Despliega el menú
Deportes

natación  

Tres aragoneses triunfan nadando en la prueba X-Waters de aguas abiertas en Malta

El policía local Miguel Ángel Sentre acabó en el primer puesto de la prueba X-Waters, seguido de Nacho Díaz-Crespo. La zaragozana Bárbara Sentre quedó en sexto lugar.

Tres aragoneses triunfan nadando en X-Waters de aguas abiertas en Malta
Tres aragoneses triunfan nadando en X-Waters de aguas abiertas en Malta: Miguel Ángel Sentre y nacho Díaz-Crespo, en el podio.
Heraldo.es

Lo que comenzó como una aventura y una excusa para hacer turismo se acabó convirtiendo en el éxito de estos tres deportistas aragoneses que lograron finalizar la primera edición de la prueba X-Waters Malta coronando los primeros puestos. Se trata de una prueba de natación organizada por la empresa rusa ‘X Waters’ que lleva a cabo este tipo de retos en aguas abiertas en varios países, con escenarios tan icónicos como el río Volga, el río Neva de San Petersburgo, el Khawr Dubayy, río que cruza los Emiratos Árabes o en la bahía De Teriberka, en el mismísimo Océano Ártico. En esta ocasión, el recorrido unía las islas de Gozo y Malta.

El policía local zaragozano Miguel Ángel Sentre se hizo con el primer puesto, seguido del también zaragozano Nacho Díaz-Crespo. La hermana del ganador, Bárbara Sentre, llegó en sexto lugar.

La prueba, que tuvo lugar el pasado 20 de octubre, se desarrolló en tres modalidades, 6 kilómetros, 2.300 metros y 1K. “Son pruebas que te permiten nadar en lugares donde de otra forma no podrías hacerlo”, explica Bárbara Sentre, de 35 años,  presidenta del Club Triatlón Cierzo y gran amante de las pruebas de aguas abiertas. Además, en su caso, venía de disputar la travesía de 18 kilómetros del Mar de Las Calmas, en la isla del Hierro. “Venía algo cansada y con pocas ganas pero reconozco que el día nos acompañó”, asegura.

"Son pruebas que te permiten nadar en lugares donde de otra forma no podrías hacerlo"  

Como explican fuentes de la organización, hubo más de 300 participantes entre las diferentes pruebas y estos fueron los únicos españoles de una cita en la que la mayoría de nadadores eran rusos, griegos y vecinos de la zona. La zaragozana, que quedó en sexto lugar de la clasificación y segunda de su grupo de edad, asegura que fue una experiencia “muy bonita”.

El policía local zaragozano Miguel Ángel Sentre, de 33 años, fue el que logró hacerse con el primer puesto de la prueba. Era su primera experiencia en el extranjero aunque sí ha disputado varias pruebas como ‘La Heróica’ –que tuvo lugar en los cañones del río Sil, en Lugo-, o la de Tabarca –en Santa Pola, Alicante-, así como la última edición del descenso del río Ebro que solo contó con 14 participantes.

Competir en aguas abiertas es una motivación porque abandonas la monotonía de la piscina y supone un reto extra”, admite el nadador que forma parte del Club Triatlón Europa. Aunque asegura que no esperaba obtener un primer puesto, afirma que la alegría fue mayúscula. “Siempre hacen ilusión este tipo de cosas, además la prueba fue muy cómoda y nada más empezar y comprobar el ritmo del resto de nadadores vi que tenía posibilidades”, admite.

"Competir en aguas abiertas es una motivación porque abandonas la monotonía de la piscina y supone un reto extra"  

Asegura que uno de los factores de mayor complejidad a la hora de salir a mar abierto es la orientación, algo que siempre se le ha dado bien. “Cuando ya habíamos pasado el kilómetro 4 decidí adelantar y me fui solo, así hasta llegar a la meta”, resume.

En su opinión, actualmente faltan apoyos para quienes, como él, practican este deporte de forma autodidacta. En esta misma línea, Nacho Díaz-Crespo, de 49 años, quien logró el segundo puesto de la competición, lleva más de dos décadas compitiendo en natación máster y una década en pruebas de aguas abiertas. Desde hace tiempo, este zaragozano opta por combinar sus vacaciones con competiciones de estas características. Se trata de otra manera de conocer otros lugares del mundo y, de paso, aunar sus dos pasiones: viajar y el deporte. “Me parecía una buena forma de despedir la temporada de aguas abiertas y decidí apuntarme”, admite.

Una asignatura pendiente en Aragón

En su caso, asegura que jamás imaginó subir al podio a pesar de que las condiciones climatológicas y el agua estuvieron de su parte durante toda la prueba. “Apenas hacía viento y no había corrientes ni medusas. No obstante, llegar en segundo lugar fue una gran sorpresa”, asevera el nadador que recuerda que fue una prueba “muy cómoda”.

"Apenas hacía viento y no había corrientes ni medusas. Pero llegar en segundo lugar fue una gran sorpresa"  

Además, explica que desde mayo hasta octubre ha asistido a una prueba de aguas abiertas prácticamente a la semana: “La piscina es la cinta de correr del nadador, no es lo mismo. Para mí, la sensación de nadar en abierto es incomparable”.

En su opinión, asegura que se trata de una asignatura pendiente en Aragón donde contamos con pocas pruebas de este tipo a causa de la falta de apoyos y medios. “Somos tierra de interior pero contamos con ríos y pantanos con mucho potencial. Creo que en otras Comunidades Autónomas se explota mucho más y hay más implicación”, opina. Actualmente, en Aragón contamos con seis pruebas de estas características entre las que se encuentran la de Arguis (Huesca), que se celebra desde hace 56 años y que en 2019 no se pudo llevar a cabo a causa de la sequía, la travesía del Parque del Agua o el descenso del Ebro, prueba que todavía no goza de gran aceptación entre los nadadores.

-- 

Etiquetas
Comentarios