Despliega el menú
Deportes

baloncesto

El Casademont, al ritmo de los grandes

El equipo aragonés está igualado con el Real Madrid y el Barcelona en lo más alto de la clasificación, tras haber sumado 12 triunfos en las 15 jornadas disputadas.

Partido de Casademont Zaragoza contra el Baskonia.
Porfirio Fisac, entrenador del Casademont Zaragoza, se dirige a sus jugadores en el partido ante el Baskonia.
José Miguel Marco

El Casademont está completando la mejor temporada de su historia. Su andadura es convincente, sorprendente, enérgica, inquebrantable. Con paso firme y decidido. Al ritmo de los grandes. Sin contrariedades. Sin mácula. Y su estilo de juego –un baloncesto ágil, dinámico y creativo– ha instalado el entusiasmo en una afición que acude en masa cada partido al pabellón Príncipe Felipe: hasta 10.423 espectadores asistieron en directo, el pasado sábado, al triunfo de los aragoneses contra el poderoso Baskonia (101-80), en otra exhibición para enmarcar.

Fue, en este sentido, otro diáfano indicador de la descomunal temporada del conjunto zaragozano, que anteriormente, al abrigo de su afición, ya había capturado dos victorias de rango mayor ante el Real Madrid (84-67) y el Barcelona (89-83), otros dos conjuntos de Euroliga. Además, el Casademont también ha superado en su feudo al Obradoiro (96-64), al Bilbao Basket (84-61), al Manresa (86-79) y al Montakit Fuenlabrada (65-60). Siete triunfos en sus ocho compromisos como local. En la Liga Endesa, los aragoneses sólo han cedido en su pista frente al Joventut de Badalona (90-92), y en un duelo que se resolvió en el último segundo desde la línea de personal. 

Un bloque solvente

Sin embargo, el equipo aragonés también compite con solvencia y determinación en la mayoría de sus desplazamientos. De hecho, ya contabiliza hasta cinco triunfos como visitante, tras haberse adjudicado la victoria en las pistas del Herbalife Gran Canaria (73-79), el Real Betis (69-71), el San Pablo Burgos (69-78), el Estudiantes (67-85) y el Unicaja de Málaga (75-81). Por el contrario, el Casademont dobló la rodilla en sus desplazamientos a Murcia (89-73) y Valencia (92-74).

Transcurridas 15 jornadas de la competición regular, el cuadro aragonés se mantiene en la tercera posición de la tabla, aunque con los mismos 12 triunfos que el Barcelona y el Real Madrid. Guarismos sobrecogedores, a todas luces inesperados, para un conjunto que hace apenas dos temporadas luchaba desesperadamente por eludir el descenso a la Liga LEB. Asimismo, cuando todavía restan dos dos jornadas para el término de la primera vuelta, el equipo de Porfirio Fisac ya ha garantizado su presencia, como cabeza de serie, en la próxima edición de la Copa del Rey, torneo que se desarrollará en Málaga del 13 al 16 de febrero de 2020. 

En su compromiso más reciente, el Casademont volvió a acreditar su capacidad competitiva con otra actuación de altura en el pabellón Príncipe Felipe, donde los aragoneses se vienen manejando con una superioridad manifiesta. De hecho, recibió a un Baskonia que, aunque está herido, dispone en su plantilla de suficientes argumentos para imponerse a cualquier rival y en cualquier escenario de la competición nacional. Sin embargo, el cuadro de Dusko Ivanovic no tuvo opción a la victoria. Al contrario, el Casademont disfrutó en el último tramo de un choque plácido, sin sobresaltos –facturó hasta 62 puntos en la segunda mitad–, ante un oponente que finalizó la contienda abatido y desencantado, con evidentes signos de debilidad, emitiendo señales muy preocupantes en su juego.

El triunfo ante el Baskonia, otra vez edificado en la fuerza del grupo, supuso un nuevo récord para la entidad: por primera vez en su historia, el equipo aragonés encadena seis triunfos consecutivos en la Liga Endesa. Una secuencia que se inició ante el Baxi Manresa (86-79), en la décima jornada de la competición, y que se prolongó con los triunfos contra el Real Madrid (84-67), el Movistar Estudiantes (67-85), el Fuenlabrada (75-65), el Unicaja de Málaga (75-81) y el Baskonia (101-80)

En este aspecto, el mejor registro del Casademont se remontaba al curso 2013-14, con José Luis Abós en el banquillo, cuando los aragoneses sumaron cinco victorias de manera consecutiva. Fue un tramo especialmente productivo que iniciaron en la decimoséptima jornada y que contempló los triunfos ante el UCAM Murcia (103-67), el Bilbao (88-72), el Tenerife (75-78), el Valencia (95-89) y el Fuenlabrada (72-81). El cuadro aragonés finalizó aquella temporada en la octava posición de la tabla, con un balance de 18 triunfos y 16 derrotas. Ahora, sin embargo, ya acumula 12 victorias cuando aún no ha finalizado la primera vuelta de la competitión. Marcha al ritmo de los grandes.

Etiquetas
Comentarios