Despliega el menú
Deportes

atletismo

El Intec Zoiti, el Hinaco Monzón y el CA Fraga presentan ERTE

El Alcampo Scorpio 71 estudia otro tipo de medidas para acometer el parón por el coronavirus, pero no descarta del todo el expediente de regulación.

El Intec Zoiti celebra su ascenso el año pasado.
El Intec Zoiti celebra su ascenso el año pasado.
Pablo Segura

Los anuncios de expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) en el mundo del deporte aragonés continúan sucediéndose. A los del Mann Filter Stadium Casablanca y el Levitec Huesca, en el ámbito del baloncesto, y el del Bada Huesca, en el del balonmano, se les unen en el panorama atlético los de tres de las principales entidades altoaragonesas, el Intec Zoiti, el Hinaco Monzón y el CA Fraga dentro de una ola que podría seguir creciendo con el paso de los días y la no reanudación de las competiciones, ahora completamente paradas hasta nueva orden por la Real Federación Española de Atletismo hasta nueva orden a causa de la epidemia de coronavirus.

La ilusión con la que iniciaba la campaña el Intec Zoiti, en la que, tras el ascenso de la temporada pasada, su conjunto masculino, en un principio, tiene que competir con los otros quince mejores de España dentro de la División de Honor se ha visto contenida. El club oscense ha tenido que aplicar un ERTE a cuatro de sus entrenadores y dar por concluidos por fin de obra los contratos de otros diez. En el primer grupo entran los técnicos encargados de los deportistas federados, cuya temporada coincide con el año natural, mientras que en el segundo los afectados son los que se encargan de actividades como el Atletismo Divertido, la Escuela Municipal y los grupos de running, que finalizan en junio. "Tenemos el compromiso con ellos de que si se puede volver a la actividad antes de que termine el curso serán contratados de nuevo", explica Roberto Dieste, presidente de una entidad que agrupa a más de 900 deportistas.

En los casos del Hinaco Monzón y el CA Fraga los afectados también son monitores de sus escuelas. Los montisonenses, mientras la actividad, en lo que se refiere a entrenamientos y competición, no se reanude, van a tener que prescindir de tres técnicos, mientras que los fragatinos se han visto obligados a tomar esta medida para cuatro de sus entrenadores. "Si el parón se hubiese circunscrito a los quince días que se indicaron en un principio, podríamos haber aguantado, pero todo apunta a que la situación se va a alargar más y por ello ya el miércoles pasado iniciamos el proceso", indica José Antonio Andreu, presidente del Hinaco Monzón.

La fecha marcada en rojo para el Intec Zoiti era la del próximo 25 de abril, día fijado para la disputa de la primera de las tres jornadas que componen la División de Honor. Los oscenses debían de competir entonces en Pamplona con los anfitriones del Pamplona Atlético, además de con la Real Sociedad y la Gimnástica de Pontevedra. Ahora mismo, a todas luces no parece que sea factible que se vaya a disputar y, aún en el mejor de los escenarios, las condiciones de los atletas, que están entrenando dentro de sus casas, no serían las mejores. De hecho, en dos casos su presencia sobre el tartán no sería nada fácil. El lanzador de jabalina Jorge Franco se encuentra ahora mismo en Italia y Christian Iguacel, especialista en 200 y 400 metros, en Bélgica.

El otro representante aragonés en la División de Honor, y en su caso por partida doble al mantener en la élite tanto a su conjunto masculino como al femenino, es el Alcampo Scorpio 71. La directiva de los zaragozanos tiene pendiente celebrar una reunión en la que tratará la manera de afrontar el parón de actividad. La intención inicial es explorar vías alternativas al ERTE, aunque éste no se puede descartar del todo. Al igual que sucede con el Intec Zoiti, sus atletas se encuentran en sus domicilios realizando el plan de ejercicios que les han hecho llegar los técnicos atendiendo a las necesidades y posibilidades de cada uno.

Etiquetas
Comentarios