Deportes

deportes

Los cambios ya no serán por el centro, sino por el lugar más cercano a la delimitación del campo

El jugador sustituido deberá abandonar el terreno de juego enseguida, por el sitio más próximo a las líneas que definen el campo. Fin a las triquiñuelas para perder tiempo.

Cambio de Soro por Pombo durante el Real Zaragoza-Numancia en el último partido en casa de esta temporada (otro jugador numantino espera para relevar a un compañero). Se hizo por el centro del campo, junto al cuarto árbitro. A partir de ahora ya no será así.
Cambio de Soro por Pombo durante el Real Zaragoza-Numancia en el último partido en casa de esta temporada (otro jugador numantino espera para relevar a un compañero). Se hizo por el centro del campo, junto al cuarto árbitro. A partir de ahora ya no será así.
José Miguel Marco

Más novedades en la aplicación del reglamento del fútbol mundial a partir del 1 de julio. Esta que reseñamos  continuación, según acuerdo de la International Football Association Board (IFAB), hace referencia al momento de los cambios en los equipos durante el partido (3 por bando).

El mecanismo, desde que se instauraron las sustituciones (en España datan de la temporada 1969-70), siempre ha sido igual durante las últimas 6 décadas: se llama desde la banda principal, junto a los banquillos, al jugador relevado y, cuando éste acude a ese lugar, en el centro del campo, se va del terreno de juego y entra su sustituto. 

Desde el inicio de la campaña nueva, la 2019-20, esto ya no va a ser así. Según ha comunicado ya la Liga de Fútbol Profesional a todos los implicados, "un jugador sustituido deberá abandonar el terreno de juego por el punto más cercano a la línea delimitadora del campo desde donde se encuentra, salvo que el árbitro le permite o considere oportuno que abandone el terreno de juego de forma inmediata/rápida por la línea de mediocampo"

El fin de esta novedad es, naturalmente, que los cambios no sean un motivo de pérdida desmesurada de tiempo y de fractura del ritmo de juego por parte del equipo que hace el cambio de futbolista. Se pretende erradicar la picaresca histórica, aquella por la que el jugador a sustituir es avisado desde la banda por su banquillo para que se aleje a la otra esquina del campo y, así, pueda invertir más segundos en ejecutar el relevo por el compañero que sale desde la banda de refresco. 

De este modo, si el sustituido es, por ejemplo, el lateral del otro lado, de la banda opuesta, el árbitro le ordenará que se salga por su flanco y no recorra todo el campo para saludar a su compañero que entra a ocupar su lugar. O si es el delantero centro y se encuentra en el área rival, tendrá que abandonar el campo junto a la portería, sin recular hasta la banda y la línea medular.

De este modo, ahora sí, quienes no sigan este protocolo obligado ya por normativa, quedarán expuestos a ser amonestados de inmediato por pérdida de tiempo voluntaria. En este cambio normativo, sí que los árbitros van a tener que ser diligentes, rápidos de reflejos y duros disciplinariamente para que los futbolistas se acostumbre, lo antes posible, a este nuevo mecanismo en las sustituciones. Nada de paseíllos, de ceremonias de aplausos a la grada o de saludos al colegiado mientras el reloj corre. 

A partir de ahora, el cuarto árbitro indicará con la tablilla electrónica el número del sustituido y éste deberá marcharse cuanto antes y por el lugar que el sentido común y la métrica indique que es el más cercano a abandonar el rectángulo de juego. El relevo entrará solo, sin abrazos ni contacto con su compañero suplido, y el partido se reanudará lo antes que se pueda. 

Etiquetas
Comentarios