Despliega el menú
Deportes

fútbol femenino

Rubén Alcaine: “No podemos ofrecer más dinero a las jugadoras”

El presidente de la Asociación de Clubes de Fútbol Femenino (ACFF) habla acerca de la negociación del convenio colectivo y de la huelga anunciada por las jugadoras.

El presidente de la Asociación de Clubes de Fútbol Femenino, Rubén Alcaine
El presidente de la Asociación de Clubes de Fútbol Femenino, Rubén Alcaine.
Francisco Jiménez

¿Qué supone la falta de acuerdo en cuanto al convenio del fútbol femenino?

Nosotros somos los primeros interesados en firmar un convenio, pero siempre siendo responsables con los ingresos que tiene la competición a día de hoy y el escenario actual. Hace cuatro años, cuando nos asociamos, creíamos firmemente en el desarrollo del crecimiento del fútbol femenino y así lo hemos demostrado en los últimos años sin que hubiera un convenio. Para que haya una estructura profesionalizada, hacia la que va el fútbol femenino, creemos fundamental la firma de un convenio, pero siempre y cuando sea uno sostenible y que los clubes puedan garantizar los pagos que se exigen y, a día de hoy, las demandas y reivindicaciones que hacen las jugadoras en lo referente al tema de salarios, pues no las podemos acometer.

¿Cómo ve usted esta situación?

Si al final se produce la huelga, me dará mucha pena. No creo que sea la solución, nosotros hemos puesto sobre la mesa en las 15 reuniones que hemos tenido, hasta dónde están dispuestos a llegar los clubes. Entendemos que en la situación en la que nos encontramos es a lo que se puede llegar, en temporadas posteriores se podrá llegar a mucho más, pero no en esta. Es lo que podemos ofrecer, no podemos ofrecer más dinero a las jugadoras, ya es una oferta que está por encima de lo que genera la competición actualmente, pero desde luego no se puede llegar a satisfacer las reivindicaciones.

Se ha negociado durante muchos años entre la patronal y los sindicatos, ¿en qué punto se produce la falta de entendimiento?

El fútbol femenino no genera unos ingresos mayores que los gastos, hablar de huelga cuando la Primera División todavía es deficitaria o cuando no hay impagos o cuando en los últimos cuatro años la Asociación se ha preocupado en el desarrollo de este crecimiento no es de recibo. Hay jugadoras que están en esos mínimos de 8.000 euros, pero otras están en 18.000, 20.000, 25.000 o 40.000. Creemos que ha habido una evolución evidente en estos años y hay muchos aspectos en los que la patronal y los sindicatos estamos de acuerdo, pero en el tema del salario y la duración de la jornada, consideramos un ejercicio de responsabilidad porque nos gustaría llegar a más, pero a día de hoy no es viable. Además, mantener una situación en el tiempo de una competición permanentemente sostenida por los equipos de Liga y que, por derecho deportivo o mérito deportivo, bloquees ese crecimiento o ascenso de clubes de estructura no profesional por el hecho de firmar un convenio cuando la propia competición no te genera los ingresos para poder asumirlo, nos parecería irresponsable por nuestra parte.

¿Qué haría falta para que esos ingresos fueran suficientes?

Que sigan apostando más marcas e instituciones por el fútbol femenino, que se siguiera creciendo a nivel mediático y que se sigue potenciando el tema de los derechos de televisión. Cuando el fútbol femenino sea un espectáculo televisivo que sea atractivo para las marcas y que la gente esté por la labor de pagar más, pues habrá más ingresos y se repercutirá en los sueldos de las jugadoras. Pero a día de hoy estamos en el punto en el que estamos.

¿Puede la huelga tener un coste en imagen para la Liga?

Sí, desde luego. Yo no soy el patrocinador, lo es Iberdrola. Evidentemente a ninguna empresa le hace gracia verse en los periódicos por estos temas, pero al final el patrocinador a lo que ha venido es a apoyar e impulsar el fútbol femenino y en ningún caso me imagino que se esperarían esto. Es decisión de las jugadoras el convocar la huelga, es su derecho, nosotros lo respetaremos, evidentemente no lo compartimos y ya veremos hasta donde llegamos.

Etiquetas
Comentarios