Despliega el menú
Deportes

segunda división b

Un último arreón hacia la salvación. Y algo más...

A falta de seis jornadas para el término de liga, Teruel y Ejea están fuera del descenso, mientras que el Ebro se ve con opciones de entrar en la Copa y en el ‘play off’.

Fútbol. Segunda División B- Teruel vs. Atlético Baleares.
Imagen del partido de Segunda División B: Teruel vs. Atlético Baleares.
Ismael Ramón

El grupo III de Segunda División B está que arde. A falta de seis jornadas para que la temporada eche el cierre, la Liga no puede estar más igualada tanto por arriba como por abajo. Los tres equipos aragoneses se encuentran fuera del descenso en estos momentos. El Ebro, más desahogado en cuanto a situación clasificatoria, incluso levanta la cabeza para ver los puestos de ‘play off’ a siete puntos de distancia. En la zona de peligro, el Ejea y el Teruel continúan pelando por escapar de la quema, de la que reposan sobre un fino colchón de cuatro puntos y uno, respectivamente.

Escapar de la quema

Después de una racha de cuatro partidos consecutivos sin ganar, de la que ha sacado tres empates, el equipo turolense sumará este próximo fin de semana los tres puntos directamente por su teórico enfrentamiento contra el desaparecido Ontiyent. Lo mismo que ocurre en Segunda con el Reus. Un triunfo sin desgaste que le concede un respiro a los de Dani Aso, quien va camino de cumplir con las expectativas. "Nos viene de maravilla para coger fuerzas, descansar y preparar mucho mejor la jornada siguiente contra el Villarreal. Para nosotros lo importante son esos tres puntos y seguir en la pelea. A día de hoy, con esos 38 puntos, todavía hay que pelear mucho, pero los hubiéramos firmado en la jornada 19", reconoce el técnico, quien recuerda los escasos 15 puntos que sacó su equipo en la primera vuelta.

Porque el Teruel ha pegado un cambiazo, no en juego, que sigue siendo grato para el paladar, pero sí en resultados. "El día a día da gusto. La dinámica del equipo en la segunda vuelta es muy buena. Muchos nos daban por muertos a mediados de temporada". La racha: una única derrota en 13 partidos, el segundo mejor clasificado del segundo tramo por detrás del Atlético Baleares. Los ‘play offs’ de descenso (16º) los marca el Valencia Mestalla con 34 puntos, mientras que el Castellón, zona ya de descenso directo, suma 33. Al Teruel, con 35 puntos, que serán 38 el domingo, le queda un calendario complicado, el cual afronta con optimismo. "Dependemos de nosotros mismos y eso es lo importante. El vestuario está con los pies en el suelo, sabe muy bien todo lo que ha peleado para darle la vuelta a la situación y ahora sabemos que podemos ganar a cualquiera", sintetiza Aso.

El Ejea, un escalón por encima del Teruel, es el siguiente. La respuesta del equipo de las Cinco Villas en su estreno en la categoría de bronce del fútbol español ha sido magnífica. El conjunto dirigido por Guillermo Fernández disfruta de una semana tranquila, después de lograr un triunfo espléndido por la mínima en un campo como el del Lleida, quinto clasificado con 47 puntos. Los ejeanos suman 38 y van decimocuartos, un claro ejemplo del máximo equilibrio que vive el grupo. El año pasado, la salvación se quedó en 43 puntos, pero todo apunta a que esta temporada esa cifra se incrementará. "Hay mucha incertidumbre, está todo muy igualado, hay muchos equipos metidos en la lucha por salvarse y hay que ser muy prudente. Nos lo tenemos que tomar con tranquilidad y aplicar el discurso ‘cholista’ de ir partido a partido", apunta el técnico.

Las últimas seis jornadas del campeonato estarán marcadas por el carrusel de enfrentamientos directos. Ahí es donde se debe dar el do de pecho. Materializar una salvación ganada a pulso. "Las expectativas que existían con nosotros no tienen que ver con lo que está haciendo esta plantilla, que pese a coquetear con los puestos de descenso durante el año, está en disposición de pelear el objetivo de verdad. Hay que tener los pies en el suelo, si de algo hemos hecho una fortaleza es de nuestra propia humildad", contempla Fernández. La próxima piedra en el camino ejeano será el poderoso Hércules de Alicante, tercer clasificado. Un duelo a diferentes alturas...

El Ebro no descarta nada

Si en los primeros meses del curso, el único objetivo del Ebro era mantener la categoría, mientras se daba el gusto de competir en Copa del Rey contra equipos de la talla del Valencia, ahora al equipo zaragozano se le ha abierto un horizonte más ambicioso. Revalidar la clasificación al torneo del KO o colarse en los puestos de promoción de ascenso a Segunda División son las dos puertas que los aragoneses todavía tienen abiertas de par en par. De ello es consciente su entrenador, Manolo González: "Tenemos que intentar acabar lo más arriba posible, si pudiéramos meter al equipo en el ‘play off’ sería lo máximo, pero está muy complicado". Concretamente, a siete puntos, quedando 18 por dirimir. Es el Cornellá, cuarto con 51, quien cierra la zona de privilegio, siendo el Ebro octavo con 44.

"No nos podemos cerrar a nada porque sabemos que esto son rachas –sin ir más lejos, el propio Cornellá acumula cuatro jornadas consecutivas empatando–. En el vestuario se habla sobre todo de Copa del Rey". La idea, pues, queda clara: repetir el sueño. Pero no va a ser fácil. Este sábado el equipo arlequinado viajará a la Ciudad Deportiva del Villarreal. Una buena oportunidad para dar un golpe encima de la mesa ante el colíder, un joven gallardo.

Etiquetas
Comentarios