Despliega el menú
Deportes

artes marciales

El aragonés Iñaki Abad, medalla mundial en el arte marcial del kenpo  

El entrenador y deportista de Pedrola conquista la medalla de plata, en la categoría de combate al punto del Mundial de Guadalajara.

El deportista y entrenador de kenpo en Pedrola, Iñaki Abad, plata en el Mundial de Guadalajara
El deportista y entrenador de kenpo en Pedrola, Iñaki Abad, plata en el Mundial de Guadalajara
Facebook

Iñaki Abad ha hecho del kenpo una filosofía de vida. Y ha encontrado en este milenario arte marcial, asociado a la Federación Española de Kárate, una vía para construir un palmarés deportivo. Su último éxito en esta disciplina enfocada a la defensa personal le ha llegado en Guadalajara, donde el fin de semana pasado subió al segundo cajón del podio mundial en la modalidad de combate al punto. "El trabajo da sus frutos y estoy satisfecho de volver a conquistar una medalla con la selección española. El kenpo es un un deporte muy versátil, dinámico, que se adapta a todas las personas. Aumenta la confianza y la determinación de las personas para superar retos personales y deportivos. Es lo que a mí me ha hecho crecer", resume Abad.

Al maestro de Pedrola siempre le han atraído las prácticas tradicionales. Hace más de tres décadas que se inició en el kárate, de la mano del profesor Ricardo Rodríguez, pero en 1997 descubrió el kenpo -una especialidad que fue creada por los monjes budistas para defender los monasterios y que luego se desarrolló en Japón-, que tiene su parte apegada a una norma del pasado, con su metodología, estructura de grados y manejo de armas, y otra vertiente más rica, en el que se trabaja con katas y armas (Kobuto). "Me gustó porque es dinámico. Es una disciplina en la que es muy importante manejar la distancia con el contrario y la anticipación. A diferencia de otras que buscan asestar golpes más contundentes, en el kenpo el objetivo se fija más en sorprender e impactar varias veces antes de que el otro pueda reaccionar", desarrolla Abad, que posee la titulación de enseñanza en kárate y kenpo. "Hay que reivindicar la oficialidad a nivel técnico. Es importante que la gente exija que quienes les enseñen tengan las acreditaciones necesarias", reclama el internacional, que ha dado forma al departamento de kenpo en la Federación Aragonesa de Kárate.

Paralelamente a su rol docente desde el club Deporte Pedrola, donde enseña su maestría a 68 alumnos -"desde los tres años, pasando por personas con discapacidad, a grupos de mujeres por defensa personal y abuelos", recalca-, Iñaki Abad daba el salto competitivo de la mano de la selección española, donde empezó a defender los colores en 2014. Dos años más tarde, llegaron las primeras medallas nacionales: oro en kata armas y bronce en kata tradicional; botín que aumentó en 2017, con el bronce en kobudo y la plata en el Mundial de Albufeira (Portugal) en kata tradicional, y el año pasado con un nuevo subcampeonato de España y el tercer cajón en la Copa de España. Este fin de semana volvió a ser convocado por el combinado español (DNK) para el XVI Campeonato del Mundo de Kenpo IKF de Guadalajara, que ha reunido a más de un millar de deportistas. Allí, Abadi inició el torneo el jueves 25 en la categoría de kata tradicional y kabudo, "con buenas sensaciones, pero no pude pasar de octavos de final". En el concurso de combate al punto máster sénior -70 kg, el de Pedrola llego a la final "después de levantar un combate muy complicado" contra el portugués Vitor Carvalho. En la final que le enfrentó al argentino Santiago Nogueira, "muy reñida", Abad cayó por un ajustado 4-5. "Me quedo con las buenas sensaciones y con las ganas de seguir demostrando y enseñando que el kenpo no es solo pegar, sino que tiene una metodología muy clara. Y se trabajan valores como el respeto, la empatía y la solidaridad", concluye el medallista de plata.

Etiquetas
Comentarios