Despliega el menú
Deportes

ciclismo

Eduardo Santas, pedaladas de campeón y superación

El turiasonense encontró en el ciclismo un medio "para olvidarme de mi discapacidad". Con 29 títulos nacionales -los dos últimos logrados el pasado fin de semana en Galapagar-, prepara en Portugal con la selección su séptimo Mundial de velocidad en pista, con la vista puesta en los Juegos de Tokio.

El paralímpico turiasonense, Eduardo Santas
El paralímpico turiasonense, Eduardo Santas
RFEC

Para Eduardo Santas Asensio era imposible no enamorarse de la bicicleta formando parte de una familia de apasionados de las dos ruedas: su abuelo Jesús, que corrió con ilustres en los años 50; su padre, Fernando, con cientos de miles de kilómetros en las piernas; su hermano, Fernando, quien protagonizó pruebas amateur y ayudó al pequeño Eduardo a seguir con la tradición. Un entusiasmo que no se frenó cuando, con cuatro años, Edu sufrió una parálisis cerebral por una varicela, que le dejó como secuela una hemiplejia del lado derecho del cuerpo. "El ciclismo ha sido un medio para rehabilitarme y para olvidarme de mi discapacidad. Deportivamente, me lo ha dado todo, y me ha aportado unos valores como persona increíbles", afirma el ciclista de Tarazona, de 30 años, que el pasado fin de semana recogió un doble trofeo que embellece un fabuloso palmares: dos medallas de oro, en el Campeonato de España de ciclismo adaptado en pista, categoría C3, celebrado en el Velódromo de Galapagar (Madrid).

Y son 29 títulos nacionales -en las especialidades de pista y carretera- que suma en su currículum Eduardo Santas; y doce medallas en Mundiales, e incontables podios en Europeos y Copas de Europa y del Mundo…, desde que hace más de una década enfocara su trayectoria deportiva a la competición paralímpica. Pedaladas de campeón y de superación que le llevaron a cumplir el sueño de todo deportistas: debutar en unos Juegos, Río 2016, y redondear el estreno con una medalla (bronce en velocidad por equipos).

"Parece que fue ayer cuando empecé. Han sido unos años muy buenos, de crecimiento: he ido poco a poco, escalando y subiendo de nivel. Madurando física y psicológicamente. Con una mayor experiencia para afrontar las carreras", explica el internacional, que en Galapagar revalidó los oros en las pruebas de persecución individual y kilómetro, con récord personal en esta pista.

"El ciclismo ha sido un medio para rehabilitarme y para olvidarme de mi discapacidad"

Eduardo sonríe y se siente "feliz". Atrás han quedado los momentos “duros” en los que siempre ha estado arropado por su familia, su particular 'Team Santas'. Su padre le subió a una bici, le ayudó a mantener el equilibrio y a seguir el camino de la perseverancia y el trabajo, "cualidades que llevo muy marcadas". En su Tarazona natal pasó por todas las categorías (alevín, infantil, cadete y júnior) enrolado en el Asesoría Santas, la escuadra que patrocinaba su progenitor. Hasta que sus cualidades técnicas y su ambición deportiva le hicieron enfocar la bici a las pruebas adaptadas con la mayoría de edad (su primer oro fue en la contrarreloj del Campeonato de Euskadi en 2011, categoría MC4) y a devorar kilómetros para poder lucir de rojo, el color de la selección.

A la izquierda (arriba y abajo), Santas con la medalla de oro conquistada en la prueba de kilómetro en Galapagar (Madrid) a la que se uniría el oro en persecución individual; a la derecha, con la camiseta de su club, el Fundación Euskadi
A la izquierda (arriba y abajo), Santas con la medalla de oro conquistada en la prueba de kilómetro en Galapagar (Madrid) a la que se uniría el oro en persecución individual; a la derecha, con la camiseta de su club, el Fundación Euskadi
RFEC/F. Santas

"Mi primera competición con España fue una prueba de la Copa de Mundo en 2013 (en Maniego, Italia). No hice medalla (quinto en la contrarreloj), pero la ilusión de verme por primera vez con el maillot del equipo nacional es algo que llevo muy grabado en el corazón”, evoca. Después de esta cita, la película se acelera: el turiasonense acumula ocho campeonatos del Mundo -dos en ruta y seis en pista- con doce metales, cinco podios en la Copa del Mundo, 18 trofeos en citas de la Copa de Europa en las casi 200 pruebas que lleva en sus piernas y el galardón de más brilla: el bronce en los Juegos Paralímpicos de Río.

El paralímpico turiasonense, Eduardo Santas
*

Palmarés

El turiasonense Eduardo Santas exhibe en su palmarés 29 títulos de campeón de España, ocho Mundiales -dos en ruta y seis en pista- con doce metales, cinco podios en la Copa del Mundo, 18 trofeos en citas de la Copa de Europa -entre lo más destacado- en las casi 200 pruebas que lleva en sus piernas, y el galardón de más brilla: el bronce en los Juegos Paralímpicos de Río. Además ha sido galardonado con Placa de Bronce de la Real Orden al Mérito Deportivo en 2016.

Pero Eduardo Santas quiere más. "Desde que disputé mi primer Mundial en pista en 2014, en Aguascalientes (México, oro por equipos), persigo el cajón más alto del podio. Ser campeón del mundo individual se me resiste y esa espina quiero sacármela", contesta, rotundo, el aragonés. Ni en Apeldoorn en 2015 (plata velocidad equipos y bronce scratch), ni en Montichiari en 2016 (bronce kilómetro individual y velocidad equipos), ni en Los Ángeles al año siguiente (scratch y velocidad equipos), ni en el recordado Río de Janeiro en 2018 (bronce equipos), ni en Apeldoorn 2019 (plata persecución y kilómetro individual) ha conseguido escalar al puesto más preciado.

"Ser campeón del mundo individual se me resiste y esa espina quiero sacármela"

Ahora Eduardo mira a Milton, Canadá, escenario del próximo Mundial de velocidad, del 30 de enero al 2 de febrero, el séptimo consecutivo que correrá y donde aspira a coronarse como el mejor. El turiasonense se encuentra concentrado en la localidad portuguesa de Anadia, con el resto de la selección, para realizar los últimos entrenamientos previos a la trascendental cita de 2020. En el horizonte asoma Tokio, unos Juegos donde no faltarán los miembros del 'Team Santas': Fernando padre, Fernando hijo y su mujer, María Royo, y su madre Mercedes, "que trabaja en la sombra cuidándome en Tarazona". Los hinchas fieles en todos los campeonatos. 

El gran equipo humano que lleva a Eduardo Santas a cada victoria: con su madre Mercedes y su hermano Fernando en el Nacional de Galapaga
El gran equipo humano que lleva a Eduardo Santas a cada victoria: con su madre Mercedes y su hermano Fernando en el Nacional de Galapaga
Facebook Eduardo Santas

Y también orgullosos de su campeón Daniel Pérez, su fisio y psicólogo; Jorge de Vicente, su compañero de entrenamientos desde hace un año; Jesús García Pallarés, el técnico que "me ha permitido dar un salto de calidad y mantenerme en lo más alto"; y el profesional Mikel Landa (Bahrain McLaren), presidente de la Fundación Euskadi, quien no dudó en ficharlo el año pasado para su equipo sub-23, contrato que ha renovado en 2020.

"Superación y sacrificio" para romper barreras y hacer historia, al convertirse en el primer deportista paralímpico en competir en un Nacional absoluto de ciclismo en pista (Mallorca, 2017). Una experiencia que ha repetido. "Yo me preparo como un profesional. Los ciclistas con discapacidad tenemos la misma dedicación que cualquier otro ciclista de élite", reivindica Santas, que corre con licencia navarra y al que arropan la Fundación Euskadi, la Fundación Miguel Indurain, la firma de zapatillas Luck… y su propia familia. "El Comité Paralímpico te da una beca; pero, al final, todo es insuficiente, porque el material paralímpico es muy caro y cuando no se cubre sale de nuestro bolsillo. No estaría mal un poco más de atención hacia nosotros", concluye Eduardo Santas.

Etiquetas
Comentarios