Despliega el menú
Deportes

opinion 

La mejor canasta 

España gana el segundo Mundial de Baloncesto en China 2019 a pesar de no estar entre los favoritos 

Ricky Rubio, jugador MVP del Mundial de Baloncesto, celebrando ayer la conquista de la medalla de oro
Ricky Rubio, jugador MVP del Mundial de Baloncesto, celebrando ayer la conquista de la medalla de oro
Efe

Si se revisaran hoy las previsiones de los expertos sobre el Mundial de Baloncesto en China, muy pocos o ninguno situaba a España como futura campeona o a Argentina como subcampeona. Si hubieran apostado habrían perdido, porque ni Serbia ni Estados Unidos, los dos países favoritos entre los sesudos, rozaron las medallas. Quedaron quinto y séptimo, respectivamente. El ADN del equipo español, dirigido magistralmente por el italiano Sergio Scariolo, ha permitido que su defensa aguerrida le llevase a derrotar a Serbia y a resistir como nunca ante Australia, con dos prórrogas agónicas, para llegar así a la final contra los argentinos. Con menos hicieron más que nunca (bueno, igual que en 2006, con los júniors de oro, que trajeron el primer mundial, pero con un equipo menos coral) y lo emocionante ayer para los miles de seguidores españoles fue que tampoco se esperaba lograr este campeonato de una forma tan demoledora.

Las canastas de Ricky Rubio, Marc Gasol, Rudy Fernández, Sergio Llull o Víctor Claver han sido redondas para la historia, con el resto del equipo que fue a China y los que se quedaron en España (como Alocén, San Miguel, Fran Vázquez y Barreiro). Y lo hicieron ante sus colegas argentinos (tres en el Real Madrid y uno en el Casademont Zaragoza), cuyo entrenador, Sergio Hernández, se rindió ante los españoles como un caballero y defendió el mérito de haber logrado su plata en un Mundial que premió a los guerreros. El oro, confesó, lo ganaron los españoles «de punta a punta». Esta lección, sostuvo Ricky Rubio, el MVP, «puede ayudar a los que sufren». Y esa será la mejor canasta.

Etiquetas
Comentarios