Despliega el menú
Deportes

ciclismo

Dominio total del Lizarte en el Gran Premio San Lorenzo

El equipo navarro se ha impuesto en las calles de la capital oscense con tres de sus corredores subidos al podio: Roger Adriá, el aragonés Miguel Briz y Alex Jaime.

El pelotón rueda por uno de los tramos del circuito urbano en Huesca.
El pelotón rueda por uno de los tramos del circuito urbano en Huesca.
Pablo Segura

Un corredor, Roger Adriá, y un equipo, el Lizarte, han escrito este jueves la historia del 68º Gran Premio San Lorenzo de Huesca, dominado de arriba abajo por el equipo navarro para situar a tres de sus ciclistas en el podio. Se ha impuesto con autoridad el corredor catalán, escapado desde mediada la carrera y ayudado por la estrategia de control de sus compañeros. El cariñenense Miguel Briz ha sido segundo tras una muy meritoria carrera en la que ha tratado de alcanzar a Adriá después de escaparse del grupo perseguidor para cuestionar su hegemonía. Alex Jaime ha sido tercero.

El rapidísimo circuito urbano de la capital oscense ha recibido a 103 ciclistas de categorías élite y sub 23 y los más veloces han completado sus 85 kilómetros en menos de dos horas. La superioridad del Lizarte, que ha colocado a los suyos en la cabeza de carrera desde el primer momento, apenas ha encontrado la resistencia del Gsport y del Benicassim Me Gusta, otras dos de las escuadras más potentes de la competición.

Roger Adriá, que esta temporada ha ganado la Copa de España élite y sub 23, ha realizado una exhibición de potencia en sus piernas. Ni la decena de perseguidores, entre quienes se hallaban los otros ciclistas del Lizarte, ni el grueso del pelotón han conseguido recortar diferencias desde el momento en que el catalán, de 21 años, ha tomado la delantera. Al final se ha impuesto con un crono de 1:58.35, 49 segundos más veloz que Miguel Briz y 1.07 más que Jaime. Para el aragonés ha sido una carrera especial después de haber superado una lesión. El conjunto navarro competirá la próxima campaña en la categoría Continental, la antesala del profesionalismo.

Y el fuerte ritmo impuesto desde la primera vuelta, con un promedio superior a los 43 kilómetros por hora, ha definido pronto quiénes pugnarían por la victoria final. Los seis Lizarte se han posicionado para controlar las posiciones cabeceras y dejado que Briz liderase las metas volantes hasta que la escapada de Adriá ha descartado la posibilidad de que el de Cariñena se impusiera en esta categoría. La primera escapada ha sido casi la definitiva, y las diferencias iniciales de 20 segundos entre estos once corredores han crecido hasta más allá del minuto cuando el Gran Premio ha tomado ya su aspecto definitivo.

Briz, de 20 años, ha salido para intentar alcanzar a su compañero y protagonizado una persecución de enorme mérito. Ha habido más nombres destacados en otros conjuntos, como los de Byron Munton, sudafricano del Gsport y cuarto en cruzar la meta, o el del británico Joshua Sandman, de La Tova y que ha concluido en la quinta plaza después de una extraordinaria arrancada desde el tupido pelotón que perseguía a los fugados. Durante el primer tercio de la prueba ha sufrido una caída en la curva previa a la meta Sergi Úbeda, del Controlpack Badía, tras la que ha sido trasladado al hospital San Jorge con una contusión en la mano. Un segundo incidente se ha saldado sin consecuencias.

Antes de la salida se ha homenajeado a dos de los fundadores del Club Ciclista Oscense, José María Tricas y José Castro. Pablo Clavero, undécimo, ha sido el primer corredor local y el Lizarte, el mejor conjunto. Adriá ha explicado que “el equipo ha salido con ganas de dar espectáculo, a tope desde la primera vuelta para aprovechar la superioridad en la escapada. Me he encontrado muy a gusto”. Miguel Briz ha destacado su “alegría, sobre todo cuando ha ganado otro compañero. Llevaba desde marzo sin competir y aunque ha sido duro al final se ha dado bien y me he visto bien de fuerzas”.

Etiquetas
Comentarios