Despliega el menú
Deportes

Ezequiel Gurría defiende su cinturón más valioso

El boxeador zaragozano defiende el título de campeón de España superwélter que conquistó el pasado 14 de diciembre en el pabellón Siglo XXI de la capital. El navarro David ‘Infierno’ Soria es el aspirante a arrebatarle el cinturón el próximo 29 de febrero.

El 14 de diciembre de 2019, el zaragozano Ezequiel Gurría hizo realidad el sueño que más deseaba como boxeador profesional: coronarse campeón de España en la división superwélter. Al calor del hogar, con más de 1.500 aficionados en las gradas del pabellón Siglo XXI de la capital, Ezequiel levantaba el cinturón más valioso que exhibe en su palmarés. Un trofeo mayúsculo que, dos meses después, va a defender "con honor y un gran orgullo". Será el 29 de febrero en el Navarra Arena de Pamplona y al otro lado del cuadrilátero tendrá al aspirante local, David ‘Infierno’ Soria. "Vamos preparados física y psicológicamente para enfrentarnos a un ambiente hostil. Pero quiero mi segundo cinturón y voy a por ello", afirma el púgil.

Todo ha pasado "muy rápido" desde aquel 14 de diciembre, cuando Ezequiel Gurría, de 26 años, regaló a Zaragoza otro campeón nacional de boxeo al derrotar a los puntos al asturiano Jony Viña (98-91) tras los diez asaltos programados. "Recuerdo que fue un día inolvidable, tal y como me lo había imaginado durante mucho tiempo. Toda la jornada la viví con mucha emoción porque ahí estaban mi familia, el cuerpo técnico, los amigos y el público que no dejó de animarme en todo momento", evoca el aragonés, criado en el gimnasio Dojo Zaragoza del popular barrio de Las Fuentes y tutelado por Sergio Lavandera.

Considerado uno de los jóvenes púgiles emergentes y con más proyección a nivel nacional dentro de su categoría, Ezequiel ha ido puliendo un boxeo "de muchos recursos, tanto en distancia corta como en larga", recalca. El campeón visualizó esa pelea con antelación. "Fui a ver el Siglo XXI unos días antes de la velada. Estaba preparado para cumplir los diez asaltos e impuse mi ritmo de combate", relata. En el tercer asalto pudo cerrar el duelo ya que Jony Viña recibió un potente derechazo en el rostro que le llevó a besar la lona, pero volvió a levantarse para plantar batalla. "Fue duro, aguantó bien. Pero, al final, toda la preparación quedó reflejada en el resultado: la victoria", completa Ezequiel, al que una lesión de rodilla, con 15 años, "me cambió la vida y me acercó al boxeo".

"Soy de los pocos que viven de este deporte; doy clases y entreno varias veces al día", recalca el joven púgil, que se prepara en el Gimnasio Serpabox (Agrupación El Nido, nave 20) en el polígono Cogullada. En este escenario ha realizado este jueves su último entrenamiento con sparring, siendo el elegido el barcelonés Alejandro Moya, actual campeón de España de peso superligero. "Creo que el trabajo ya está hecho; en el primer pesaje obligatorio (celebrado el pasado 14 de febrero) estuvimos por debajo de lo establecido (74 kilos cuando el límite estaba en 74,742 kg). Ahora solo queda que llegue el día y mantener la concentración. Estoy seguro de que vamos a revalidar el título y, por qué no, volver a hacer la defensa en Zaragoza", destaca Ezequiel, que ha nutrido su currículum con 46 combates amateur, cuatro campeonatos de España y varias concentraciones con el equipo olímpico nacional, antes de iniciar su victoriosa racha profesional con 13 triunfos (3KO) y cero derrotas.

Gurría: "Estoy seguro de que vamos a revalidar el título y, por qué no, volver a hacer la defensa en Zaragoza"
Cartel promocional del Campeonato de España superwélter
Cartel promocional del Campeonato de España superwélter
MGZ Promotions

La empresa MGZ se hizo con los derechos para organizar el Campeonato de España de superwélter en la subasta celebrada el 17 de enero en las oficinas de la Federación Española de Boxeo en la Calle Ferraz de Madrid. "Pujamos, pero ellos pusieron más dinero. Toca ir para allá. David Soria es un chico que no ha perdido como profesional (8 combates, 2KO) y tampoco ha abordado una pelea a diez asaltos. Es un boxeador fuerte, que va a la distancia corta, y que intentará no alargar el combate. Pero yo soy más habilidoso y pondré a prueba todas mis armas", explica Ezequiel, que cuenta con el apoyo, además de su entrenador Sergio Lavandera, de su hermano Jesús en labores técnicas y del preparados físico Isaac López.

"El objetivo es claro: ganar. Un resultado que me llevará al ‘top 30’ de las listas europeas de la categoría. Luego vendrá de nuevo la defensa, para poder confirmarme como un campeón. Luego podemos optar a Internacionales o Unión Europea. Pero mi meta a medio plazo es el trono europeo absoluto. Y por esto voy a seguir trabajando", concluye Ezequiel Gurría.

Etiquetas
Comentarios