Despliega el menú
Deportes

tiro

Un aragonés dispara en el Campeonato Europeo de Tiro

Miguel Ángel Villamañán es uno de los 12 tiradores que integra el equipo de la Real Federación Española de Tiro Olímpico y está especializado en la modalidad de 'Fuego Central'.

Miguel Ángel Villamañan acumula más de 200 títulos
Miguel Ángel Villamañan acumula más de 200 títulos
Heraldo

Del 12 al 27 de septiembre, la ciudad italiana de Bolonia se ha convertido en el escenario del Campeonato Europeo de Tiro, considerada la máxima competición de Europa de tiro deportivo y que se celebra desde el año 1955.

Este año, la comitiva española está formada por 12 tiradores procedentes de diferentes comunidades autónomas entre los que se encuentra un aragonés, Miguel Ángel Villamañán. A sus 44 años, este vecino de Fuentes de Ebro ha logrado acumular más de 200 títulos en la última década.

“Aunque no he conseguido el resultado esperado, para mí es un gran honor haber participado en esta cita deportiva y llevar el nombre de Aragón más allá de nuestras fronteras”, asegura el tirador cuya prueba, la modalidad de Fuego Central, se disputaba este lunes, 23 de septiembre.

Esta modalidad deportiva de tiro se practica con una pistola de grueso calibre -32, 38 o 9 milímetros- con un blanco situado a 25 metros. La prueba se divide en dos fases: una de precisión en la que se han de realizar 30 disparos en seis series de cinco tiros en 5 minutos y otra denominada de tiro rápido, con el mismo número de impactos, que antiguamente era conocida como ‘Tiro de duelo’.

Sin duda, como explica Villamañán, es esta segunda prueba la que entraña mayor complejidad ya que los tiradores tan solo cuentan con unos segundos para efectuar el tiro. “Mientras aparece la diana, el arma ha de apuntar al suelo a 45 grados. El blanco tan solo esta visible durante 3 segundos, tiempo en el que debes apuntar y disparar. Un error de concentración puede ser crucial”, indica el tirador.

Para llegar en óptimas condiciones al campeonato, Villamañán ha acudido al Campo de Tiro de Zaragoza tres días a la semana y realiza un entrenamiento de en torno a dos horas. La práctica es fundamental, pero también lo son la constancia y la capacidad de concentración, atributos con los que ha de contar cualquiera que sueñe con convertirse en un buen tirador.

Como explican desde la Real Federación de Tiro Olímpico (RFEDETO) actualmente en España hay 55.000 licencias de armas en activo, entre las que se incluyen todas las modalidades de tiro existentes. “De ellas, tan solo unas 200 se corresponden con perfiles de Alta Competición, todavía nos queda un largo camino por recorrer en este sentido con respecto a otros países donde es más popular”, asegura Enrique Claverol, director técnico de la Federación que se encuentra en Bolonia con los primeros participantes de la selección española.

A nivel europeo, el tiro es un deporte muy extendido en países como Alemania, Francia o Serbia, así como en otros lugares del mundo como Estados Unidos, India o China. “En nuestro país contamos con un freno importante como es el rechazo que existe por parte de ciertos sectores hacia nuestra herramienta de trabajo que es el arma”, explica Claverol.

Dentro de las competiciones olímpicas en las que contaremos con presencia española se encuentran tanto la de pistola deportiva como velocidad, mientras que en las no olímpicas, España se disputará un hueco en el pódium en las diferentes modalidades de carabina, pistola libre y pistola fuego central.

Aunque tímidamente, la Federación Española de Tiro comienza a cosechar éxitos y cada vez, explica Claverol, con deportistas más jóvenes. “Recientemente, Fátima Gálvez y Alberto Fernández se hacían con el oro en la prueba de equipos mixtos de foso olímpico de los Campeonatos de Europa mientras que Mar Molné se proclamaba campeona de Europa júnior en esta misma modalidad”, indica.

Un deporte plagado de prejuicios

“Yo invitaría a la gente a probar antes de criticar algo que no conocen. Para nosotros no se trata de un simple arma, es nuestra herramienta de competición y somos plenamente conscientes de que la seguridad es fundamental”, asegura el director técnico, que opina que cada vez iremos tendiendo hacia una visión más aperturista de este deporte. Además, afirma que se trata de un deporte que “no entiende de género ni edad y que puede practicar casi todo el mundo”.

Sin embargo, afirma que siguen cargando con algunos de los “grandes tópicos que rodean al mundo de las armas” como que se trata de un deporte peligroso y altamente agresivo. “Lejos de la creencia general, se trata de una disciplina verdaderamente exigente y que requiere de grandes dosis de constancia, calma y capacidad de autocontrol”, admite

Etiquetas
Comentarios