Despliega el menú
Deportes

baloncesto

El Casademont se pide otra victoria

El conjunto aragonés quiere estirar su gran racha de resultados con un triunfo en la Champions en la pista del Neptunas lituano.

Basket Zaragoza
Carlos Alocén, durante un entrenamiento.
Guillermo Mestre

El calendario competitivo no le concede respiro del Casademont Zaragoza, que hoy afronta en Lituania la cuarta jornada de la Champions de baloncesto. El conjunto aragonés llega a la cita transportado por una inercia muy favorable, tras los triunfos logrados en la Liga Endesa ACB ante el Barcelona en casa y con el San Pablo Burgos a domicilio. Además, en la competición europea, después de un decepcionante inicio en Bonn, el cuadro zaragozano se ha rearmado, logrando una importantísima victoria en Estambul ante el Besiktas y sujetando el triunfo en casa ante el Falco húngaro.

Ayer, el conjunto aragonés viajó hasta el Báltico para medirse hoy con el club Neptunas Klaipeda en la cuarta jornada de la Basketball Champions League (20.30). Pese a estar mermados por bajas de jugadores básicos en su estructura, por hombres que teóricamente deben desarrollar un rol dominante, como son Fran Vázquez, Renaldas Seibutis y Rodrigo San Miguel, hay fe en el triunfo. Pese a estas rémoras, los aragoneses intentarán sumar su tercera victoria consecutiva para romper el empate que mantiene junto al cuadro báltico y encaramarse a la parte alta del igualado Grupo D de esta competición continental.

Después de sacar adelante su estreno como local en el torneo europeo superando a un correoso Falco Szombathely húngaro (70-69), el conjunto de Porfirio Fisac pretende estirar su buen momento y cosechar una nueva victoria en la Basketball Champions League. Para ello, el cuadro zaragozano quiere mejorar las prestaciones de su debut como local ante los magiares, ante los que, pese al lograr el triunfo, el equipo no ofreció su mejor versión. Hoy deberán hacerlo sobreponiéndose al largo viaje hasta tierras lituanas, con las ausencias de Fran Vázquez, que continúa recuperándose de su dolencia en el gemelo, y de Rodrigo San Miguel, quien se resintió el pasado sábado en el encuentro ante el Burgos de las molestias que le impidieron acabar el encuentro frente al Besiktas Sompo Sigorta en Estambul (73-74). Además, Renaldas Seibutis continúa de baja por sus problemas en la espalda, que ya se están extendiendo más de lo esperado, por lo que se desplazó la pasada semana a su país, precisamente Lituania, para ser tratado de su lesión. Por todos estos motivos, el jugador júnior Aitor Etxeguren volverá a formar parte de la expedición aragonesa, tras su debut con el primer equipo la semana pasada ante el débil conjunto húngaro.

Por su parte, el Neptunas Klaipeda llega al choque con el mismo balance que el equipo zaragozano, tras vencer en su estreno al Happy Casa Brindisi italiano (81-71), caer frente al líder JDA Dijon (75-89) francés y reponerse la semana pasada con una contundente victoria en Salónica frente al PAOK (72-94). Una dinámica que les coloca como uno de los ataques más productivos de la competición de la Champions de baloncesto (83.3 puntos), así como uno de los mejores conjuntos en el apartado del rebote (39.3). En sus filas, el técnico Tomas Rinkevicius cuenta también con una mezcla de jóvenes y veteranos entre los que destacan el ex de San Pablo Brugos Deividas Gailius (18 puntos, 3.7 rebotes), los internacionales Gytus Masiulis (13.3 puntos, 4.7 rebotes), Simas Galdikas (9 puntos, 7.7 rebotes) y Zygimantas Janavicius (8.7 puntos, 5.3 asistencias) o el cedido por Baskonia Tadas Sedekerskis.

La clasificación no agobia a los zaragozanos, que saben que ganando los partidos de casa podría bastarle y sobrarle para atar su pase a la fase final de la Champions. No obstante, un triunfo hoy ante los bálticos allanaría más el camino de un equipo que está logrando unos excelentes resultados en este arranque de temporada, un inicio que llena de optimismo al Casademont Zaragoza.

Etiquetas
Comentarios