Despliega el menú
Deportes

carreras de montaña

La Canfranc-Canfranc reunirá a 882 deportistas, con la vista puesta en ser Copa del Mundo en 2020

Es la única carrera de montaña del mundo que en apenas 100 km reta a subir y bajar la altura de un Everest, coronando hasta diez cimas pirenaicas, como los Anayets, Collarada, La Moleta o Pala.

La Canfranc-Canfranc, que arranca este viernes a las 00.00, vuelve a ser una edición de récord, ya que acogerá a 882 deportistas, un 25% más que el año pasado. Todas las comunidades autónomas estarán representadas y un 15% del total de las inscripciones son mujeres, cuando en este tipo de carreras de montaña, lo habitual es un 10%. 

Esta cita se ha consolidado en el calendario de carreras no solo a nivel nacional, también internacional, ya que habrá 10 nacionalidades distintas, destacando sobre todo la presencia de Francia, Portugal y Sudamérica. A estas cifras hay que sumar los 250 voluntarios que velarán durante todo el fin de semana para que todas las pruebas se desarrollen con normalidad. 

Tras trece ediciones creciendo y dando un importante salto de calidad, la organización apuesta por acoger la Copa del Mundo Mountain Running el próximo año (en la prueba de 45 km), que ya se ha solicitado. Es el torneo más antiguo en las carreras de montaña de todo el mundo, que este 2019 celebra su 21ª edición con tan solo siete sedes por todo el planeta, incluyendo iconos globales como la Sierre Zinal suiza, la Maxi Race Annecy francesa o la Broken Arrow Skyrace de California. A todos ellas espera sumarse Canfranc para la edición de 2020.

Todo está listo en Canfranc para que comience esta cita que no solo tiene importancia a nivel deportivo, es un evento social y promocional de esta localidad y su territorio, tal y como ha destacado su alcalde Fernando Sánchez. La Canfranc-Canfranc cuenta con cinco pruebas y prácticamente se han agotado las inscripciones, ya que solo quedan algunos dorsales para la de 75 y 45 km. Para los 100 kilómetros más largos del mundo hace días que se agotaron las plazas.

La Estación Internacional de Canfranc acoge la salida y meta de la única carrera de montaña del mundo que en apenas 100km reta a subir y bajar la altura de un Everest, y hacerlo por las delicadas crestas alpinas que enlazan las estaciones de esqui de Astún, Formigal y Candanchu, coronando hasta diez cimas pirenaicas, como los  Anayets, Collarada, La Moleta o Pala. Un reto mayúsculo, con un cupo limitado a tan solo 150 dorsales, reservados a expertos en grandes ultra Trail alpinas para quienes la organización exige historial previo de montaña a quienes aspiran a disputarla.

La Canfranc-Canfranc es una carrera de gran exigencia técnica en la mayor parte de su trazado, con más del 70% por encima de los 2.000 metros de altitud. Además, cuenta con esos 8.848 metros de desnivel positivo repartidos a lo largo de un precioso recorrido de 100 kilómetros por el Valle de Ip con su Peña Collarada, Valle de Izas y la Canal Roya, el Valle de Astún y el Macizo del Aspe. La salida será la medianoche del viernes, desde el puente de la Estación Internacional de Canfranc, y los corredores tendrán 36 horas para completar el exigente trazado.

Además de la Ultra de 100km, el fin de semana festivo se completará con otras cuatro grandes pruebas como son la Ultra 75k (con 6.500 metros de desnivel positivo), la Maratón de 45 km (3.910 metros de desnivel positivo), la Canfranc 16K (1.559 m) y la Andada popular (912 m) y principal novedad de este año.

“Todo esto no sería posible sin el apoyo de la Escuela Militar de Montaña y Operaciones Especiales (Emmoe) de Jaca”, recalca Álex Varela, director de carrera y presidente del Club de Montaña Los Arañones, organizador de las pruebas junto al Ayuntamiento de Canfranc. Las unidades del Ejército de Tierra con sede en Jaca aportan material y efectivos sanitarios. 

El Comandante Médico jefe de Sanidad de la Emmoe, Jorge Palop, ha explicado que el Regimiento Galicia 64 aporta material de campamento, la Base Oroel material y la Emmoe asume la parte de organización sanitaria. “Es algo muy complejo porque son cinco pruebas”, reconoce. 

En total, se contará con 3 ambulancias todoterreno respecto a los medios móviles, y 7 puestos fijos. En cuanto a efectivos, velarán por la salud de los deportistas 7 médicos, 8 enfermeros 9 conductores y sanitarios. También habrá otras dos ambulancias de empresas privadas. Los puestos fijos estarán dotados con material sanitario y medios de evacuación, como camillas de montaña, “que permiten llegar a puntos con dificultad”. El Comandante Palop ha recordado que la prueba incluye dos noches, en las que “el apoyo de medios aéreos es complicado, en el caso que fuera necesario”, situación que solucionarían con otros medios.

En cuanto a la climatología prevista para el sábado, parece que se está estabilizando y las tormentas que se anunciaban a principio de semana van desapareciendo con una probabilidad de lluvia del 25%. “La tendencia es de menos lluvia de la prevista”, añade Varela. La Canfranc-Canfranc cuenta con un presupuesto de 55.000 euros, que se sufraga en gran parte con la inscripción de los corredores.

Etiquetas
Comentarios