Despliega el menú
Deportes

polideportivo

Sueños olímpicos en camino a Tokio

Los deportes de contacto, el piragüismo, la vela, Orlando Ortega, Rafa Nadal, Carolina Marín, Lydia Valentín y las disciplinas por equipos, las grandes bazas del deporte español a meses de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Carolina Marín, una de las españolas que ha logrado medalla de oro en Río 2016.
Carolina Marín, medalla de oro en Río 2016.
Afp

Los deportes de contacto, el piragüismo, la vela, Orlando Ortega, Rafa Nadal, Carolina Marín, Lydia Valentín y las disciplinas por equipos, las grandes bazas del deporte español a meses de los Juegos.

Atletismo

Orlando Ortega parte como la gran baza del atletismo español en los Juegos Olímpicos de Tokio, pues llegará a la cita olímpica después de un 2019 en el que conquistó el bronce en los Mundiales de Doha en 110 vallas, una presea no exenta de polémica, pues le fue concedida después de que el jamaicano Omar McLeod invadiese su calle y provocase su caída cuando parecía encarrilada la medalla de plata. Más allá del vallista de origen cubano, la marcha, un tradicional reducto del atletismo español, también podría deparar alegrías en 2020, con Diego García y Álvaro Martín en los 20 kilómetros masculinos y María Pérez, campeona de Europa en 2018 en Berlín y octava en Doha, en la misma distancia. Ana Peleteiro, sexta en Doha y bronce europeo al aire libre, además de bronce mundial y oro europeo en pista cubierta en los dos últimos años, también mira a Tokio con la máxima ambición.

Bádminton

Carolina Marín vivió en 2019 el año más duro de su exitosa carrera. Una grave lesión en la rodilla derecha mantuvo a la onubense alejada de las pistas durante siete meses y le impidió defender su título mundial en agosto en Basilea, pero tras su reaparición en el mes de septiembre, ha conseguido cerrar el año entre las diez mejores del mundo, con su triunfo en el Internacional de Italia de Milán. Competitiva por naturaleza, las fechas navideñas de la andaluza han transcurrido entre entrenamiento y entrenamiento en el Centro de Alto Rendimiento de Sierra Nevada, con el objetivo de revalidar el oro olímpico de Río entre ceja y ceja.

Baloncesto

Otro valor seguro del deporte español. Después de un 2019 absolutamente mágico, con el segundo Mundial de la historia de la selección española masculina y el cuarto Eurobasket de la femenina, queda de sobra demostrado que España es la segunda potencia mundial en el deporte de la canasta, sólo superada por Estados Unidos. Los pupilos de Sergio Scariolo se ganaron el billete directo para Tokio con el oro mundial conquistado en China mientras que las jugadoras dirigidas por Lucas Mondelo deberán asegurar su presencia en los Juegos en un preolímpico que se disputará en la ciudad china de Foshan y en el que se medirán a China, Gran Bretaña y Corea del Sur, con muchas posibilidades de éxito toda vez que se reparten hasta tres plazas olímpicas para cuatro equipos.

Balonmano

Hispanos y Guerreras son asiduos a las medallas en las grandes citas internacionales, pero aún tendrán que ganarse la clasificación para Tokio. Los chicos en el Europeo de Austria, Noruega y Suecia, que se disputa del 9 al 26 de enero y otorga plaza olímpica al campeón, o en segunda instancia en los torneos preolímpicos del mes de abril; y las chicas, recientemente proclamadas subcampeonas del mundo, en un preolímpico que se disputará en la localidad valenciana de Llíria con Suecia, Argentina y Senegal como rivales.

Ciclismo

El incombustible Alejandro Valverde no vislumbra el final de su carrera. Después de alcanzar el deseado oro mundial en 2018 y exhibir durante todo el año pasado un maillot arcoíris labrado a pulso, el murciano centrará la temporada 2020 con el objetivo de un inicio de competición suave que le permita llegar al 100% a los Juegos de Tokio y encarar con garantías la Vuelta a España y el Mundial de Aigle y Martigny (Suiza) de septiembre.

Fútbol

La selección española sub-23 dirigida por Luis de la Fuente tratará de borrar el mal sabor de boca que acompaña al balompié español en las últimas citas olímpicas. Ausente en Atenas 2004, Pekín 2008 y Río 2016, España no pasó de la primera fase en Londres 2012 con un equipo plagado de futbolistas consolidados ya en la élite en aquel momento. Ahora, y como vigente campeona de Europa en categoría sub-21, España sueña ya con la cuarta presea olímpica de su historia, tras el oro de Barcelona 1992 y las platas de Amberes 1920 y Sídney 2000.

Halterofilia

Lydia Valentín tiene medallas olímpicas de todos los colores. Plata en Pekín 2008, oro en Londres 2012 y bronce en Río 2016, guarda un regusto agridulce de semejante palmarés, pues tuvo que esperar diez y siete años para recibir las dos primeras preseas, después de que sólo el dopaje de algunas competidores le impidiese hacerlo sobre el podio. Tokio será su última cita olímpica y después de un 2019 en el que fue plata mundial en Pattaya (Tailandia) en la categoría de hasta 81 kilos y también plata europea en Batumi (Georgia) en hasta 76, categoría en la que competirá en los Juegos, la leonesa parece convencida de cerrar su periplo olímpico con pleno de medallas.

Judo

Niko Sherazadishvili tiene una espina clavada. Después de tocar el cielo en 2018 con su título mundial en Bakú (Azerbaiyán) en la categoría de hasta 90 kilos, en 2019, y en el mismo escenario en el que se celebrarán los Juegos de Tokio, el español de origen georgiano no sólo no pudo revalidar su oro sino que se vio fuera de la lucha por las medallas. La decepción no ha hecho sino aumentar el hambre de triunfo del pupilo de Quino, que no se conforma con otra cosa que no sea el preciado metal dorado olímpico.

Karate

Sandra Sánchez y Damián Quintero son probablemente las opciones más claras de medalla para la delegación española en los Juegos Olímpicos de Tokio. La talaverana y el malagueño sumaron en marzo en Guadalajara sus quintos oros europeos en la modalidad de kata, un año después de proclamarse campeona y subcampeón mundiales, por lo que llegan al año olímpico prácticamente imparables.

Natación

Mireia Belmonte no atraviesa por el mejor momento de su carrera, pero descartar a la mejor nadadora española de la historia, con sus cuatro medallas en Juegos -un oro, dos platas y un bronce-, parece una imprudencia. La española está actualmente a la caza de la mínima olímpica y sueña con reverdecer laureles en Tokio en su prueba fetiche, los 200 metros mariposa que le dieron la plata en Londres y el oro en Río.

Piragüismo

Otro de los bastiones del deporte español, en Tokio volverá a reunir grandes esperanzas de medalla, de la mano de Carlos Garrote en K1 200 y con un cuarteto de ensueño formado por Marcus Cooper Walz, Saúl Craviotto, Cristian Toro y Rodrigo Germade en K4 500.

Taekwondo

Joel González, oro olímpico en Londres 2012 y bronce en Río 2016 no estará en Tokio. Puede parecer un golpe fuerte para el taekwondo español, pero nada más lejos de la realidad, pues lo cierto es que ha hecho historia con la presencia de hasta tres participantes en categoría masculina, Jesús Tortosa, Raúl Martínez y Javier Pérez Polo. En la competición femenina, España podría lograr hasta dos plazas en el preolímpico de Milán del próximo mes de abril y será la Federación Española de Taekwondo quien elija a sus dos candidatas.

Tenis

Si hay un valor seguro en el deporte español, ese es Rafa Nadal. El balear es insaciable y más aún cuando compite en representación de España, con lo cual no resulta para nada descartable que tenga ceja y ceja su tercer oro olímpico, tras tocar la gloria en categoría individual en Pekín 2008 y en dobles, junto a Marc López, en Río 2016.

Triatlón

España, una potencia indiscutible en el triatlón mundial, sufre sin embargo cuando llegan los Juegos. Mario Mola, tres veces campeón del mundo y tres veces subcampeón en los últimos seis años, parece el triatleta con más posibilidades de acabar con el mal fario en la que sería su tercera experiencia olímpica, aunque la distancia olímpica no es su especialidad. Javier Gómez Noya, plata en Londres 2012 y ante la que sería su última oportunidad en unos Juegos, y Fernando Alarza son también buenas opciones de éxito.

Vela

El deporte que más alegrías le ha dado a España en la historia del olimpismo moderno también promete buenas noticias en 2020, de la mano de una modalidad habitualmente exitosa como la clase 470, con las parejas formadas por Silvia Mas y Patricia Cantero y Jordi Xammar y Nicolás Rodríguez.

Etiquetas
Comentarios