Despliega el menú
Deportes

nieve

Nuria Castán, de Cerler a la cima mundial del freeride

La rider del club All Radical Mountain de Benasque, de 22 años, hace historia al convertirse en la primera española en entrar al Freeride World Tour (FWT), la competición más importante del mundo de esta disciplina. La primera prueba del circuito se celebra del 18 al 25 de enero en Nakuba Valley, en los Alpes japoneses.

La ridel del Esquí Club Cerler-Aneto Nuria Castán Baró
La ridel del del All Radical Mountain de Benasque Nuria Castán Baró
Facebook

La historia deportiva de Nuria Castán Baró ( Almoster, Tarragona) empieza a escribirse en Cerler. De pequeña le gustaba la playa, pero en invierno agarraba la tabla y se deslizaba por el manto blanco de la estación invernal aragonesa, sorteando los cajones del snowpark con atrevidos saltos, que ahora ejecuta en la montaña y formando parte de la élite mundial de una disciplina, el freeride, en la que ha hecho historia. Nuria Castán debuta este sábado, 18 de enero, en Japón en el exclusivo Freeride World Tour (FWT), competición que reúne a las mejores seis riders del circuito, siendo ella la primera española que alcanza este techo. Y con solo 22 años.

"Llevo siete años en el freeride y, al principio, lo veía como un sueño inalcanzable. Pero ya se ha hecho realidad; formar parte de esta familia es un sentimiento inexplicable, increíble. Sabía que era difícil, pero con mucho trabajo lo hemos logrado", señala Nuria Castán desde Nakuba Valley, en los Alpes japoneses, meca de la nieve polvo y escenario que cuenta con multitud de posibilidades de descenso.

La rider del equipo internacional HEAD Snowboards puede presumir de un palmarés prodigioso en una disciplina apasionante. El freeride es una forma de esquí y snowboard que engloba todos los estilos, pero en esencia se trata de una modalidad en terreno natural de montaña libre, fuera de pistas. En la competición, para sacar una puntuación final, los jueces tienen que prestar atención a cinco criterios: dificultad de la línea escogida, fluidez, control, saltos (mayor valor tendrán el tamaño, número de saltos en la línea, si son enlazados -dobles, triples- y cómo se planchan), trucos y técnica. 

Un currículum que empezó a tomar forma en el Pirineo aragonés, en el centro del valle de Benasque. Con 10 años llegó a la Escuela Española de Snowboard, donde Albert Carbonell le inició en la técnica de esta disciplina. Su curiosidad por el freestyle le llevó, por consejo de Albert, al Esquí Club Cerler-Aneto, donde se estaba creando una sección de snowboard dirigida por Arturo Rodríguez. "Me gusta ser polivalente, tener habilidades en todas las modalidades, pero el desarrollo deportivo empezó en el freestyle. Aunque ahora estoy en la montaña, no dejo este ámbito. Soy snowboarder, pero estoy especializada en el freeride", explica Nuria. A partir de entonces, el ascenso fue meteórico.

"Me gusta ser polivalente, tener habilidades en todas las modalidades, pero el desarrollo deportivo empezó en el freestyle"

Afincada actualmente en Benasque, donde estudia y trabaja, se puso en manos de Narcís Vila, su entrenador con el que ha viajado a Japón y con el que ha crecido deportivamente desde hace tres años. Ambos son la referencia del club All Radical Mountain, de la localidad altoaragonesa. Comenzó en el Freeride World Qualifier (FWQ) en 2016 procedente de la competición Júnior (FJT), donde consiguió siete podios en tres temporadas incluidos un subcampeonato del mundo (2014, Big Sky en Estados Unidos) y una tercera posición en otro World Championship (2013, Snowbird en USA). En 2017 concluyó séptima en el FWQ y un año más tarde ya subió al tercer cajón del podio. "Con 14 años me propusieron cambiar al freeride. Soy una chica curiosa y me lancé. Tuve buenos resultados. Mis padres fueron los que me ayudaron, se convirtieron en mis máximos patrocinadores y aún siguen siéndolo", relata Nuria.

Nuria Castán, en acción
Nuria Castán, en acción
www.bewolfish.com

Hay que estar hecha de una pasta especial para lanzarse por la montaña, con nieve en polvo, pendientes de vértigo, obstáculos que aparecen de sorpresa… Nuria Castán se ha preparado durante siete años para convertirse en una profesional de la disciplina. "Hay muchos factores que hay que tener en cuenta: el físico, el psicológico y el natural. Hay que respetar la montaña y saber que puede haber consecuencias negativas. He tenido de aprender a conocer la montaña, los aludes, el estado de la nieve, porque no solo depende de ti sino del entorno al que te expones", explica la rider, embajadora global de WearColour.

"He tenido de aprender a conocer la montaña, los aludes, el estado de la nieve, porque no solo depende de ti sino del entorno al que te expones"

El año pasado, Castán concluyó el curso en la segunda posición del certamen mundial de freeride de calificación, manteniendo las opciones de clasificarse para el torneo élite hasta la última prueba. Lo que no sabía la rider (que también cuenta con la ayuda en su carrera de Aramon Cerler, Head y Mammut) era que la campaña 2020 le tenía preparada una sorpresa. En Nueva Zelanda estrenó la temporada con el liderazgo del ranquin al imponerse en las tres competiciones del FWQ, en sus diferentes categorías disputadas: Remarkables (de 4*), Mount Olympus (2*) y Remarkables (2*). Un triple éxito que vino acompañado de una 'wild card' para competir en el Freeride World Tour 2020.

"Siempre me gusta mejorar y soy muy exigente. Voy tejiendo objetivos a corto plazo, pero quiero ir a más, seguir progresando y aprender cada día más. Ahora deseo disfrutar de este momento. Mi objetivo para este año es mantenerme en la élite. Sé que es difícil un podio. Ya para el próximo curso, buscaremos resultados más serios y ejecutar ejercicios que se han hecho antes, como un ‘backflip’ (voltereta hacia atrás) en competición, que en chicas nunca se ha visto. Este es un reto que me gustaría cumplir", concluye Nuria Castán.

La rider debuta en Japón en su primera carrera del Freeride World Tour, competición más importante del mundo de freeride. La española, de 22 años, es la más joven de la competición, donde sólo compiten las seis mejores snowboarders del mundo.
www.bewolfish.com

Hakuba (Japón) es la primera prueba de cuatro que se celebrarán en la temporada FWT 2020. La organización ha previsto una ventana metereológica entre el 18 y el 25 de enero, para realizar la competición, donde Castán -la más joven del circuito- se enfrentará a a rusa Anna Orlova (29 años), la estadounidense Erika Vikander (29), la francesa Marion Haerty (28), la neozelandesa Michaela Davis-Meehan (28 años) y la canadiense Michelle Locke (41).

La segunda cita del calendario será en Kicking Horse, Canadá (6 al 12 de febrero); después recalará el torneo en la estación andorrana de Ordino Arcalís (28 de febrero al 3 de marzo); la cuarta parada será del 7 al 13 de marzo en Fieberbunn, Austria; y el broche en Verbier (Suiza, del 18 de marzo al 5 de abril). De las seis participantes sólo podrán disputar la final las cuatro mejores riders del ranquin una vez celebradas las cuatro primeras pruebas. Una plaza por la que peleará Nuria Castán.

Etiquetas
Comentarios