Deportes

montaña

90 años de montañismo

Un grupo formado "por unos cuantos amigos entusiastas de la montaña" decidió crear el 11 de mayo de 1929 Montañeros de Aragón. La señera institución celebra este año el redondo cumpleaños fiel al legado de sus fundadores.

Varios socios de Montañeros en la cima del Balaitús, en 1931. José maría escudero/montañeros de aragón
Varios socios de Montañeros en la cima del Balaitús, en 1931
José María Escudero/Montañeros de Aragón

"Facilitar y propagar el conocimiento y estudio exacto de las montañas aragonesas, procurando el fomento y desarrollo de la afición a la montaña y sus deportes". El primer punto de los estatutos fundacionales del club Montañeros de Aragón se mantiene "muy vivo". Noventa años después de que un grupo formado "por unos cuantos amigos entusiastas de la montaña" decidieran dar luz a la sociedad, la entidad con sede en Zaragoza vive una celebración histórica en "plenitud de forma". 2019 es el año del emblemático cumpleaños. Aunque será el 11 de mayo cuando el festejo alcance su cima –al ser la fecha de la constitución de la entidad en 1929–, el club ha querido trufar la efeméride con un amplio programa de actividades deportivas y culturales. Manteniendo muy presentes a los ‘padres’ que dieron forma a una entidad que presume de más de 12.000 socios a lo largo de toda su trayectoria.

"Las personas que en aquel momento pusieron en marcha Montañeros de Aragón, con su primer presidente Lorenzo Almarza, fueron unos auténticos visionarios. Porque tuvieron claro que las montañas eran una seña de identidad de nuestro territorio. Por eso, muchos años después, con ocasión del Año Internacional de las Montañas que declaró Naciones Unidas, se acuñó el lema ‘Aragón, un país de montañas’. Esa idea de 2002 es la que figura en el ADN de nuestro club desde todo punto de vista", destaca Ramón Tejedor, presidente desde 2006 de la señera institución aragonesa.

En 1929 el montañismo era muy diferente a lo que es ahora. "Los pioneros fueron gentes con espíritu claramente emprendedor, con arrojo físico e intelectual y con fe en el descubrimiento de un mundo nuevo asociado a la belleza de la naturaleza, belleza que en Aragón se plasmaba en un cordillera extraordinaria como el Pirineo", relata Tejedor, un "enamorado" de los montes. "Entonces, la montaña estaba vinculada a personas de una situación económica y social alta. Todos los pirineístas que subieron por primera vez al Aneto y el Monte Perdido pertenecían a las clases económicamente muy acomodadas. El esquí no existía como tal; ¿quién podía desplazarse al Pirineo o a los Alpes? Gente en la vanguardia del desarrollo socioeconómico de la época y de la cultura creó esta sociedad, primer club de montaña como nos gusta resaltarlo con orgullo. Y también poner en valor el ser uno de los tres más antiguos en España y el más longevo en Aragón con este concepto que plasmaron los creadores en el punto uno de los estatutos", amplía Tejedor, amante en los últimos años de la carrera a pie y con una larga trayectoria institucional con diversas responsabilidades tanto en las Cortes como en el Gobierno de Aragón, estando actualmente al frente del Instituto Aragonés de Fomento.

Desde la fundación de Montañeros de Aragón un 11 de mayo de 1929, han formado parte de la señera institución más de 12.000 socios

Lorenzo Almarza, José María Serrano, Luis Matos, Luis Sanz Hernández, Fernando Almarza Laguna de Rins, Antonio Martín, Honorio María Morlans Labarta, Honorio Jesús Morlans Martín, Aurelio Grasa, Luis Gómez Laguna, Miguel Rábanos, Fernando de Yarza, Fernando y Ricardo Lozano Blesa... Bajo el anagrama inscribieron su nombre "individualidades tan variopintas como descollantes" y se han cobijado "montañeros de todo tipo de credos y circunstancias", como se recoge en el anexo histórico del último Boletín Digital del club presentado por Marta Iturralde Navarro y Alberto Martínez Embid. Un escudo que dibujó el fundador Lorenzo Almarza "jugando con diferentes nombres". "Al principio se pensó en Club Alpino Aragonés, pero no terminó de convencerle. Al final dijo: somos montañeros y de Aragón ¿no? Y así se creó el logo con los tres aros enlazados que simbolizan las tres provincias de la Comunidad y las siglas en el interior. Se remató con el piolet en medio. Incluso hubo debate sobre si poner la punta del piolet arriba o abajo. Originalmente de quedó hacia arriba y se zanjó la cuestión», evoca Martínez Embid, escritor, investigador, montañero y coordinador de la comisión del 90ª aniversario de la entidad.

Acta fundacional con los primeros socios fundadores de Montañeros de Aragón el 11 de mayo de 1929. El primer presidente, Lorenzo Almarza, fue elegido el día 15.
Acta fundacional con los primeros socios fundadores de Montañeros de Aragón el 11 de mayo de 1929. El primer presidente, Lorenzo Almarza, fue elegido el día 15.
Montañeros de Aragón

Unos antecedentes en el que también tienen un papel relevante las mujeres. "Hablamos de un momento en el que la mujer no practicaba deportes, de una época en la que podemos imaginar la sorpresa e incomprensión que en las poblaciones rurales y entre los montañeros se generaría al encontrarse con estas avezadas socias pioneras en la ascensión a una cumbre. En el club siempre se pusieron facilidades para que, las mujeres que así lo quisieran, visitasen los decorados de alta cota", afirma Ramón Tejedor. Como se cuenta en el boletín, "la famosa hoja con los treinta y un primeros socios, fechada en mayo de 1929, ofrecía una interesante proporción para la época de cuatro mujeres: Carmen Marraco de Tabuenca (socia número 16), Pilar Martín de Morlans (29), Carmen Faci de Morlans (30) y la señora de Arellano (socia 31)".

"En el club siempre se pusieron facilidades            para que, las mujeres que así lo quisieran, visitasen los decorados de alta cota"

En noventa años, Montañeros de Aragón ha construido su pasado con relatos que engrandecen su escudo. Como comenta Martínez Embid, "una de nuestras mayores riquezas es la literaria". "Son narraciones que sintetizan la gesta que entonces suponía afrontar conquistas enormes como el Aneto, por la dificultad de los medios técnicos que se encontraban", añade. Lo contó en su día el hijo del primer presidente, Fernando Almarza Laguna de Rins, socio número 5: "Desde mi primera aventura en el Aneto, en julio de 1924, me entusiasmé con la montaña. Ya de chaval, subía por esas grandes piedras aisladas que se encuentran en los prados. Comencé enseguida a realizar excursiones junto a mi primo de Anciles, Pepe Español, y un compañero del colegio, Rafael Cremades. Pronto vimos la necesidad de procurarnos algún material más o menos primitivo para cumplir nuestros objetivos. Recuerdo que compramos una cuerda de cáñamo; desde luego, en una tienda corriente de la plaza del Mercado. El piolet y las botas las obtuvimos de los contrabandistas con Francia, pues en Zaragoza no existía nada de eso. También conseguimos una tienda de campaña de fabricación artesana, que pesaba lo suyo y que impermeabilizamos mediante aceite de linaza, lo que desprendía un olor insoportable en cuanto le daba el sol. Pasado un tiempo, nos unimos a los mayores: Gómez Laguna, Serrano, Lozano y otros: con ellos, pudimos empezar a hacer cosas más serias".

Montañeros adelantados al tiempo, impulsores de revolucionarias iniciativas, como la que potenció el primer presidente, la Copa Almarza, que hacía una recopilación de los tresmiles. "Decidió poner en marcha una Copa que premiara a quien lograse ganar el mayor número de cimas de más de tres mil metros: para anotar, se sumaban desde los cinco puntos por vértice en verano hasta los quince en invierno. Dado que, por aquellas fechas, no se conocía ningún listado, Almarza tuvo que apañárselas para componer una propia, extrayendo datos de donde pudo. El resultado lo publicó en junio de 1932: así, su conteo referido exclusivamente a la provincia de Huesca le dio un total de cincuenta y siete picachos (con algún collado), que ordenó por altitud a partir del Rey Aneto", apunta Martínez Embid.

Los Tres Sarrios, como se hacían llamar, compitiendo en una prueba de esquí de montaña: la#I Travesía de Aralar, en 1935, que además ganaron. De izquierda a derecha, José María Serrano Vicens, Luis Gómez Laguna y Fernando de Yarza.
Los Tres Sarrios, como se hacían llamar, compitiendo en una prueba de esquí de montaña: la#I Travesía de Aralar, en 1935, que además ganaron. De izquierda a derecha, José María Serrano Vicens, Luis Gómez Laguna y Fernando de Yarza.
Montañeros de Aragón

Un club que deja huella por sus proezas. "Montañeros está vinculado a los grandes nombres del alpinismo aragonés en el siglo XX. Llevó a cabo la primera salida aragonesa al Atlas, a los Andes, la primera de España al Himalaya con el Annapurna... Grandes mitos de la escalada, que se han convertido en iconos como Rabadá y Navarro. Tenemos a la primera mujer aragonesa que subió un ochomil, Marta Alejandre, y que ya tiene dos; a Carlos Pauner, el gran himalayista aragonés de la historia con sus catorce ochomiles; a uno de nuestros valores actuales en el alpinismo, Manu Córdova...», enumera Ramón Tejedor, quien mira al futuro, al centenario. "Queremos dar satisfacción a una pasión que es la montaña y las actividades que se hacen en la montaña, que se van ampliando. Queremos seguir incorporando desde la infancia esa afición por la montaña con nuestra escuela de escalada. Queremos ir respondiendo a los retos que van surgiendo y, al mismo tiempo, colaborar en esa faceta fundamental de estar a la vanguardia de la conservación de nuestros magníficos ecosistemas de montaña. Y queremos que siga muy vivo el legado que nos dejaron nuestros fundadores gracias a los socios, que han dado y siguen dando sentido a este magnífico club", concluye Ramón Tejedor.

Un proyecto a la altura de un aniversario especial

Que un club de montañismo cumpla noventa años "es algo muy serio". La fecha oficial del aniversario es el 11 de mayo, pero Montañeros de Aragón quiere que el cumpleaños esté muy presente todos los meses. Dentro del amplio programa de actividades deportivas y culturales, que la junta directiva del club que preside Ramón Tejedor puso en marcha en noviembre de 2018, sobresale un proyecto "muy especial y donde los protagonistas son los socios": las 90 cimas. "Se trata de ascender noventa cimas propuestas en un listado, una por cada año desde que vio la luz Montañeros, y que se reparten entre las tres provincias aragonesas. Son cumbres de grado sencillo y muy representativas. El objetivo, como quedó plasmado en la lista de tresmiles que elaboró nuestro primer presidente, Lorenzo Almarza, en 1932, es fomentar la práctica del montañismo", explica Alberto Martínez Embid, coordinador de la comisión del 90ª aniversario del club.

La actividad comenzó el pasado 1 de marzo, con la subida a Peña Canciás (Huesca), de 1.929 metros, altura que coincide con el año de fundación de la sociedad, y ya lleva varios picos cobrados: Modorro (Teruel), Calma Alta (Huesca)… Hay un listado en la web (https://www.montanerosdearagon.org/proyecto-90-cimas/) donde los socios se inscriben para realizarlas (en grupos de, al menos, tres personas y federados). Una vez que han completado la excursión, la registran con una foto y un relato sobre cómo ha sido la experiencia. Todo se publica en la redes sociales del club. El agenda finalizará el 31 de octubre con la ascensión al pico Javalambre (2.019 metros) que, como la primera, coincide con una fecha conmemorativa de Montañeros de Aragón, en este caso el año de celebración.

Otra iniciativa estrella de los 90 años será un ascenso colectivo al Moncayo a finales de junio. "Es nuestra montaña y se hará como a la antigua usanza. El buen ambiente de siempre estará garantizado", anima Martínez Embid. No faltarán salidas de senderismo y de escalada, con el siempre emblemático Riglos y una liguilla de boulder en el rocódromo que tiene el club en su sede en Zaragoza (Gran Vía, 11).

Además del programa deportivo, hay un amplio abanico de propuestas culturales. Cada último martes de cada mes (salvo julio y agosto), en la sede se presentará un exposición (pictórica o fotográfica) y una conferencia; siempre relacionadas con el club e impartidas por socios. Ya se ha celebrado la muestra ‘Dibujos Pueblos Pirineo 1943, de Francisco de Cidón; la conferencia sobre Ordesa y Montañeros; se han podido ver las fotos de marchas del club de Roberto Martín y la película sobre el cineasta Miguel Vidal, socio de Montañeros. Este mes hay un audiovisual 'Esquí con mayúsculas a través del Ártico', de Julio Viñuales Cobos, el día 26, fecha en la que también se inaugurará la exposición 'La Antártida, la magia del hielo', de Ignacio Ferrando Margelí. Uno de los puntos álgidos será la exhibición de fotografías del fundador, Lorenzo Almarza, con imágenes cedidas por la Diputación Provincial de Huesca gracias a las familias Almarza y Lozano. No faltarán los dos ciclos (primavera y otoño) de audiovisuales que el club organiza con la colaboración de la Obra Social de Ibercaja en Patio de la Infanta, y que este 2019 contará con las grandes figuras del institución.

El Anuario de 2019, que es monográfico del 90ª aniversario; los anexos a los Boletines Digitales, que servirán historias poco conocidas de Montañeros; camisetas con el logo especial, el cartel alusivo diseñado por Chema Agustín... Un cumpleaños por todo lo alto.

Etiquetas
Comentarios