Deportes

piragüismo

Estela Ruiz, una pionera de la canoa que reivindica el piragüismo en Aragón

Después de destacar en numerosos campeonatos nacionales, la joven zaragozana busca un patrocinador para poder competir en los europeos que se disputarán a final de julio.

La zaragozana Estela Ruiz en acción con su canoa.
La zaragozana Estela Ruiz en acción con su canoa.
Juan Sevillano Godoy

Entre sus múltiples talentos jóvenes, el deporte aragonés tiene en Estela Ruiz otro diamante en bruto. La zaragozana, de apenas 20 años, comenzó a practicar piragüismo en su modalidad de canoa hace apenas tres años y ya atesora en su palmarés tres campeonatos de Aragón, dos primeros y un segundo puesto en los descensos internacionales del Sella y del Cinca y un noveno, un sexto, tres segundos y un primer puesto en los campeonatos de España de Sevilla, Banyoles, Alange y Aranjuez respectivamente. Palabras mayores para una deportista que pertenece al Club Monkayak Hiberus de Zaragoza y que ahora busca apoyos, públicos o privados, para participar en los campeonatos de Europa en la modalidad C1 y Dragon Boat que se celebrarán a final de julio en Decize (Francia) y Sevilla.

"Hace tres años empecé a hacer canoa y me convertí la primera mujer canoísta en Aragón. Ya había hecho kayak antes, pero nunca canoa. Son disciplinas muy distintas y la canoa me enganchó desde el principio. Es una disciplina muy completa y muy exigente", relata Estela, que compagina su trayectoria deportiva con los estudios de Ciencias de la Actividad Física y el Deporte en la Universidad San Jorge. Además, también es entrenadora de los más pequeños en la Federación Aragonesa de Piragüismo. "Saco el tiempo de donde puedo. En una semana normal, entreno seis días y los fines de semana hago dobles sesiones, combinando la piragua y el gimnasio", señala. Sus entrenamientos son sesiones de más de dos horas en las que, explica, solo sale a remar si la velocidad del agua en el Ebro es inferior a 35 o 40 kilómetros por hora, algo "habitual" en Zaragoza.

Al principio comenzó participando en distancias largas -de hasta 16 kilómetros- pero ahora las está reduciendo para centrarse en "distancias más explosivas", las que entran en los programas habituales de los Juegos Olímpicos. "Llegar a unos Juegos Olímpicos sería un sueño y, desde luego, no es algo imposible. Pero tampoco algo sencillo. El año pasado estuve en una concentración con la selección española para preparar el programa olímpico de Tokio 2020. Estábamos 15 chicas, seleccionaban a cuatro, y quedé la séptima", afirma. "Es un reto que tengo a largo plazo, soy joven y todavía tengo mucho margen de mejora", agrega con ambición.

De momento, sus próximos objetivos son los campeonatos de Europa en la modalidad C1 y Dragon Boat que se celebrarán a final de julio en Decize (Francia) y Sevilla, dos pruebas para las que busca contar con un patrocinador, público o privado, que le ayuden a costear los cerca de 1.500 euros que supondrían. "El piragüismo en canoa es un deporte poco conocido en Aragón por el que se debería empezar a apostar. A nivel nacional se están consiguiendo medallas y creo que tanto yo, como mis compañeros, merecemos que alguien apueste por nosotros", reivindica la deportista aragonesa. "Sé que es imposible vivir de este deporte. Ni siquiera Saúl Craviotto, uno de los mejores de España y del mundo, lo consigue. Él es Policía Nacional y a mí me gustaría ser formadora o entrenadora de los más pequeños, trabajando con la Federación Española. Nosotros solo pedimos que nos ayuden a cumplir nuestros sueños en un deporte en plena expansión y con un potencial tremendo", concluye.

Etiquetas
Comentarios