Deportes

Jules se impone en el primer asalto de la Vuelta a Aragón con llegada al esprint

El francés consigue el maillot amarillo de la general en una etapa en la que el español Gutiérrez ha protagonizado la escapada en el Alto de Paniza. Arcas, mejor aragonés.

El francés Justin Jules se ha adjudicado la primera etapa de la Vuelta a Aragón 2019. Tras los 186 kilómetros que separaban Andorra de Calatayud, el del Wallonie Bruxelles se tuvo que batir el cobre en los últimos metros con una veintena de compañeros, entre los que estaban su compatriota Thomas Boudat (Direct Energi E) o el español Eduard Prades (Movistar Team) para llevarse el maillot amarillo de primer líder de la general. Todo ello en una jornada marcada por la lluvia y, sobre todo, por el viento, que obligaron a adelantar la salida en tierras turolenses para intentar contrarrestar sus efectos sobre la hora de llegada prevista a territorio bilbilitano, que se ha producido 5 horas después.

Además de los elementos, el protagonismo, kilómetros antes de meta, fue para José María Gutiérrez del Guerciotti-Kiwi Atlántico, que se ha encargado de llevarse a la mochila la primera ascensión de relumbrón de la ronda aragonesa. Así, el cántabro se ha hecho con la zamarra azul celeste que identifica al mejor de la montaña, al adjudicarse los 3 puntos de la montaña al coronar primero el Alto de Paniza. “Hemos intentado coger la fuga, lo hemos conseguido, pero ha sido una lástima ser solo 4, porque por el viento tan terrible de cara se ha hecho durísimo. Más duro que una de montaña”, reconocía el propio Gutiérrez ya en meta.

A su lado durante parte de la escapada estuvieron otros dos españoles, Txomin Juaristi (Equipo Euskadi) y su compañero de filas Mikel Ugarte, con el dominicano William Guzmán (Inteja Imca), que no les pudo seguir el ritmo. “Junto con Mikel hemos dado una gran presencia y conseguir el liderato de montaña es un buen premio. Ahora hay que luchar y defenderlo”, confesaba el cántabro. Tras la subida, la fuga ha quedado neutralizada a 42 kilómetros de Calatayud, cuando el viento ha vuelto a hacer de las suyas y ha generado los temibles abanicos en la recta de Retascón.

De ahí el pelotón se ha desgajado en tres grupos, con el primero de ellos destacado a unos 25 segundos del inmediato perseguidor y que ha tenido en el leve repecho del Alto de Paracuellos el último escalón previo en la bajada hasta el centro de la capital bilbilitana. Allí, el paseo Cortes de Aragón y el tramo final en Barón de Warsage, con bastantes aficionados en los costados, han recibido a los competidores y la victoria de un Jules que reconocía que había estado atento durante los abanicos para conservar todas sus opciones en una llegada. En esa primera avanzadilla también se ha colado otro francés de gran cartel como Pierre Rolland (Vital Concept).

Entre los cuatro aragoneses, el que se ha llevado el maillot negro ha sido Jorge Arcas (Movistar). En la clasificación, a 41 segundos quedan Fernando Barceló y Sergio Samitier, ambos del Euskadi Basque Country, y más atrás Jaime Castrillo (Movistar) que tuvo un pinchazo. “Era una zona que la conocía de juveniles y sub23, que sabía que que no se iba a hacer nada, pero tampoco que se iba a cortar tanto”, puntualizaba Arcas. El altoaragonés valoraba el día de hoy pensando en el equipo: “Mañana tenemos una llegada que le puede ir muy bien a Prades, y es una etapa que me gusta y a ver si podemos dar un poco de pelea”.

Desde fuera, el excliclista y asesor de la ronda aragonesa Ángel Vicioso, reconocía que la lluvia y el viento de cara “han marcado sobre todo los primeros kilómetros, pero hemos tenido una etapa bonita y que ha generado espectáculo, al generar algunas incertidumbres entre si los podían coger o no”. Para el de Alhama de Aragón, la jornada era especial porque “ha sido una zona que conozco bien y donde di mis primera pedaladas con el Club Ciclista Bilbilitano”. Con vistas a lo que queda de itinerario, insiste en que “no hay etapas decisivas, pero la de mañana en Canfranc dará juego por los repechos y curvas”.

Otro de los reconocimientos, el jersey rojo del esprint especial de Cariñena, se lo llevó el belga Dmitri Peyskens (Wallonie) y el maillot de mejor joven se lo enfundó el italiano Antonio Puppio (Kometa). En la general por equipos, empieza en cabeza el Movistar, por delante del Wallonie Bruxelles y el Burgos-BH.

A lo largo de la llegada, muchos de los miembros de los clubes ciclistas voluntarios han esperado la llegada, como reconocía Javier Burdio, uno de los integrantes de la Escuela del Club Ciclista Bilbilitano: “Chiquillos muy ilusionados, se animan y se vienen arriba, por el ambiente que se genera”. Era el caso de Jara Portero y Ana López, que se mostraban “muy contentas” con la llegada.

Etiquetas
Comentarios