Despliega el menú
Deportes

motociclismo

Quartararo y Viñales marcan la pauta en Motegi

Ante la previsión de fuertes lluvias, los pilotos se exprimieron en la jornada inicial, con Yamaha en busca de consolidar en carrera su potencia en entrenamientos.

Quartararo celebra su pole en Jerez.
Quartararo en una imagen de archivo
Román Ríos/Efe

En ese periodo previo a la pretemporada en la que se va a convertir este final de 2019 en MotoGP, Yamaha parece empezar a sacar ventaja respecto al resto de contendientes que tratarán de recortar la distancia sideral que Marc Márquez y su Honda les han sacado en el presente curso. Se trata de una etapa con cuatro citas, la primera en Japón, donde se vivió un viernes casi convertido en sábado ante la previsiones meteorológicas que se empeñan en repetir que Motegi vivirá una segunda jornada presidida por fuertes lluvias, en una zona que sufrió hace unos días algunas de las secuelas del paso del tifón Hagibis que azotó al país asiático dejando más de 70 víctimas mortales.

Con la posibilidad de ese sábado no útil, equipos y pilotos apretaron para llegar con la mayor parte del trabajo hecho de cara al domingo, añadiendo a eso la misión de conseguir un buen puesto para la lucha por las 'poles' que debería tener lugar en el segundo día de entrenamientos: en MotoGP pasan a la Q2 los diez mejores del combinado de las dos sesiones del viernes más la matinal del sábado, 14 en el caso de Moto3 y Moto2, lo que podría hacer que los resultados de las primeras pruebas del viernes valgan ya para el primer momento decisivo del fin de semana. Con ese supuesto, los dos principales contendientes de la clase pequeña, Lorenzo Dalla Porta y Arón Canet, cumplieron (undécimo y duodécimo, respectivamente, en un día dominado por Andrea Migno y con Marcos Ramírez segundo), así como el líder de Moto2, Álex Márquez (primero), y los dos que le persiguen en la general, Augusto Fernández (undécimo) y Brad Binder (segundo). En MotoGP, con el Mundial ya finiquitado, fueron Fabio Quartararo y Maverick Viñales los que una vez más marcaron la pauta, siempre con Marc Márquez controlando la situación.

«Cuando meten el neumático nuevo, que es cuando hay más agarre, son capaces de lograr un paso por curva tremendo, y consiguen ser particularmente rápidos, además de que tienen pilotos muy rápidos», analizaba Andrea Dovizioso sobre el buen rendimiento de la Yamaha en entrenamientos, con un novato como Quartararo que ya ha liderado 24 entrenamientos este año, un piloto al que la casa japonesa le mejoró el motor en el último Gran Premio de Tailandia, sabedora de que debería ser su punta de lanza en el corto-medio plazo y de que otras fábricas, sobre todo Ducati, tratarán de hacerse con sus servicios en el próximo mercado de fichajes, el que abarca el periodo 2021-2022.

«Tienen también buen ritmo, aunque ahí no marcan la diferencia que sí logran a una vuelta», continuaba el italiano, un extremo en el que coincidió con Márquez, tercero en el primer día en Motegi, de nuevo con las cosas bastante claras. «El nivel lo están poniendo Fabio y Maverick, así que cuando hay dos que van rápido te esfuerzas para estar con ellos», reconocía en un día en el que confesó algún problema más de lo habitual. «Para ser viernes ha sido más difícil de lo normal, porque con el motor, aunque tengamos más potencia, arrastramos algunos problemas», añadía el campeón del mundo de MotoGP.

«Todavía estamos trabajando en puestas a punto, también tenemos que entender las gomas, porque tanto con el blando como con el medio me he sentido muy bien durante todas las vueltas. Siempre hay dudas, pero más o menos está todo encarado y todo muy positivo, creo que con la oportunidad de luchar la carrera, así que iremos a por ella», reconocía Viñales, que ha sumado tres podios en las últimas cuatro carreras y que lleva unas semanas trabajando en su estilo de pilotaje para frenar con menos agresividad y conseguir lanzar de manera más rápida su moto por las curvas, el punto fuerte de la M1, en una manera de conducir que en cierta manera pelea con su naturaleza como piloto.

«No estoy aún al cien por cien aquí en Motegi, creo que tengo que seguir centrándome en mi estilo de pilotaje para mejorarlo, sobre todo en lo que respecta al freno motor; pero este es un circuito que me gusta mucho y tengo muchas ganas de ver cómo sale la carrera, además de que Yamaha ha traído muchos ingenieros que me están ayudando para ser aún más fuerte», explicaba Quartararo, con dos segundos puestos en las tres últimas pruebas y que podría cerrar ya este domingo la honorífica pelea por el título de mejor novato del año (con el de este viernes ha dominado ya 24 entrenamientos en 2019). Dos pilotos que buscan, cada uno a su manera, ser la punta de lanza de Yamaha en la pelea contra el campeón del mundo, a la espera de entender la respuesta de las otras dos marcas en liza, Suzuki, que con Álex Rins ya terminó en el podio en Japón en 2018, y Ducati, con el regular Dovizioso, vencedor en este trazado hace dos años, en una carrera disputada bajo la lluvia, el factor que se espera que marque este sábado y que no se descarta que pueda hacer también acto de presencia el domingo.

Etiquetas
Comentarios