Despliega el menú
Deportes

kárate

Asalto al Europeo

Raquel Roy, Marcos Martínez y Babacar Seck pugnan por las medallas en la cita absoluta de Guadalajara que arranca este jueves.

Kárate Babacar Seck, Raquel Roy y Marcos Martínez
Kárate Babacar Seck, Raquel Roy y Marcos Martínez
Javier López (Efe)/RFEK

El kárate nacional tiene un valioso examen a poco más de un año de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, cuando defienda su estatus de potencia a nivel continental en el Europeo que acoge desde hoy –hasta el domingo– Guadalajara. Un escenario de primer nivel donde el combinado español aspira a volver a brillar como en el último Mundial, celebrado hace apenas cuatro meses en Madrid. Entonces, Raquel Roy, Marcos Martínez y Babacar Seck daban el salto a la élite con su primera competición mundialista. Y, ahora, los tres karatecas zaragozanos repiten convocatoria en el que es su segundo torneo europeo de categoría absoluta. El objetivo: regresar a casa con medallas.

España vuelve a ser el centro de un gran certamen internacional en un momento en el que el kárate pelea por avivar un sueño olímpico del que se ha visto despertado sin ni siquiera hacer su debut en la capital nipona. París 2024 le ha quitado de su programa para meter al ‘breakdance’, una decisión que, aunque aún debe ser ratificada por el COI y ha provocado una ola de críticas por parte del deporte damnificado, busca todos los apoyos posibles para no quedarse fuera.

Una resolución que destroza los sueños a muchos deportistas. Como el de Raquel Roy, que ha embellecido un enorme palmarés nacional e internacional en la disciplina de la kata. La perla del gimnasio Sankukai, que dirigía su mirada a París 2024, se centra en ir cumpliendo sus metas, que pasan por llegar a lo más alto del podio en los grandes torneos del calendario. En Guadalajara quiere sacarse la espina de su último Europeo absoluto junto con sus compañeras Marta García y Lidia Rodríguez. El equipo nacional perdió la final el año pasado en Novi Sad (Serbia), en su debut con la absoluta, contra Italia. Con una gran ambición, la joya que entrena Santiago Velilla en el templo que se levanta en el barrio de Las Delicias iniciará el torneo mañana, cuando los combinados masculinos y femeninos de kata entren en acción. Reciente está la medalla de bronce conquistada en el Torneo de Salzburgo, Serie A, dentro del circuito mundial Kárate 1. Y el tercer cajón del podio individual que sumó en el Europeo sub-21 disputado hace poco más de un mes en la ciudad danesa de Aalborg.

En Dinamarca también brilló Babacar Seck. El joven karateca de origen senegalés intentará mantener su idilio con el podio tras su flamante bronce mundial en +84 kilos, la única presea a nivel individual en el cuadro de kumite que España celebró en Madrid. El gigante del Sankukai exhibe en su currículum una decena de títulos nacionales, un bronce europeo júnior en 2016, una plata continental absoluta por equipos y, el último podio, una plata en el Campeonato de Europa sub-21 de Aalborg. Desde hoy, el pupilo de Santiago Velilla perseguirá un trofeo que se antoja caro. En su división de peso debutará este jueves (desde 11.30) contra el griego Athanasios Koukouritakis, luchando por seguir devorando rivales para mejorar el quinto puesto en su debut de 2018 en el evento de Novi Sad (Serbia). Baba, como le llaman sus compañeros de la selección, también participará en el cuadro de kumite por equipos para defender la plata del año pasado, cuando España cayó ante Turquía.

Marcos Martínez también mira a la cima con los grandes en la disciplina de kumite (combate). El joven de Garrapinillos, criado en el gimnasio Shuriyama de San José al lado de su mentor, Antonio Martínez Amillo, forma parte del equipo masculino que se redondea con Babacar Seck, Matías Gómez, Raúl Cuerva, Rodrigo Ibáñez, Pablo Arenas y Alejandro Molina.

Sobre el tatami, las mejores opciones para España vuelven a centrarse en la modalidad de katas. Sandra Sánchez y Damián Quintero, aquí sin la oposición de su bestia negra, el japonés Ryo Kiyuna, no aspiran a menos que el oro. Para ella sería el quinto y para él, el sexto.

Etiquetas
Comentarios