Despliega el menú
Deportes

natación

Unos Europeos de transición para España, que piensa en el futuro

El campeonato continental de piscina corta de Glasgow será una oportunidad para las más jóvenes promesas ante la ausencia de grandes nombres que aspiren a las medallas.

La piscina olímpica de Río, foco de todas las miradas
Imagen de archivo de una piscina olímpica
Reuters

La natación española afronta los Europeos de piscina corta de Glasgow (Escocia) que comienzan este miércoles como una cita de transición. Sin la presencia de sus grandes nombres, pues Mireia Belmonte o Jessica Vall no acudirán con la mente centrada en lograr cuanto antes la clasificación para los Juegos Olímpicos de Tokio a través de eventos como la Ámsterdam Swim Cup, España no aspira a luchar por medallas, pero sí a dar rodaje en un gran campeonato a las promesas del futuro.

La delegación española estará formada por nueve nadadores, cinco mujeres y cuatro hombres, con la catalana Paula Juste como gran nombre a seguir. Después de ser quinta en los 400 libre y los 400 estilos en los Mundiales júnior del pasado verano en Budapest (Hungría), la nadadora de Lérida, de tan sólo 16 años, tendrá la oportunidad de competir por primera vez en la élite continental en su debut en una gran competición absoluta, que medirá su prometedora progresión. Disputará los 200 y los 400 estilos, así como el 400 libre. Junto a ella, representarán a España Ainhoa Campadabal, Paloma de Bordons, Bea Gómez y Paloma Marrero en categoría femenina y Moritz Berg, Sergio Ortega, Héctor Fontabella y Bruno Ortiz-Cañavate en categoría masculina.

Más allá de la representación española, dos nombres brillan con luz propia entre la nómina de competidores de estos Europeos. Se trata de la húngara Katinka Hosszu y la italiana Federica Pellegrini. La primera tratará de añadir cinco oros más a su ya impresionante palmarés en estos campeonatos, uno menos de los que la nadadora magiar conquistó hace dos años en Copenhague (Dinamarca), donde se hizo con el triunfo en 50, 100 y 200 metros espalda y en 100, 200 y 400 estilos. Por su parte, la transalpina, que pondrá punto final a su carrera en los Juegos de Tokio, nadará en Glasgow en 50, 100, 200 y 400 metros libre.

En categoría masculina, el ruso Kliment Kolesnikov acapara todos los focos después de haberse convertido en el gran dominador hace dos años en Copenhague, con cuatro oros que incluso pretende mejorar en la cita escocesa.

Etiquetas
Comentarios