Despliega el menú
Deportes

Baloncesto

Triunfo o despedida del Tecnyconta Zaragoza

El Tecnyconta persigue una victoria ante el Barcelona para forzar el cuarto partido de las semifinales.

El Tecnyconta persigue una victoria ante el Barcelona para forzar el cuarto partido de las semifinales
Renaldas Seibutis lanza a canasta, ante Javier Justiz y Carlos Alocén, en un entrenamiento del Tencyconta en el pabellón Príncipe Felipe.
Guillermo Mestre

El Tecnyconta recuperó el pulso el pasado domingo, en la Palau Blaugrana, con otra sobresaliente actuación. Y aunque acumuló méritos suficientes para adjudicarse la victoria, su desempeño no le alcanzó finalmente para sorprender al Barcelona, uno de los conjuntos más rutilantes del panorama continental, en el segundo partido de las semifinales de la Liga Endesa (76-70). El cuadro aragonés, muy seguro de sus fuerzas, opuso una tenaz resistencia en la Ciudad Condal, e incluso dispuso de rentas de superiores a los 10 puntos en diferentes momentos choque. Sin embargo, dobló la rodilla después, ya en los compases finales, tras haber realizado un desgaste formidable con anterioridad.

Además, al cuadro aragonés hay factores que nunca le favorecen. Al margen de la indiscutible superioridad de su oponente (36 millones de euros de presupuesto), de su imponente plantilla, de sus numerosos argumentos, de su sorprendente capacidad física su y de su permanente actividad defensiva, los azulgranas también contaron con la connivencia arbitral en determinados momentos del choque. No hubo el mismo criterio para ambos conjuntos –ni para los entrenadores–. Los colegiados, inflexibles con los aragoneses, demasiado permisivos con el rival, parecieron querer minar el ánimo de los zaragozanos. Las desigualdades resultaron evidentes, según delatan las estadísticas: hasta 12 tiros libres más ejecutó el Barcelona, pese a emplearse con mucha mayor intensidad y vehemencia en las labores de contención.

"Demasiada gente sale con sangre y aquí no pasa nada", se lamentó el entrenador del Tecnyconta, Porfirio Fisac, nada más finalizar el partido. El técnico, "muy molesto", se refería a los percances sufridos por Seibutis, Fran Vázquez y Radovic, quienes tuvieron que ser tratados en el banquillo por diferentes golpes. "Ha habido pequeños detalles, que nunca nos han favorecido, que nos han impedido pelear del todo por la victoria", añadió el preparador de la escuadra aragonesa.

Los catalanes, que también se impusieron en el primer encuentro de la serie –en aquella ocasión con contundencia (101-59)–, se han situado a un solo triunfo de la gran final; una clasificación que podrían consumar este martes, en el pabellón Príncipe Felipe (21.00, #Vamos), si son capaces de superar nuevamente a los zaragozanos.

Por historia, presupuesto, amplitud de recursos y profundidad de banquillo, el Barcelona se presenta a la cita como indiscutible favorito a la victoria. Sin embargo, el Tecnyconta es un bloque habituado a competir, a no bajar nunca los brazos, por muy elevados que parezcan los obstáculos a sortear. No se dará por vencido de antemano, y mucho menos al calor de sus aficionados.

En este sentido, el Tecnyconta siempre se ha distinguido por su fortaleza como local. Ha edificado gran parte de sus éxitos en el pabellón Príncipe Felipe, un escenario exigente donde sus rivales se han venido manejando con una dificultad manifiesta. En casa, los aragoneses han obtenido victorias muy estimables, concluyentes, de una importante repercusión, ante oponentes de mucha mayor enjundia como el Baskonia, el Tenerife, el Unicaja de Málaga y el Herbalife. En el presente curso, el Tecnyconta ha capturado 12 triunfos en su feudo, incluida la reciente victoria contra el Baskonia, en los cuartos de final del ‘play off’, que conllevó la clasificación de los zaragozanos para las semifinales del torneo. El Barcelona ya tuvo que emplearse a fondo el pasado mes de abril, en el pabellón Príncipe Felipe, en el partido de la 27ª jornada. Aquel duelo, que cualquiera pudo ganar, se desequilibró en el último suspiro (86-91) a favor de los catalanes.

McCalebb, duda

El Tecnyconta comparece hoy con la duda de Bo McCalebb, quien se retiró con molestias musculares el pasado viernes, en el primer partido de la eliminatoria, y ya no pudo actuar el domingo en el Palau. Por su parte, el entrenador del Barcelona, Svetislav Pesic, podrá alinear a todos sus jugadores, aunque Kévin Séraphin, nuevamente, se quedará fuera de la convocatoria por decisión técnica, como ya sucediera en la eliminatoria de los cuartos de final contra el Joventut, y también en los encuentros de las semifinales ante los zaragozanos.

Pese a las dificultades del reto, el Tecnyconta confía en poder sorprender hoy al Barcelona y, de esta forma, forzar el cuarto duelo de la eliminatoria –se celebraría el jueves, a las 21.00, en el pabellón Príncipe Felipe. Y aunque ya no hay margen de error –o triunfo o despedida, el equipo de Porfirio Fisac acude a la cita sin presiones, lastres ni obligaciones, después de haber cumplido ampliamente con las expectativas en una temporada de ensueño.

En este sentido, el Tecnyconta ya se había asegurado tres importantes recompensas tras haber protagonizado un curso colosal: su participación en los ‘play off’; su clasificación para las competiciones europeas, que aporta prestigio al club y sitúa de nuevo a Zaragoza en el panorama internacional; y una comunión perfecta entre el equipo y la grada, de un valor incalculable, que vivirá hoy un nuevo capítulo. De hecho, un partido de este calado –semifinales de la Liga Endesa, y ante el Barcelona–, supone un premio gigantesco para el club, la plantilla, la ciudad y la afición.

Etiquetas
Comentarios