Despliega el menú
Deportes

boxeo

El boxeador Ezequiel Gurría aspira a la gloria en casa

El púgil zaragozano se enfrentará al asturiano Jony Viña por el título del Campeonato de España de superwélter. La velada se celebrara el sábado, 14 de diciembre, en el pabellón Siglo XXI.

El boxeador zaragozano Ezequiel Gurría
El boxeador zaragozano Ezequiel Gurría
Ayuntamiento de Zaragoza

Ezequiel Gurría afronta un momento crucial en su carrera como boxeador: el zaragozano sueña con coronarse el mejor del país en la división superwélter. Una gloria que quiere celebrar en casa, este sábado 14 de diciembre, arropado por una afición que espera que llene el pabellón Siglo XXI de Zaragoza. Un cinturón de campeón de España que le permitirá dar el salto a nivel europeo. Un reto por el que lleva trabajando desde que hace casi una década se enfundara unos guantes y entrara en un ring.  Su rival, el asturiano Jony Viña.

"Llevamos cuatro meses de preparación muy intensos, ha sido muy duro por la dieta, el sacrificio que me ha llevado a dejar muchas cosas de lado para conseguir el primer objetivo: ser campeones de España. Sé que no es fácil, pero he trabajado para que sea real y hacer disfrutar a toda la gente que venga a la velada. Dar a Zaragoza otro campeón de España, que se lo merece", señala Gurría.

En el gimnasio Dojo Zaragoza del popular barrio de Las Fuentes, y tutelado por Sergio Lavandera, el aragonés ha crecido como boxeador. Considerado uno de los jóvenes púgiles emergentes y con más proyección a nivel nacional dentro de su categoría, Ezequiel ha ido puliendo un boxeo “de muchos recursos y estilista”. “Soy diestro pero boxeo de guardia zurda. Aunque mi golpe definitivo es el golpe al hígado. Lo llevamos trabajando y se me da bien. Me considero un boxeador con muchos recursos: si tengo que pelear en distancia corta, no tengo ningún problema; y en larga, tampoco", recalca el deportista.

"Me considero un boxeador con muchos recursos: si tengo que pelear en distancia corta, no tengo ningún problema; y en larga, tampoco"

Una lesión de rodilla cambió su vida con 15 años. "Un amigo que practicaba boxeo me animó a probar. Me ha cambiado la vida, me ha hecho la persona que soy, valores, disciplina, sacrificio... Soy de los pocos que viven de este deporte; doy clases y entreno varias veces al día", afirma el boxeador que, además de trabajar con Lavandera cuenta con el apoyo del preparador físico Pablo Iniesta y de su hermano, Jesús, en la esquina del cuadrilátero.

Durante estos diez años, Ezequiel ha nutrido su palmarés con 43 combates amateurs, tres campeonatos de España y varias concentraciones con el equipo olímpico nacional. Con su victoria ante Francisco Durán en el Pabellón Salesianos de Zaragoza en mayo, Gurría se convirtió en aspirante a la corona. Tras su victoriosa racha profesional, con 12 victorias (3 KO) y cero derrotas, aspira a dar el golpe definitivo y una alegría a su familia y a la hinchada local. Enfrente, el asturiano Jony Viña (9-4, 2 KO), un contrincante que no le "obsesiona". "Nos conocemos de hace tiempo. Tiene experiencia internacional, ya ha disputado un Campeonato de España, y está bien asentado en el ring. Estamos preparados para cualquier tipo de rival y circunstancia. Mi idea es llegar a los puntos, hemos preparado diez asaltos. Pero si luego la victoria llega por KO, bienvenida sea", comenta.

La pelea por el Campeonato de España de Gurría -que llega de la mano de Tundra y Serpabox Organizadora- será el broche a una cita destinada a llenar el pabellón Siglo XXI por el valor del cartel. La competición comenzará a las 18.00, y contará con tres combates de K1, tres de boxeo amateur, dos duelos de profesionales y, por último, el gran duelo por el cinturón nacional entre Gurría y Viña. "Queremos sentir el calor y los gritos de la gente. Es muy importante poder hace el campeonato nacional en Zaragoza, un sueño hecho realidad. Después de tantos años, supone un orgullo", concluye.

Etiquetas
Comentarios