Deportes

El cielo turolense fue la meta de una dura etapa

Miles de aficionados subieron hasta el Observatorio Astrofísico de Javalambre para vivir un final de etapa inédito. La dureza y belleza de la subida al Pico del Buitre impresionó a los ciclistas.

Madrazo sorprende en Javalambre y López es el nuevo líder de la Vuelta a España
Madrazo sorprende en Javalambre y López es el nuevo líder de la Vuelta a España
Antonio Garcia / bykofoto

Las estrellas de la quinta etapa de la Vuelta Ciclista España de este miércoles no fueron solo los corredores, sino también la multitud de aficionados que esperaba en las localidades aragonesas por donde discurría el recorrido, y en la llegada inédita al Observatorio Astrofísico de Javalambre, cerca del cielo turolense.

A casi 2.000 metros de altura, en el Pico del Buitre, miles de aficionados al ciclismo habían subido a pie, ya que no se permitía la entrada de vehículos, para ver llegar a sus favoritos de la Vuelta España 2019. La presencia de público en los márgenes de las carreteras jalonaba todo el recorrido a su paso por Teruel.

A pesar de los angostos caminos, desde primera hora del día, la gente buscaba el mejor sitio para seguir la competición y se veían desde banderas de apoyo a sus variopintos compatriotas, caravanas de jóvenes aficionados equipadas con comida y bebida, hasta pintadas de apoyo a Sergio Samiter, uno de los oscenses que se estrenaba en esta edición de la Vuelta y a quien impresionó tanto la dureza como la belleza del paisaje. "Ha sido más dura de lo que pensaba", aseguró el altoaragonés en línea de meta.

La localidad de Manzanera, uno de los puntos de interés de la etapa, vivió una auténtica fiesta desde las ocho de la mañana. "Era muy temprano y el pueblo ya esperaba ansioso el paso de los ciclistas, ha sido muy emocionante vivirlo", explicó María del Carmen Belmonte, vecina de Manzanera.

Y no solo los ciclistas profesionales que corren en la Vuelta consiguieron subir hasta Javalambre, sino que horas antes lograron coronar la cima miles de apasionados del ciclismo que quisieron vivir en sus propias carnes lo que sus héroes de la Vuelta sentirían poco después de camino al Observatorio Astrofísico. Una manera de vivir en directo el histórico final de etapa.

Muchos otros, en cambio, prefirieron disfrutar de Teruel de una manera no tan deportiva y no subieron hasta el Pico del Buitre hasta haber probado la gastronomía de Gúdar-Javalambre en Arcos de las Salinas. "Hemos comido muy bien en Arcos después del viaje desde Puzol. No nos podíamos perder la llegada inédita porque nos pilla muy cerquita y estamos acostumbrados a venir a esquiar", señaló Vicente Soriano, aficionado al ciclismo.

Organización "admirable"

El presidente aragonés, Javier Lambán, felicitó a la organización de la Vuelta porque preparar un final de etapa en el Pico del Buitre "no está al alcance de cualquiera". Lambán dijo que el trabajo de los organizadores es "admirable" y sirve para situar el ciclismo español entre los mejores del mundo.

Javier Lambán también resaltó la importancia de la etapa por su efecto divulgativo de la provincia y del observatorio de Javalambre, cuya "importancia" trasciende a todo el mundo. Aprovechó también para pedir al Gobierno central que se implique en el mantenimiento de este equipamiento científico.

Concluyó que éxitos deportivos y organizativos como el de ayer demuestran que "Teruel, además de existir, funciona".

Que Teruel existe quedó claro, ya que fue una de las frases que más se escucharon en línea de meta. "Somos de Cataluña, pero venimos todos los veranos de vacaciones a Mora de Rubielos. No nos íbamos a perder la llegada a Javalambre, ni la salida en Mora de la etapa seis. La comarca Gúdar-Javalambre Existe, que lo sepa todo el mundo", ha señalado un aficionado al ciclismo, Manuel Deingunza, natural de Tarrasa.

Hasta Javalambre también se desplazaron muchos valencianos, como el joven Jorge Pons, quien junto con sus amigos había ido de propio a Teruel, "bien preparados con bebidas", para ver una etapa "muy bonita y con un duro final que marcará diferencias en las dieciséis etapas que quedan".

La histórica subida a Javalambre devolvió el maillot rojo al colombiano ‘Supermán’ López y sus compatriotas lo celebraron por todo lo alto a 1.957 metros, incluso cuando solo quedaban caravanas de coches y camiones abandonando el Observatorio, los fans de Colombia seguían gritando su nombre. Las banderas del país de Miguel Ángel López ondearon por las laderas de Javalambre horas después de la llegada a la meta.

Una vez vaciado el escenario tan especial, Ecovidrio organizó una batida de limpieza de la mano del ‘Pelotón Verde’, actividad que contó con la presencia institucional aragonesa. Esta brigada de limpieza está formada por ciudadanos voluntarios que en las localidades finales de las ocho etapas de montaña que presenta el recorrido de la Vuelta, realizan una recogida de residuos.

Etiquetas
Comentarios