Despliega el menú
Deportes

deportes

Edgar Penón: "Tengo cáncer, estoy jugando el partido de mi vida y lo voy a ganar"

El jugador exinternacional de balonmano espera regresar a las pistas en unos meses.

Deportes
Edgar Penón no pierde la sonrisa.
Aránzazu Navarro

Había pensado veinte formas de comenzar esta entrevista, pero ahora no sé cómo...

Usted dirá...

Estoy ante un pivote de balonmano de dos metros y 114 kilogramos que está luchando como un titán para volver cuanto antes a la pista.

Así es. Y también quiero estar con mi chica, con mis padres, con mis amigos. Y también quiero ser profesor de inglés y traductor de películas. Soy consciente de que tengo cáncer, de que estoy jugando el partido de mi vida. Y lo voy a ganar.

Ganarle a usted, un exjugador del CAI Aragón y de la selección española juvenil, nunca ha sido sencillo...

Pero la vida te cambia en un minuto, en un momento. Me fui de Erasmus a Irlanda, a Galway concretamente. En febrero pasado comencé a notar molestias fuertes en la rodilla.

Recuerdo que usted siempre acusaba molestias en las rodillas cuando jugaba en el CAI...

Peso mucho y las articulaciones, sobre todo las inferiores, sufren mucho. De hecho, he seguido jugado al balonmano gracias al fisioterapeuta Diego Ballano, que trabajaba a tope conmigo para cuidarme los tendones rotulianos. El caso es que las molestias no remitían.

Vaya...

De hecho, vinieron a verme unos amigos a Irlanda y ya mostraron su preocupación. Fui a médicos en Irlanda y me decían que podía ser cartílago, ligamento... Nadie encontraba la solución a unos dolores que iban a más. Incluso tuve que tomar calmantes en el desayuno, en la comida y en la cena para estudiar y poder terminar los exámenes de la carrera. Llegó un momento en el que notaba que la rótula se me salía.

Qué horror...

Luego me enteré de que esa sensación era consecuancia del tumor que sufría en la rodilla. Nada más regresar a España, fui al médico con mi novia Inés, que también juega al balonmano de pivote en el Schär Zaragoza. Ella también se llevó el mismo jarro de agua fría que yo cuando nos dieron el diagnóstico. En un principio, era un osteosarcoma en la rodilla izquierda.

La misma dolencia que sufrió la niña de Luis Enrique.

Ese hecho también supuso un golpe emocional muy fuerte, sobre todo para mi madre, que trabaja en el hospital. Mi padre, Valero, también está siempre ahí. Al final, en vez de osteosarcoma ha sido linfoma.

Que también tiene su aquel...

Llevo seis sesiones de quimioterapia desde junio. Ahora voy a empezar con la radioterapia. Todo va bien. He perdido un poco de pelo, pero me encuentro bien.

Ya lo creo. A Edgar no lo derriba ni el Séptimo de Caballería...

Como cuando jugaba al balonmano (sonríe). Fue un tiempo muy bonito.

Fue y será...

Recuerdo cuando comencé en el cole, en Sagrada Familia. Pasé por Almozara y Maristas, hasta que me llamaron Óscar Mainer, Jorge Moliner y Mariano Ortega para el CAI Aragón. Me enseñaron todo lo que soy. Allí estaban Amadeo, Cartón, Demetrio, Asier Antonio, Maqueda, Val, Javi García, Julio... Y también los canteranos Del Valle, Ariño, Ros, Camas...

Por algo le llamó el equipo nacional español.

Fue una experiencia imborrable con Alberto Suárez. Allí estuve con Costoya, que ahora está en la absoluta; con Ferrán Soler, que acaba de fichar por el PSG francés. Tras desaparecer el BM Aragón, me fui al Bidasoa de Irún, con Fernando Bolea.

Y ahora Míchel Martín y Juanma Giménez Múgica andan locos con su fichaje...

Quieren ascender a Maristas como sea. Para jugar en enero lo tengo complicado...

Para marzo o abril. Ya tengo pensado el titular: "Edgar Penón, refuerzo de lujo para Maristas".

¡Ja, ja ja! Ahora estoy centrado en este otro partido, pero ahí espero estar.

Etiquetas
Comentarios