Deportes

TRAIL

La Gran Maratón Montañas de Benasque ultima sus preparativos

La prueba, que se disputa este sábado, contará con la participación de 800 corredores llegados de todo el país.

Salida del Gran Maratón Montañas de Benasque de la edición del 2018.
Salida del Gran Maratón Montañas de Benasque de la edición del 2018.
GMMB

Todo está ya preparado en Benasque para la celebración este sábado, con muy buenas previsiones meteorológicas, de la cuarta edición del Gran Maratón Montañas de Benasque, una cita de exigente atletismo en montaña a la que concurrirán 800 atletas procedentes de todo el país, e incluso de naciones vecinas, y que se enfrentan al desafío de igualar y superar la excelencia organizativa de las tres anteriores convocatorias que fueron galardonadas por los propios corredores desde la plataforma especializada RunOpinion como el Mejor Trail celebrado en España en 2016 y 2017.

Ángel Lledó y Carlos Carmona son los directores de esta prueba que repite distancias con respecto a la edición de 2018 ya que el Gran Maratón Montañas de Benasque de 42 kilómetros se complementa con una prueba de 28 kilómetros. La primera de las propuestas plantea un recorrido que transcurre por pistas y senderos de cinco valles distintos: Valle de Estós, Valle de Literola, Valle de Benasque, Valle de Vallibierna y Valle de Ardonés; una circunstancia que sólo pasa en esta carrera y que hacen de ella una de las pruebas atléticas por montaña más carismáticas del calendario nacional. Un majestuoso recorrido pirenaico, cuyo punto más alto se encuentra en el Pico de Estiba Freda (2.691 metros) vigilado por los macizos de Posets y del Aneto. Con inicio en la Avenida de los Tilos de Benasque, el recorrido se adentra en el Valle de Estós ascendiendo por el GR11 para alcanzar la Cabaña de la Coma a 1.800 metros; seguidamente toma dirección hacia la Tuca Dalliú para pasar por la Cabaña de Literola y seguir en busca del Valle de Benasque, desde donde continúa por el camino viejo en dirección sur, hasta llegar al cruce de la pista del Valle de Vallibierna, para ascender por ella y alcanzar el Refugio de Coronas (1.950 metros); se continúa subiendo por el camino del torrente de Estiba Freda para alcanzar el pico de dicho nombre, cúspide de la carrera. A partir de aquí se transita por una de las zonas más desconocidas: el Valle de Ardonés, en cuyo descenso, llegando a la población de Cerler (1.500 metros) y se adentra  por bosques hasta llegar a la Meta en Benasque descendiendo hasta los 1.140 metros de altitud cubriendo un trazado con un desnivel acumulado de 2640 metros y un tiempo límite de siete horas desde la salida.

La 28K, su hermana pequeña, transcurre por tres valles dentro del Parque Natural Posets-Maladeta compartiendo recorrido con la anterior en la ascensión del pico Estibafreda. Tendrá también como puntos de salida y llegada Benasque y recorrerá los principales valles del Parque Natural salvando los participantes un desnivel acumulado de 1550 metros.

La convocatoria mantiene la que fue la exitosa gran novedad de la tercera edición: la de la competición por parejas -masculinas, femeninas o mixtas- y en las que se sumarán los tiempos de ambos participantes que no pueden llegar a meta con una diferencia superior a los 10 segundos. Algo que implica el absoluto compañerismo durante todo el recorrido de las parejas. La propuesta tuvo el año pasado un rotundo éxito y son muchos los participantes que han optado de nuevo por esta modalidad. La organización mantiene el paso por el pueblo de Cerler, donde los participantes reciben siempre una gran acogida que compensa su esfuerzo antes de llegar ya a la cercana meta de Benasque. Y sigue incidiendo en la mejora de los trazados para ofrecer unas óptimas condiciones para la práctica deportiva en un recorrido en el que el asfalto no llega al uno por ciento del firme por el que transitan los atletas.

Con unas previsiones meteorológicas que apuntan unas muy buenas condiciones para la práctica deportiva, la carrera tendrá ocho avituallamientos. "Es un trazado duro pero con un firme estable que no es especialmente técnico y permite mantener un ritmo más o menos estable", señala Carmona quien apunta que en la organización de esta cita es "imprescindible" la colaboración de cerca de un centenar de voluntarios "claves" para sacar adelante la carrera.

Ambos trazados tienen el punto de partida y llegada en el centro de Benasque, en plena avenida de Los Tilos, donde también está ubicada la línea de meta. La salida conjunta de los participantes está prevista a las 8.00 y el tiempo de cierre de la competición se ha fijado a las 19.00. Está previsto que los mejores de la carrera corta lleguen a línea de meta sobre las 10.45 o las 11.00 mientras que los primeros maratonianos lo harán sobre las 12.30.

Según la organización, esta cita benasquesa atrae a corredores experimentados y con gran capacidad de sufrimiento que suelen realizar entre 80 y 120 kilómetros semanales de entrenamiento. Un veinte por ciento de ellos son menores de 30 años, mientras que la mayoría tienen entre 35 y 50 aunque también hay algún inscrito que sobrepasa los 60 años.

Etiquetas
Comentarios