Despliega el menú
Deportes

Deportes

Iker Casillas vuelve a entrenar por primera vez después de su infarto

El portero madrileño del Oporto ya se entrena en solitario.

El portero Iker Casillas atendía a los medios a su salida del hospital de Oporto, recuperado del infarto que sufrió entrenando
El portero Iker Casillas atendía a los medios a su salida del hospital de Oporto, recuperado del infarto que sufrió entrenando
Rafael Marchante / Reuters

Aunque hasta dentro de aproximadamente medio año no tomará la determinación de retirarse o de seguir en activo, el portero Iker Casillas, de 38 años, continúa avanzando en su proceso de recuperación después de sufrir un infarto de miocardio, el pasado 1 de mayo. El ex del Real Madrid y de la selección española se ejercitó este lunes en solitario entre 20 y 25 minutos, lo que supuso un leve contacto con el césped. Todavía no puede entrenarse junto a sus compañeros por prescripción médica, pero el portero se ha mostrado feliz por poder dar un paso más en su intento de volver a los terrenos de juego.

El guardameta del Oporto colgó una foto en su perfil de twitter en la que aparecen sus botas. "Seis meses y tres días que estábais en la taquilla...", escribió. No es la primera imagen que muestra Casillas de su recuperación, ya que en los últimos tiempos se han podido ver fotografías del mostoleño corriendo en la cinta.

La semana pasada, Iker publicó un tuit en el que recordó que hace seis meses ocurrió todo: "Bienvenido noviembre y contigo, medio año..." rezaba en ese momento. El veterano portero del conjunto luso aún no ha tomado ninguna decisión respecto a su futuro profesional. El propio afectado calcula que podría anunciarlo el próximo mes de marzo.

"Estoy bien después de lo que pasó. Estoy recuperando la forma física, es un proceso que no es lento, pero los que hayan tenido un infarto saben que la medicación te hace ser cauto. Son retos que te ponen la vida y lo importante es que estoy aquí disfrutando de este momento", dijo la pareja de Sara Cabonero durante un acto en septiembre.

«Esto es un proceso rápido en lo físico, pero lento en la toma de decisiones. De aquí a marzo el doctor vera cómo es la evolución y si hay algún riesgo el primero que no lo tomará seré yo. Si se pueden dar bien las cosas, decidiremos en una mesa. Ahora lo que hay que hacer es recuperarse y ver el camino que coge mi cuerpo», confesó entonces Iker. Y subrayó que el día que tenga que retirarse, «por ley de vida», será el «primero en comunicarlo», sin ningún problema.

Etiquetas
Comentarios