Despliega el menú
Deportes

deporte

¿Por qué los ciclistas y corredores populares no pueden entrenar en la calle?

Además de la prohibición del real decreto, se apela a la responsabilidad social: el riesgo de accidente cuando las prioridades de atención sanitaria están concentradas en la crisis del coronavirus. 

Ciclocross Ciudad de Huesca / 10-11-19 / Foto Rafael Gobantes [[[FOTOGRAFOS]]]
Alrededor de 300 ciclistas han participado en el IV Ciclocross Ciudad de Huesca.
Rafael Gobantes

La cuarentena impuesta por la declaración del estado de alarma en España ha afectado al normal desarrollo de la vida social, profesional o familiar de los aragoneses, pero también a la deportiva. Miles de ciudadanos ha visto cómo en las últimas horas se ha desvanecido su rutina regular de entrenamientos y actividad: correr en el parque, caminar por la ribera de un río, salir al monte con la bicicleta… Esto en los casos de los deportistas recreativos. En el otro extremo, están los profesionales, sub 23, juveniles... Y entre medio, un largo etcétera de deportistas populares, ‘runners’, ciclistas aficionados… Habituales participantes del amplio abanico de carreras o cicloturistas que se se organizan en Aragón, especialmente, en las fechas próximas, en primavera y verano. Ambos colectivos han visto afectados algo más que su día a día: la epidemia de COV-19 ha desbaratado planes enteros de entrenamientos, meses de dedicación y esfuerzos. Muchos observan con cierta resignación como no pueden continuar su puesta a punto, sus programas, pese a que son deportistas de disciplinas individuales, habituados a entrenar en solitario y al aire libre, es decir, con riesgo de contagio y propagación menor.

Pero, ¿por qué no pueden hacerlo? Lo primero, porque el estado de alarma, la ley, lo prohíbe, limitando la libertad de movimiento de los españoles, con solo ocho casos excepcionales que justifican la posibilidad de circular libremente por la vía pública. Y en ningún caso, en ninguna distinción, es posible practicar deporte al aire libre. Lo segundo, las propias federaciones de atletismo y ciclismo subrayan esa prohibición. Hasta el viernes, recomendaban no salir a entrenar a la calle por responsabilidad social, pero desde la entrada en vigor del real decreto recalcado esas restricciones de salir a correr o con la bici a la calle. Y, lo tercero, aunque no es un imposición legal ni normativa, es por un asunto de prevención de accidentes. No tanto entre los corredores y atletas populares -siempre expuesto también a cualquier contratiempo médico o físico-, pero sí entre los ciclistas: cualquier caída o accidente que exija atención sanitaria provocará afecciones donde las prioridades ahora son otras: hospitales, ambulancias, centros de salud… “No es solo que te caigas y tengas tú un problemas, es que generas otros problemas”, advierte el zaragozano Chema Arguedas, entrenador, divulgador y experto en ciclismo. “Yo lo primero que hice fue poner la bici en el rodillo. Salir en estas circunstancias es incívico e insolidario. Solo con el hecho de salir cualquier coche de la gente que puede usarlo para ir a trabajar te puede accidentar. O cualquier animal que se cruce”, indica.

Todas estas medidas y recomendaciones son aplicables también al ciclismo de montaña: los caminos rurales forman parte de la vía pública aunque no se asfalto y cemento en sus entornos.

En caso de incumplimiento de estas prohibiciones, la policía y otras fuerzas de seguridad  de diferentes ámbitos están autorizadas por el estado de alarma para multar. Las infracciones muy graves se sancionarán con multa de 30.001 a 600.000 euros. Las infracciones graves se sancionarán con multa de 1.501 a 30.000 euros. Y las infracciones leves se sancionarán con multa de hasta 1.500 euros. En diferentes puntos de España, ya se ha comenzado a multar a ciclistas y atletas. 

Etiquetas
Comentarios