Deportes

Fútbol sala

El adiós agridulce de Nano Modrego tras 13 años

El pívot, leyenda viva de la entidad, se marcha del Fútbol Emotion Zaragoza.

Nano Modrego posa en el colegio Romareda donde imparte clases
Nano Modrego posa en el colegio Romareda donde imparte clases
Guillermo Mestre

Nano Modrego y el Fútbol Emotion Zaragoza separarán sus caminos de cara a la próxima temporada. Un adiós con sabor agridulce, a sus 38 años y tras 13 temporadas en el equipo, que el jugador focaliza en el técnico.

“El entrenador -el exportero del equipo, Arturo Santamaría- no contaba conmigo. Tiene todo el derecho a hacerlo, pero las formas me han dolido mucho. Sabiendo la idea que yo tenía de seguir el que no me lo transmitiera mirándome a la cara me duele bastante”. Una salida que no ha sido la deseada ya que el zaragozano con el ‘15’ a la espalda quería cumplir su deseo de retirarse en el equipo de su ciudad, pero que no mancillan los recuerdos que guarda del club. “Yo me quedo con todo lo bueno, que es el 95% de los momentos que he pasado aquí y las formas de una persona no enturbian esos recuerdos”, afirma el atacante, que destaca entre todas esas vivencias la participación del Fútbol Emotion Zaragoza en las semifinales de Copa de España, Copa del Rey y en los ‘play off’.

Fernando ‘Nano’ Modrego destaca por ser un jugador cercano y humilde, pero sobre todo por ser constante: “He intentado siempre mejorar y dar el máximo, que es lo que debo hacer”, declara. Como futbolista, destaca por ser un hombre de equipo: “Siempre he considerado que el mejor regate es una pared. Mis virtudes que son la pegada, la identidad y la estrategia y siempre he tratado de hacer extraordinario lo ordinario”, reconoce el zaragozano, que siempre ha tenido claros sus virtudes y sus defectos: “Quizá entre las cosas a mejorar están el uno para uno y el defender un poco más porque me gusta más atacar”, señala el jugador. Con sus cerca de 450 goles como profesional, Nano Modrego es un finalizador, y se ha convertido en un futbolista referente para los jóvenes de la Comunidad “a base de dar mal”, afirma el jugador. De entre todos sus tantos como profesional, que son muchos y algunos de muy bella factura, se queda con el último que marcó. Su segundo gol en la última jornada de Liga frente al Aspil Vidal Ribera de Navarra y ante su hinchada en el Siglo XXI.

Pese a que su marcha no ha sido la deseada, Nano se resiste a poner punto final. “No me gusta hablar de cerrar puertas porque nunca se sabe lo que puede pasar, quizá regrese de jugador o de utillero o puede que de entrenador o de directivo. Nunca se sabe”, insiste. “Estoy muy agradecido al club porque siempre se ha portado bien conmigo y mi carta de despedida es un agradecimiento a todo el mundo”, señala el pívot maño. Pero Nano aún no cuelga las botas y quiere seguir jugando al menos otro año: “Este año seguiré seguro, pero todavía es pronto para decidir el destino. Tengo ofertas tanto de España como de Italia y Francia, pero mi prioridad es poder seguir trabajando en el colegio Romareda”. Un centro en el que se formó y en el que el curso pasado impartió clases: “Está siendo una experiencia impresionante, enriquecedora y maravillosa. Me he dado cuenta de que es lo que quiero hacer y de que me llena y me hace ilusión”, explica.

La carrera de un mito

Nano comenzó su andadura futbolística a los 16 años, cuando debutó con el extinto Sego Zaragoza de la mano del técnico Luis Ángel Corredera. “Él fue quien me dio la oportunidad de jugar con el primer equipo”, recuerda Modrego. Otra figura importante según el pívot fue la de Chavi Ladaga: “me hizo jugar en una posición diferente a la que yo creía que debía ocupar y me hizo entender el juego de forma distinta”. El jugador de la capital del Ebro, además de en el club de su ciudad militó en el Benicarló, en el Gestesa Guadalajara, en el Caja Segovia, en el Ríos Renovables Ribera Navarra y en el Inter Movistar, donde ganó la Liga en la temporada 2013-2014. Otros éxitos de Nano han sido su convocatoria con la Selección española y un título de Copa de España. El pívot asevera: “Nunca piensas que un equipo de la magnitud de Movistar Inter te va a llamar. Yo creo que vestir esa camiseta es el sueño de cualquier jugador y ganar trofeos es algo maravilloso”.

Después de este título, regresó al Fútbol Emotion Zaragoza para cumplir su tercera etapa en el club, del que conservará “momentos imborrables que me llevo para toda la vida”. El pívot zaragozano desvela el secreto de su certera estrategia: “Trabajar y entrenarla mucho. Me hace gracia eso que se dice de que los penaltis son una lotería. No lo son”, asevera.

Etiquetas
Comentarios