Despliega el menú
Deportes

motociclismo

Jorge Lorenzo vuelve a MotoGP como piloto de pruebas de Yamaha

El próximo 7 de febrero volverán a rodar las 'motoGP'.

Caída de Jorge Lorenzo en Motorland.
Jorge Lorenzo, en una imagen de archivo.
Francisco Jiménez

El próximo 7 de febrero volverán a rodar las 'motoGP'. Serán en el primer entrenamiento oficial (en un total de tres jornadas) de 2020, un curso que en lo deportivo volverá a ser un todos contra Marc Márquez, piloto que sigue con la rehabilitación de su hombro operado el pasado noviembre, un proceso más lento de lo esperado, aunque el miércoles ya pudo probarse con una moto, lo que despeja las pocas dudas que pudiese haber sobre su participación en el test que se disputa en Sepang (Malasia).

Aunque fuera de lo que ocurra en pista lo más interesante de 2020 tenía que venir del mercado de fichajes, una vez que todos los pilotos top de la categoría terminan sus contratos. 'Tenía que venir', pero ya ha llegado, porque Yamaha ha decidido poner toda la carne en el asador muy pronto, con cuatro anuncios en apenas tres días. El martes, la marca japonesa lanzó un comunicado para informar que Maverick Viñales, pretendido por Ducati, renovaba su contrato para 2021 y 2022. El miércoles fue el turno del anuncio del ascenso de Fabio Quartararo, la revelación de 2019 y también en el punto de mira de Ducati, del equipo satélite patrocinado por Petronas al oficial, como compañero de Viñales, también para ese ciclo 2021-2022. Pocos minutos después llegó la clarificación de la situación de Valentino Rossi, que es el que perdería la montura oficial a partir del año que viene.

El astro italiano está inmerso en una decisión clave en su carrera, la de seguir o la de retirarse. Su ambición confesa es la de competir en 2021, aunque esto tendrá que pasarlo por el tamiz de la realidad. Será su competitividad en las primeras carreras del año la que le hagan decantarse por una alternativa o por otra. Si decide continuar tiene la oferta de Yamaha de ocupar el lugar de Quartararo en el equipo satélite con material oficial y soporte de la fábrica en forma de ingenieros. Y mientras esta parte del futuro de la casa nipona en MotoGP se decide, este jueves cerraron su semana de anuncios con uno vinculado al presente más inmediato. Jorge Lorenzo será su piloto de pruebas en este 2020, un trabajo que para el mallorquín comenzará el domingo en Sepang, en la previa al entrenamiento oficial, en tres días destinados para los probadores de las fábricas, y abierto a novatos (Álex Márquez), y a todos los pilotos de KTM (Pol Espargaró, Brad Binder, Miguel Oliveira e Iker Lecuona) y de Aprilia (Aleix Espargaró, este sin su todavía compañero, Andrea Iannone, pendiente de que se resuelva su suspensión por dopaje).

"Se adapta mucho a mí"

Lorenzo ya había dicho a finales de 2019, después de retirarse, que su idea era seguir vinculado al paddock del Mundial de motociclismo, y que de una manera u otra estaría. Que Yamaha aún no contase con un piloto de pruebas, una vez que habían decidido reforzar esta estructura de pruebas para 2020, levantó unas especulaciones que se han confirmado. "Siempre planeé seguir implicado en MotoGP y volver al paddock, y creo que es un papel que se adapta mucho a mí", afirmó a través de sus redes sociales sobre su nuevo rol, esto en un piloto que siempre se ha puesto como ejemplo de perfección a la hora de sacar el máximo rendimiento a la M1, moto con la que ganó sus tres títulos en la clase reina.

"Estoy muy motivado para empezar a trabajar y ansioso por empezar a pilotar. Quiero dar lo mejor de mí para el futuro de Yamaha y espero que mi experiencia pilotando pueda ser útil para los ingenieros de Yamaha y para que los pilotos traigan de vuelta el título a Yamaha", añadió el balear. Lorenzo trabajará con Silvano Galbusera, el técnico de estos últimos años de Rossi, en principio sólo pensando en probar, algo confirmado por la fábrica que, aun así, deja abierta la posibilidad de que dispute algún gran premio como piloto invitado si esta experiencia le devuelve las ganas por competir. En cualquier caso, el mallorquín es la guinda de un proyecto muy serio de Yamaha, que está poniendo todas las herramientas para tratar de frenar al aparentemente imbatible Marc Márquez.

Etiquetas
Comentarios