Despliega el menú
Deportes

voleibol

Pablo Martínez, premio internacional para un doble campeón con el CV Teruel

El joven central, ganador de la Supercopa y la Copa del Rey y que este jueves cumple 18 años, festeja su convocatoria para la preselección española sub-20 para preparar el Europeo de la categoría.

Pablo Martínez García (en el centro, 13), celebra el pasado domingo en Palma la Copa del Rey conquistada por el CV Teruel
Pablo Martínez García (en el centro, 13), celebra el pasado domingo en Palma la Copa del Rey conquistada por el CV Teruel
Cati Cladera/EFE

Pablo Martínez García nunca olvidará su 18 cumpleaños. El jugador del Club Voleibol Teruel celebra la mayoría de edad este jueves, 13 de febrero; pero el festejo lo adelantó al pasado domingo con el equipo de sus amores, cuando subió a lo más alto del podio para levantar la Copa del Rey. Un enorme premio para un enorme deportista (casi dos metros de altura emergen en la red), que presume también en su palmarés de otro galardón, la Supercopa. Un doble éxito que se redondea con otra noticia que llena de orgullo a la familia del voleibol turolense y aragonés: su convocatoria para la preselección española sub-20. Pablo participa hasta el domingo 16 en una concentración en Palencia, junto con otros seis jugadores, que forma parte de la preparación para el torneo de clasificación para la cita continental de la categoría.

"Estoy en una nube. Siempre aspiras a conseguir lo máximo en el deporte que practicas; lo que estoy viviendo, y disfrutando, esta temporada es algo maravilloso. Y la internacionalidad es la guinda", reconoce Pablo. El chaval es el ídolo del Club Deportivo Las Viñas, un referente en la vida deportiva de la Ciudad del Amor, que nació hace 35 años al calor del colegio Las Viñas y que estrechó lazos con el instituto Ibáñez Martín para dibujar las líneas maestras del CV Teruel. "La gente te conoce y esto es bonito", apunta entre risas. Desde pequeño se familiarizó con un deporte que ha sido capaz de revolucionar una capital, una Comunidad y un país, que ha elevado su nombre al Olimpo de la competición internacional, la Champions League.

"Siempre he mirado al voleibol con especial cariño, creciendo desde la pista, trabajando para poder llegar lejos"

"Con seis años empecé a jugar. Toda mi familia es amante del voleibol, mis amigos, siempre he mirado al voleibol con especial cariño, creciendo desde la pista, trabajando para poder llegar lejos. Y es un orgullo haber alcanzado la élite y vivir esta fase competitiva", destaca Pablo, referente del equipo juvenil del CD Teruel. 

Su formación le llevó a ocupar el rol de central: sus cualidades físicas (195 centímetros de talla) prometen una buena ración de puntos, convirtiéndose en uno de los máximos realizadores de la escuadra juvenil y atrayendo la atención del entrenador Miguel Rivera, quien no dudó en abrirle la puerta de la primera plantilla junto a su compañero y gran amigo Javier Igual, ambos campeones de Aragón sub-21 de voley playa (entre otros premios) y que “disfrutan” juntos de la máxima categoría.

Pablo Martínez, en la Concentración Permanente de Palencia con la selección sub-20
Pablo Martínez, en la Concentración Permanente de Palencia con la selección sub-20
HA

Su debut no se hizo esperar, y en la tercera jornada de la Superliga, contra el Arenal Emevé de Lugo, Pablo Martínez saltó a la pista de Los Planos. "Fue especial, aunque el momento más increíble fue contra el Almoradí (séptimo partido de la liga), cuando sumé mi primer punto. Me la puso César (Martín, el colocador) y le di evitando el bloqueo contrario. Estaba mi familia y amigos, se oían los aplausos… Espectacular", evoca. Después llegaron los dos puntos en el choque contra Melilla y otro más en el duelo frente al Textil Santanderina.

El pasado fin de semana viajó con la plantilla a Palma de Mallorca, a la fiesta de la Copa del Rey. “El viernes (día 7) estuvimos viendo los cuartos de final para saber quién era nuestro rival. En semifinales (contra L,Illa Grau) hice nervios y en la final frente a Almería fue increíble. Todos los que estábamos en el banquillo empujábamos a nuestros compañeros, tratábamos de ayudar con nuestros gritos. Cuando ganamos fue una explosión de felicidad. Formar parte del Club Voleibol Teruel es lo máximo y es un orgullo para todos los turolenses que tengamos un club y una afición tan enormes", afirma Pablo Martínez.

"Formar parte del CV Teruel es lo máximo y es un orgullo para todos los turolenses que tengamos un club y una afición tan enormes"

Ahora saborea la segunda medalla de oro que luce en su cuello en Palencia, punto de encuentro de la Concentración Permanente, fábrica de promesas del voleibol nacional, siguiendo los pasos de otro turolense ilustre, el colocador Jesús Ariño. "Es un honor que otro aragonés pueda vestir de rojo con la selección", añade. Pablo se prepara para hacer suya la camiseta. "Yo soy central pero con el equipo nacional me estoy trabajando en la recepción. Lo voy a dar todo porque me gustaría estar en la lista definitiva de 14 jugadores. Sé que es difícil porque en Palencia hay mucha calidad, pero daré lo máximo", concluye el '13' del CV Teruel.

Etiquetas
Comentarios