Despliega el menú
Deportes

fútbol femenino

El retorno de Teresa Rey

La jugadora del Zaragoza Femenino ha vuelto a jugar ocho meses después de una grave lesión.

Teresa Rey durante uno de los últimos encuentros del Zaragoza Club de Fútbol Femenino.
Teresa Rey durante uno de los últimos encuentros del Zaragoza Club de Fútbol Femenino.
Cristina Vicente

En todo camino siempre hay algunas piedras que obstaculizan la marcha. Unas veces son solo gravilla y otras son rocas que imposibilitan totalmente la travesía. En el camino de los deportistas siempre amenaza con aparecer la piedra de las lesiones. Un obstáculo que puede no suponer algo grave, o que puede cambiar vidas y definir carreras. Ese impedimento está trabajando por salvarlo la ejeana Teresa Rey. La jugadora del Zaragoza Club de Fútbol Femenino se ha recuperado de una rotura de menisco y del ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda. Una dolencia que la dejó ocho meses fuera de combate.

Pero Teresa Rey ya ha llegado a presentar batalla después de pasar ese calvario. "Me lesioné el 8 de enero en un entrenamiento. Me lo hice yo sola, se me quedó la rodilla enganchada al girar y ya noté una sensación extraña y sabía que algo iba a tener", rememora la centrocampista. "Los primeros meses son los más importantes, es cuando te tienes que ir adaptando. Pierdes musculatura, estás mucho tiempo con muletas…Era un querer y no poder, sabía que tenía que tener paciencia y estar bien de mente, pero me costaba mucho mantener esa paciencia", explica. Y es que en ocho meses pueden pasar muchas cosas en la vida y puede haber muchos baches. "Tenía días malos en los que todo se me hacía cuesta arriba y no tenía otro pensamiento que no fuera el cuánto queda, pero solo quedaba seguir hacia delante y después del primer proceso vas entrando al gimnasio y a la readaptación y ya lo vas viendo un poco más cerca", apunta Rey.

La centrocampista del equipo zaragozano regresó este verano a la que fue su casa durante cinco temporadas. Aún le quedaba recuperarse del todo y tras ser convocada para el partido contra Osasuna, en la cuarta jornada, hace un mes, volvió al verde dos semanas después ante el Seagull. "Volví a sentirme jugadora, fue algo gratificante y que nunca olvidaré. Durante el partido estaba súper contenta e intenté coger buenas sensaciones. Volví a disfrutar, que era algo que lo veía muy lejos hace unos meses", confiesa la ejeana de 22 años.

Tras esa primera batalla, Teresa Rey fue titular en el siguiente encuentro. Ante el Madrid, participó en la primera mitad. "Llevábamos varias semanas que no podíamos sacar los tres puntos y contra el Madrid empezamos con el marcador en contra, pero con el trabajo de todo el equipo pudimos sacar los tres puntos", señala. La jugadora comenzó su idilio con el balón con 4 años en el Ejea, jugando con equipos de chicos hasta los 13, cuando empezó a hacerlo en uno de chicas: "Era algo que yo no quería porque llevaba toda la vida jugando con mis amigos, pero era un cambio obligado por ley", apunta. 

Después, en la 2013-2014 llegó al filial del Zaragoza y en la 2016-2017 debutó con el primer equipo en Primera, donde jugó esta temporada y la siguiente con el conjunto zaragozano. La ejeana jamás olvidará esos primeros pasos: "Cuando entrené por primera vez con la primera plantilla no me lo creía. Lo primero que hice cuando me lo dijeron fue llamar a mis padres para contárselo, estaba atacada de nervios, pero fue un día inolvidable, al igual que el día de mi debut contra el Atlético de Madrid. Jugué los últimos minutos, de hecho en ese partido estaba jugando Noelia Tudela, que es de Pinsoro, un pueblo de aquí al lado. La conocía, pero no llegué a coincidir con ella".

Tras esas dos temporadas y el descenso del Zaragoza, se marchó al Sevilla, donde se lesionó y este verano regresó para ser una de las capitanas del equipo dirigido por Cristian Aleza. "Fue una noticia chocante después de haber estado un año fuera. Lo cogí con muchas ganas", apunta. Pero este curso no está siendo todo de color de rosa. El conflicto entre el club y la Federación ha conllevado que el conjunto zaragozano abandone el Pedro Sancho y pase a ejercitarse y jugar en Villanueva de Gállego, mientras que los equipos de categorías inferiores lo hacen en otros campos. "Lo estamos intentando llevar en segundo plano porque tenemos que centrarnos en jugar y conseguir el ascenso. Pero nos hemos sentido desplazadas por la Federación al ver que los servicios que veníamos reclamando durante muchos años se los dan antes a un equipo de chicos de Segunda B el primer año", confiesa. El Zaragoza Club de Fútbol Femenino jugará hoy su séptimo partido ante el Alavés. Según Teresa Rey, un equipo "bastante completo y al que será complicado ganar", pero el conjunto zaragozano irá a por la victoria. "El objetivo es subir a Primera. No vamos a dar ningún partido por perdido", sentencia Rey.

Etiquetas
Comentarios