Despliega el menú
Deportes

El infarto de Casillas sacó el lado más amable de Mourinho

"Llamé inmediatamente al Oporto, que tiene uno de los mejores médicos con los que trabajé; está en buenas manos", apuntó el entrenador portugués en Russia Today.

José Mourinho, técnico portugués del Manchester United.
José Mourinho, en una imagen de archivo
AFP

"Lamentó lo que pasó. Llamé al Oporto inmediatamente para saber que había pasado. Está en buenas manos. El Oporto tiene un departamento médico fantástico, uno de los mejores con los que he trabajado", afirmó José Mourinho sobre el infarto sufrido por Iker Casillas a Russia Today, donde tiene una de sus colaboraciones televisivas en la actualidad ya que no ocupa un banquillo desde su despido del Manchester United a finales de 2018.

Mourinho insistió que el madrileño "está en buenas manos y la prensa portuguesa está llena de información positiva, incluso hablando de que Iker posiblemente pueda volver a jugar al fútbol. Cuando tienes 37 años, en la última parte de tu carrera, y todavía estás pensando que vas a jugar al fútbol, es porque la situación está completamente bajo control".

Mourinho aprovechó para explicar que su relación actual con el portero es "positiva, no es como la gente piensa" pese a que entrenador y jugador mantuvieron tensiones en el vestuario blanco y después han seguido manteniendo algunos piques dialécticos. "Todo el mundo sabe que en un momento determinado, cuando decidí sacarlo del equipo, hubo una pequeña confrontación de, no digo egos, sino una confrontación del capitán del Real Madrid y el entrenador del Real Madrid. No fue fácil para mí tomar esa decisión, y no fue fácil para él aceptar esa decisión", explicó Mourinho.

Hace unos días, durante la celebración del Día del Libro, Casillas compartió fotos de algunos libros en sus redes sociales a modo de recomendación. Entre todos ellos uno llamó especialmente la atención: la autobiografía de José Mourinho.

Por el momento, Iker Casillas sigue en el hospital y el jueves recibió la visita de sus hijos Martín, de 5 años, y Lucas, de 2, para que pudiesen visitar a su padre. "Está muy bien, está todo muy bien. No puedo decir más, lo dirá él cuando salga, pero va todo muy bien. Está tranquilo", dijo Sara Carbonero a la prensa a su entrada al garaje del hospital, al que llegó montada en un todoterreno, y explicó que todavía no sabe cuánto tiempo tendrá que permanecer ingresado: "Unos días, hasta que los médicos digan. Está bien, controlado. Voy con los niños, que quieren ver a su papá".

Su compañero Óliver Torres reconoció que está "animado" y aunque dejó claro que "ahora lo que necesita es descansar. Está como un toro, animado y muy bien, que al final es lo más importante. Ha sido un susto pero ha salido todo bien. Lo que dice es que está animado. Le veo fuerte y con muchas ganas de superar esto", declaró el centrocampista a su salida del centro hospitalario.

Etiquetas
Comentarios