarias.

Días después, diferentes franquicias comenzaron a comunicar los positivos de algunas de sus grandes estrellas: Kevin Durant (Brooklyn Nets), Marcus Smart (Boston Celtics) Christian Wood (Detroit Pistons) son algunos de los más mediáticos que han sido confirmados con Covid-19. Chris Kielsmeier, entrenador del equipo femenino Viking Athletics, también ha dado positivo, mientras que los Lakers completaron sin infectados la cuarentena, según revelaron a principios de la presente semana. En Turquía, por su parte, el griego Kostas Sloukas, el checo Jan Vesely y el jordano nacionalizado turco Ahmet Duverioglu, todos ellos jugadores del Fenerbahçe turco que dirige Zeljko Obradovic, han dado positivo en la prueba del coronavirus.

Gaviria, un mes aislado

El caso del ciclista Fernando Gaviria ha sido uno de los más complejos en el mundo del deporte. El colombiano estuvo en cuarentena los primeros días por el positivo de dos auxiliares de su equipo, el UAE Team Emirates, en un hotel donde se alojaba durante la disputa de una carrera en los Emiratos Árabes Unidos. Posteriormente, él dio positivo y fue ingresado en una clínica emiratí. Tras someterse a test cada 48 horas, finalmente, el esprinter ganador de dos etapas en el Tour y cinco en el Giro, dio negativo y, un mes después, ha podido regresar a su residencia. Su compañero, el argentino Maximiliano Richeze, y el ruso Dmitri Strajov son otros dos ciclistas que han pasado el Covid-19 en las últimas semanas.

En el mundo del tenis, el caso más sonado en las últimas horas ha sido el del extenista y excapitán del equipo de Estados Unidos de la Copa Davis, Patrick McEnroe. "Ahora ya me siento bien y pido a las personas que estén pasando por la misma situación que la mía que escuchen y hagan caso de todas las recomendaciones y se mantengan en sus casas", expresó el hermano menor de John McEnroe.

En el balonmano, cinco miembros de la plantilla del Trops Málaga –equipo de la segunda categoría nacional– fueron de los primeros casos en el deporte español. Gedeón Guardiola, internacional con la selección nacional desde 2011 y actual jugador del Rhein-Neckar Löwen, también tiene Covid-19. Su testimonio refleja la gravedad de la enfermedad: "Te sientes como si fuera una gripe, pero el otro día fue muy curioso porque yo tenía la sensación de que estaba en 40º de fiebre y me estaba muriendo, con los ojos rojos y calientes, pero no tenía fiebre alta. Como máximo he tenido 38°". El virus tumbó durante varios días a un armario de 2,05 metros y 103 kilogramos de peso.

El voleibol, el fútbol americano o la Fórmula 1 también se han visto salpicados con diferentes casos entre sus deportistas. El coronavirus no entiende de profesiones, edades o cuentas bancarias y se ha colado, como lo ha hecho en diferentes esferas planetarias, en el deporte de más alto nivel.

Etiquetas
Comentarios