Despliega el menú
Deportes

deportes 

El fiscal pide 18 meses a un futbolista por un codazo

Fue expulsado en el partido Miralbueno-Alfajarín tras golpear a un contrario en la nariz que le provocó lesiones. 

Entrada en el edificio de los juzgados de Zaragoza donde se celebrará el juicio del futbolista por la agresión.
Entrada en el edificio de los juzgados de Zaragoza donde se celebrará el juicio del futbolista por la agresión.
Guillermo Mestre

Una agresión en un partido de Segunda Regional entre el Miralbueno y Alfajarín, que ocurrió el pasado 2 de febrero de 2018 en el campo del primer equipo, va a acabar en un juicio por lesiones. El fiscal pide 18 meses al acusado Alejandro M. T., un jugador del Alfajarín de 33 años, por haber dado un codazo a un contrario en el minuto 20 del partido, en un momento cuando el juego estaba parado y se estaba esperando a que el árbitro diera la orden para tirar un córner.

El escrito de acusación del Ministerio público precisa que el acusado «de modo súbito y conscientemente» le propinó «un fuerte codazo en la cara del jugador del equipo contrario Johny M. G., que a consecuencia del fuerte impacto quedó tendido en el suelo. A consecuencia de estos hechos, el agredido resultó con lesiones con varias fracturas en los huesos de la nariz con la desviación del tabique y del cornete medio izquierdo, de pared orbitaria y de lámina cribosa izquierda, y una herida de dorso nasal.

El agredido necesitó para su curación pasar 97 días en tratamiento médico para reducir las fracturas y lograr la estabilización. En ese tiempo estuvo impedido para sus ocupaciones habituales y dos días estuvo hospitalizado. Por su tratamiento médico de cirugía maxilofacial que le practicaron en la Clínica Montecanal se le reclaman en otro juicio monitorio la indemnización de 2.424,83 euros.

El Ministerio público considera que los hechos son constitutivos de un delito de lesiones y le reclama por la responsabilidad civil una indemnización total de 11.470 euros (5.840 por las lesiones y 5.630 por las secuelas), que se sumaría a la cantidad del otro juicio monitorio.

El fiscal solicita la declaración de cinco testigos (uno de ellos la víctima) para que acudan a la vista oral. Este día será pronto después de que la juez instructora María Soledad Alejandre haya dictado la apertura de juicio oral que se celebrará en un Juzgado de lo Penal. La magistrada entendió que lo ocurrido en el campo de fútbol, que acabó con la expulsión del agresor con tarjeta roja, sobrepasaba los límites deportivos y por eso instruyó la denuncia presentada por la víctima.

El agresor negó ante la juez que el codazo fuera una agresión y acusó al árbitro que fue «el único» que la vio. «Fue un choque fortuito y la expulsión fue injusta», aseguró Alejandro M. T., el futbolista del Alfajarín CF, ante la juez María Soledad Alejandre.

Tres años pide la acusación

En este sentido, el abogado de la acusación particular, Antonio Navarro, ya presentó su escrito de acusación y elevó la solicitud hasta tres años de prisión por el delito de lesiones para el acusado y unas indemnizaciones similares a las que ha reclamado el Ministerio fiscal.

Etiquetas
Comentarios