Despliega el menú
Deportes

Red Bull le echa morro para derrotar a Mercedes

Verstappen y Albon llevarán un RB16 muy similar a su predecesor, con una parte delantera con la que quieren dar la campanada.

El RB16, el nuevo de la escuadra austríaca de Red Bull.
El RB16, el nuevo de la escuadra austríaca de Red Bull.
Twitter

Ocurrió con el Haas y con el Ferrari, y volvió a verse este miércoles con el Red Bull. La estabilidad reglamentaria en este 2020 obligará a los aficionados más avezados a fijarse bien en los detalles si quieren ver diferencias con respecto a los monoplazas del año anterior. El RB16, el nuevo de la escuadra austríaca de las bebidas energéticas, es prácticamente igual que el RB15: lo que ya funciona, para qué tocarlo.

El mejor (o uno de los mejores) chasis de la parrilla de 2019 es casi idéntico al de 2020, al menos en las primeras imágenes de estudio que mostraron públicamente. Como siempre, habrá notables cambios entre este coche y el que se verá la próxima semana en los test, así como en el GP de Australia con el que arrancará la temporada. Esta vez ni siquiera han apostado por la decoración de camuflaje que había sido su seña de identidad en las últimas pretemporadas.

Laterales muy trabajados, alerones afinados, 'badgeboards' estrechos y trasera muy fina para encajar al máximo la unidad de potencia Honda. Sin embargo, no hay año en el que Red Bull no saque la varita mágica y para este 2020 han apostado por un detalle que ha sorprendido a propios y extraños. Son dos hendiduras longitudinales en la punta del morro, de no más de cinco centímetros, con las que conseguirán reconducir el flujo de aire al interior del monoplaza. Conseguir carga aerodinámica en estos fórmula 1 es el gran objetivo de todos los ingenieros, si bien queda por ver si esta solución se mantendrá o la eliminarán para apostar por un diseño más convencional.

En cualquier caso, la evolución mostrada en 2019 ha generado muchas esperanzas entre los aficionados del equipo. Tanto Max Verstappen como Alex Albon acabaron en ascenso la campaña pasada, por lo que las pocas novedades, pero muy afinadas, del RB16, son dignas de mención y atención en el resto de boxes.

Red Bull parte como la gran alternativa a Mercedes y Ferrari. En la pasada temporada se presentaron como los enemigos de los coches de Maranello, toda vez que los alemanes estuvieron hasta la recta final del año en otro nivel. Si en un buen chasis y un buen motor -Honda ya ha despejado los fantasmas de su etapa con McLaren- se monta un piloto fuera de toda duda como Max Verstappen, sus rivales deberán temerle.

Las desconexiones de Verstappen

No es casual que la escuadra de las bebidas energéticas eligiera al neerlandés para poner en pista primero el RB16. Silverstone fue el lugar elegido para un día de filmación en el que Red Bull aprovechó no sólo para grabar los spots promocionales y hacer las fotos pertinentes con las que publicitarse, sino también para comprobar que el coche funciona y que está todo correcto.

Sobre los hombros de Verstappen y, en menor medida, de Albon, está la presión de acabar con seis años de sequía de títulos. El reto es mayúsculo. Ferrari ha inyectado más dinero que nunca a su nuevo SF1000, mientras que la estabilidad en la normativa beneficia a un equipo Mercedes que ya tenía en sus manos el mejor coche, de largo, de la parrilla. Eso no significa que los austríacos no puedan dar la campanada. El objetivo de Verstappen y Albon es, al menos, estar en la pelea por los cinco primeros puestos de la parrilla constantemente.

En este sentido, se medirá también la madurez de Verstappen, a quien se le perdonarán cada vez menos sus desconexiones mentales, y de un Albon sobre el que hay puestas muchas esperanzas de futuro, en la que será su primera temporada completa con Red Bull tras empezar el año pasado con Toro Rosso (renombrado Alpha Tauri para este 2020). 'Mad Max' debe demostrar que ya no es el alocado casi adolescente que irrumpió en el paddock como una fuerza de la naturaleza muy pocas veces vista antes, y que está en condiciones de ponerle las cosas difíciles al hexacampeón Lewis Hamilton, a su exmentor Sebastian Vettel y a su archirrival Charles Leclerc, con el que ya se las tuvo de todos los colores el año pasado y con el que, por el bien del espectáculo, repetirá duelos en este 2020.

Etiquetas
Comentarios