Despliega el menú
Deportes

balonmano

España rompe el muro de Noruega y jugará su primera final de un Mundial

Las Guerreras rompen todos los pronósticos y se imponen en semifinales a la todopoderosa selección de Noruega (28-22) para disputar una histórica final este domingo, 15 de diciembre, ante Holanda.

La selección femenina de balonmano celebra el triunfo ante Noruega y su primera final mundialista
La selección femenina de balonmano celebra el triunfo ante Noruega y su primera final mundialista
@RFEBalonmano

La selección española femenina de balonmano rompió este viernes todos los pronósticos y disputará por primera vez en su historia la final de un Mundial, tras imponerse en las semifinales, por 28-22, a la todopoderosa Noruega, a la que dejó en tan sólo nueve goles en la segunda mitad.

Tres de ellos cuando la victoria ya era un hecho seguro para el equipo español, y que reflejó mejor que nada la auténtica lección defensiva que ofreció el equipo español, que a base de intensidad, agresividad y, sobre todo, piernas y más piernas selló su billete para una final en la que se medirá el próximo domingo, 15 de diciembre (12:30), con Países Bajos.

Y donde no llegó la defensa española aparecieron siempre las porteras. Darly Zoqbi, que detuvo hasta dos penas máximas, y, cómo no, una de nuevo inconmensurable Silvia Navarro, que con sus paradas acabó por tumbar al gigante nórdico.

España no tuvo nunca duda de que la clave para poder derrotar a la todopoderosa Noruega pasaba por una formidable defensa y en ataque cuidar como nunca cada posesión para evitar las pérdidas de balón, el combustible que alimenta el letal juego de contraataque de las nórdicas.

Y vaya si cuidaron el balón las Guerreras, que tuvieron la paciencia necesaria en ataque para mover y mover la pelota hasta generar los espacios para llegar el gol. Una pausa que no sólo permitió a España batir con asiduidad el marco rival, sino que además, y quizá lo más importante, impidió a Noruega correr.

Obligadas a jugar en estático, las nórdicas no tardaron en comprobar la solidez defensiva del equipo español, que este viernes, al menos de inicio, se mostró como el impenetrable muro ante el que se estrellaron con anterioridad rivales de la talla de Rumanía, Hungría o Montenegro.

A base de intensidad, ayudas constantes y, sobre todo, piernas y más piernas, las Guerreras lograron controlar los movimientos de la central Stine Oftedal, el eje sobre el que gira todo el juego ofensiva de la selección noruega. Con Oftedal bajo control fueron las nórdicas las que comenzaron a encadenar errores y pérdidas de balón, lo que permitió a España dar un estirón en el marcador.

Y eso que a las de Carlos Viver les costó doblegar la resistencia del equipo noruego, ya que necesitaron hasta cinco intentos para poder ponerse con más de un gol de ventaja en el marcador. Pero una vez roto el muro, el conjunto español no se detuvo ya, llegando a alcanzar a los diecinueve minutos una máxima renta de cuatro goles (6-10) que hizo volar la imaginación.

Sin embargo, bastó con que España perdiese mínimamente la concentración, empeñada, como les recriminó el propio Viver, en buscar con demasiada premura a la pivote Ainhoa Hernández, para que las noruegas volviesen a engancharse al encuentro.

Si Oftedal había buscado sin éxito volcar el ataque noruego por el flanco izquierdo, en el momento que la central giro su vista a la derecha, para encontrar a la extremo Malin Aune, las nórdicas lograron empatar (13-13) el tanteador. Un golpe que no logró desestabilizar al conjunto español, que pareció reforzar con el paso por los vestuarios todavía más sus ideas, que podrían resumirse en dos: defensa, defensa y más defensa y en ataque evitar las pérdidas de balón.

Dos mandamientos que las Guerreras cumplieron a rajatabla en el inicio de la segunda mitad, en el que España desarboló por completo a Noruega, posiblemente el mejor equipo del mundo, sino de la historia.

Blindada a cal y canto su portería, gracias a las paradas de una imponente Silvia Navarro que se sumó al festival defensivo español, España gozó de la confianza necesaria para brillar igualmente en ataque.

Una faceta en la que sobresalió la actuación de la lateral derecho Almudena Rodríguez, que se encargó de culminar los pacientes ataques del conjunto español con sus penetraciones y lanzamientos de nueve metros, una faceta en la que no se había prodigado mucho en su paso por la selección.

Goles y más goles que permitieron a España mediado el segundo tiempo retomar la renta de cuatro tantos (18-22) de la que ya gozó en la primera mitad. Un marcador que encendió todas las alarmas en el conjunto noruego, al que de nada le sirvieron los dos tiempos muertos que se vio obligado a solicitar el preparador Thorir Hergeirsson en poco más de minuto y medio de juego.

Pero España no estaba dispuesta a parar, es más pareció empeñada en dar a probar a las noruegas la misma amarga medicina que las nórdicas han obligado a tragar tantas veces al conjunto español, castigando con un fulgurante contraataque cada error.

Así a la carrera, el conjunto español sentenció definitivamente la contienda a falta de ocho minutos para la conclusión con una renta de ocho goles (19-27), tras culminar Sole López la enésima contra de la selección con una vaselina. La mejor manera de rubricar un triunfo que no sólo permitirá al conjunto español pelear por primera vez en su historia por el oro mundial, sino que confirmó una vez más que las Guerreras son capaces de convertir lo imposible en realidad.

Ficha técnica (22-28)

Noruega: Silje Solberg; Aune (5), Skogrand (3), Oftedal (2), Arntzen (2, 1p), Sanna Solberg (1) y Brattset (1) -equipo inicial- Pedersen (ps), Waade (1), Hogdahl (-), Jacobsen (-), Bakkerud (-), Herrem (3), Breistol (-), Loke (2) y Tomac (2p)

España: Navarro; Marta López (4), Mireya González (1), Ainhoa Hernández (2), Lara González (-), Cabral (7, 3p) y Jennifer Gutiérrez (-) -equipo inicial- Zoqbi (ps), María Núñez (-), Arderius (-), Eli Cesáreo (-), Etxeberria (-), Pena (4, 1p), Sole López (1), Alicia Fernández (3) y Almudena Rodríguez (6)

Marcador cada cinco minutos: 2-2, 5-6, 6-7, 6-10, 9-11 y 13-13 (Descanso) 14-17, 16-18, 18-22, 19-25, 20-27 y 22-28 (Final)

Árbitros: Alpaidze y Berezkina (RUS). Excluyeron por dos minutos a Arntzen, Herrem y Waade por Noruega; y a Eli Cesáreo, Lara González, Ainhoa Hernández (2) y Almudena Rodríguez por España.

Incidencias: Segunda semifinal del Mundial de Japón 2019 disputada en el Park Dome de Kumamoto

Holanda tumba a Rusia

En la primera semifinal, Países Bajos peleará por el título con España tras eliminar a la hasta ahora invicta Rusia (32-33). En un partido intenso y equilibrado, el combinado dirigido por Emmanuel Mayonnade fue capaz de ofrecer réplica a las principales armas de la selección rusa, la única que ha logrado doblegar a las Guerreras españolas en la cita mundialista y que había ganado hasta el momento todos sus encuentros.

Las de Ambros Martín, vigentes campeonas olímpicas, dependieron en exceso de la MVP de Río 2016, Anna Vyakhireva, que con 11 goles lideró su ataque. Polman y Abbingh se repartieron la responsabilidad ofensiva de las neerlandesas, que resistieron los últimos arreones rusos y que con un tanto de Laura Van der Heijden a falta de 19 segundos lograron el pase.

En su última posesión, Vyakhireva no acertó en su lanzamiento y garantizó la medalla para Holanda, que se ha colgado una presea en todos los campeonatos continentales y mundiales desde 2015 -plata en Mundial 2015 y Europeo 2016 y bronce en Mundial 2017-. Rusia, por su parte, deberá conformarse con luchar por el bronce ante Noruega.

Etiquetas
Comentarios